Anuncian resultados prometedores de fármaco contra cáncer de tiroides

El VEGF es crucial en la formación de nuevos vasos sanguíneos (angiogénesis), un proceso que permite el crecimiento y propagación de los tumores (metástasis). Según Steven Sherman, autor principal del estudio, la quimioterapia típica para el cáncer avanzado de tiroides tiene una reacción media de 25 por ciento o menos. “La mayoría de los pacientes no son tratados con quimioterapia porque los beneficios limitados en muy escasas ocasiones justifican los efectos secundarios”, señaló.

En lo que consideran como una de las mayores pruebas clínicas, los científicos utilizaron el difosfato de motesanib en 93 pacientes que enfrentaban un rápido avance de la enfermedad. De acuerdo al informe sobre el estudio, un 49 por ciento tuvo una reacción positiva y de ese grupo los tumores redujeron su tamaño en un 14 por ciento. En un 35 por ciento los tumores se estabilizaron durante más de 24 semanas.

Por otra parte, los análisis genéticos en 25 pacientes indicaron que quienes tenían una mutación específica conocida como BRAG V600E en sus tumores registraron una mejor reacción al difosfato que aquellos que no la tenían. Sherman aclaró que se necesita una mayor investigación sobre este vínculo genético, aunque los resultados iniciales parecen ser un buen comienzo. “Encontrar pacientes cuyos tumores tengan una mutación particular que responda mejor al fármaco es un buen ejemplo respecto de dónde quisiéramos dirigir nuestra investigación”, indicó el científico.

En la mayoría de los casos el cáncer de tiroides no es letal y la extirpación tiroidea y un tratamiento con radiación podrían ser suficiente, según los oncólogos. Sin embargo, alrededor de 15 por ciento desarrolla metástasis, mayoritariamente en los pulmones. Su media de supervivencia puede ser de entre dos y cuatro años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *