Foros Blog Libro de visitas Favoritos
Rate this Content 0 Votes

Introducción

¿Sabía que hay más de 100 tipos de artritis? Los síntomas comunes como inflamación, dolor y rigidez son generalmente causados por artritis degenerativa (osteoartritis o artrosis). Otro tipo de artritis incluye la reumatoide y la gota. No importa el tipo de artritis que tenga, se requiere de un diagnóstico preciso antes de que su médico pueda recomendarle un programa para el tratamiento.

Descripción

La osteoartritis o artrosis, también llamada enfermedad de las articulaciones degenerativas, es el tipo más común de artritis. Se asocia con una ruptura de cartílago en las articulaciones y puede ocurrir en casi cualquier unión en el cuerpo. Se presenta con mayor frecuencia en las articulaciones que reciben mayor peso como las de las caderas, las rodillas y columna vertebral. También puede afectar los dedos, el cuello, los dedos grandes de los pies. Por lo general, no afecta a otras articulaciones a menos que previamente exista una lesión o estrés excesivo.

El cartílago es un firme material de goma que cubre los extremos de los huesos en las articulaciones normales. Su principal función es la de reducir la fricción en las articulaciones y servir como un "amortiguador". La capacidad de amortiguar del cartílago procede de su facilidad para cambiar de forma cuando se comprime.

La artrosis hace que el cartílago en la articulación se vuelva rígido y pierde su elasticidad, por lo que es más susceptible a los daños. Con el tiempo, el cartílago puede disminuir en gran medida su capacidad de actuar como un amortiguador. Al deteriorarse el cartílago, los tramos de tendones y ligamentos se estiran causando dolor. Si la condición empeora, los huesos pueden frotarse uno contra otro.

Síntomas

Los síntomas de la artrosis que se presentan con mayor frecuencia y se desarrollan gradualmente son:

  • Dolor en la articulación, especialmente con el movimiento.
  • Dolor después de mucho uso o después de largos períodos de inactividad.
  • Crecimiento oseo en el medio y al final las articulaciones de los dedos (que puede o no ser doloroso).
  • Inflamación de la articulación y la acumulación de líquido articular.

Hay varios factores que aumentan las posibilidades de una persona de desarrollar osteoartritis. Estos incluyen:

  • Herencia. Algunas personas han heredado un defecto en uno de los genes responsables de la formación de cartílago. Esto origina cartílago defectuoso, lo que lleva a un deterioro más rápido de las articulaciones. Personas que nacen con anormalidades en las articulaciones tienen más probabilidades de desarrollar artrosis. Esto incluye a los que nacen con una anormalidad de la columna vertebral (como la escoliosis o curvatura de la espina dorsal) quienes son más propensos a desarrollarla en la columna vertebral.
  • La obesidad. Incrementa el riesgo para la artrosis en las rodillas y la cadera. Mantener el peso ideal o perder el exceso de peso puede ayudar a prevenir la artrosis o la disminución de la tasa de progresión de la misma, una vez que ya se padece.
  • Lesión. Las lesiones contribuyen al desarrollo de la artrosis. Por ejemplo, los atletas que tienen las lesiones relacionadas con la rodilla pueden estar en mayor riesgo de desarrollar artrosis en ella. Además, las personas que han tenido una grave lesión de espalda pueden estar predispuestos a desarrollar la artrosis en la columna vertebral. Las personas que han tenido un hueso roto, cerca de una articulación son propensos a desarrollar artrosis en dicha articulación..
  • Articulación con uso excesivo. El excesivo de ciertas articulaciones, aumenta el riesgo de desarrollar artrosis. Por ejemplo, las personas en puestos que requieren flexión repetida de la rodilla tienen un mayor riesgo de desarrollar artrosis en la rodilla.

Tipos de artrosis

Espondilosis cervical: Es un término usado para describir los cambios en los huesos (vértebras), las articulaciones y los discos del cuello (columna cervical) como consecuencia del envejecimiento. Las vértebras y los discos se desgastan, resultando posiblemente en dolor. La espondilosis cervical se ve comúnmente en las personas de 55 años de edad en adelante, ya que  los discos poco a poco se descomponen y se vuelven más rígidos. El cuerpo reacciona a esta falla mediante el desarrollo de tumores óseos (osteofitos). Estos tumores suelen causar problemas ya pueden ejercer presión sobre las raíces nerviosas espinales o de la médula espinal lo que resulta en dolor, entumecimiento, hormigueo o debilidad

Codo: La artrosis del codo se produce cuando la superficie del cartílago del codo está dañado o está desgastado . Esto puede suceder debido a una lesión previa como una luxación o fractura . También puede ser el resultado de la degeneración del cartílago articular por la edad. El codo es una de las articulaciones menos afectadas debido a sus bien adaptadas uniones articulares y los fuertes ligamentos que lo estabilizan. Como resultado, la articulación del codo pueden tolerar grandes fuerzas a través de ella sin llegar a ser inestable.

Pie y Tobillo: Hay 28 huesos y más de 30 articulaciones en el pie. Los ligamentos mantienen los huesos y las articulaciones en su lugar. Las articulaciones más comúnmente afectadas por la artritis en las extremidades inferiores son el tobillo, las tres articulaciones del retropié, la parte media del pie y el dedo gordo.

Mano: La mano y la muñeca tienen varias articulaciones pequeñas que trabajan en conjunto para producir el movimiento. Esto le da al movimiento fino y preciso que es necesario para ensartar hilo en una aguja o atar un cordón de zapato. Cuando las articulaciones se ven afectadas por la artrosis, las actividades sencillas de la vida diaria pueden volverse difíciles.

Cadera: Al igual que otras articulaciones que cargan con su peso, las caderas pueden estar en riesgo de desgaste. La cubierta lisa y brillante (cartílago articular) en los extremos de los huesos que ayuda a su articulación de la cadera a deslizarse puede agotarse.

Rodilla: La osteoartritis es la forma más común de artritis de rodilla. Al igual que en aquellas articulaciones que cargan el peso del cuerpo, puede presentarse ésta enfermedad degenerativa lentamente progresiva en la que el cartílago articular se desgasta poco a poco. Con mayor frecuencia afecta a personas de mediana edad y mayores

Hombro: Aunque la mayoría de la gente piensa que el hombro está formado por varias articulaciones, en realidad hay sòlo dos.
Una se encuentra ubicada en la clavícula se une con la punta del hueso del hombro (acromion). Esta se conoce como la articulación acromioclavicular. La segunda se da en la unión unión del hueso superior del brazo (húmero) con la escápula (omóplato) se llama la articulación glenohumeral o escapulotorácica. Ambas pueden verse afectadas por la artrosis.

Columna: En la columna vertebral, la artrosis puede causar rigidez y dolor en el cuello o en la espalda baja. La artritis de cuello del útero (también llamado espondilosis cervical) afecta a la columna vertebral superior y el cuello. La artrosis lumbar o lumbosacra afecta a la zona baja de la espalda y la pelvis.

 

Fuente: Equipo Hablemos de Salud



Site Map | © 2010 - 2014 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.