Foros Blog Libro de visitas Favoritos
Rate this Content 1 Votes

Introducción

El asma dificulta la respiración de 11 millones de mexicanos. Los síntomas como tos, sibilancias y opresión en el pecho, son comunes en un ataque de asma. El asma en los niños va en aumento. Con el tratamiento adecuado para los síntomas del asma, tanto niños como adultos pueden vivir bien.

Descripción

El asma es una enfermedad crónica de las vías aéreas que dificulta la respiración. Con el asma, hay inflamación de las vías que se traduce en una reducción temporal del flujo de oxígeno a los pulmones. Esto da lugar a los síntomas del asma, incluyendo tos, respiración sibilante, falta de aliento y opresión en el pecho. Algunas personas se refieren al asma como "asma bronquial".

Aunque existen aparentemente tratamientos milagrosos para los síntomas de asma, sigue siendo una enfermedad de cuidado que causa una enorme cantidad de visitas a la sala de emergencia cada año. Con el tratamiento adecuado del asma, se puede lograr vivir bien a pesar de ella. Sin embargo, la insuficiencia de tratamiento del asma limita la capacidad de ejercicio y el estar activo.

Hay tres principales características del asma:

Obstrucción de las vías respiratorias. Durante la respiración normal, las bandas de los músculos que rodean las vías respiratorias son más flexibles y el aire se mueve libremente. Pero en personas con asma, las sustancias causantes de alergias y el medio ambiente provocan que las bandas de los músculos que rodean las vías respiratorias se aprieten y no permiten que el aire  se mueva libremente. Menos aire causa que una persona esté corta de respiración y al transitar por la estrechas vías respiratorias causa un silbido, conocido como sibilancia

Afortunadamente, este estrechamiento de las vías respiratorias es reversible, la cual es una característica que distingue el asma de otras enfermedades pulmonares como bronquitis o enfisema.

Inflamación. Las personas con asma tienen tubos bronquiales hinchados e irritados. Esta inflamación se cree que contribuye en gran medida a los daños a largo plazo que el asma puede causar a los pulmones. De esta manera, el tratamiento de esta inflamación es la clave para controlar el asma a largo plazo.

La irritabilidad de las vías respiratorias. Las vías respiratorias de las personas con asma son extremadamente sensibles. Las vías respiratorias tienden a sobre reaccionar y estrecharse debido a la más mínima presencia de alergenos como el polen, la caspa de los animales, polvo o humo.

Las personas con asma tienen vías respiratorias muy sensibles que reaccionan a muchas cosas diferentes en el medio ambiente que se convierten en disparadores del asma. El contacto con estos desencadenantes causan los síntomas del asma para iniciar o empeorar. Los siguientes son los disparadores o desencadenantes más comunes del asma:

  • Infecciones como la sinusitis, resfríado y gripe
  • Alérgenos como el polen, esporas de moho, caspa de mascotas y los ácaros del polvo
  • Irritantes como olores fuertes o perfumes de soluciones de limpieza
  • La contaminación del aire
  • El humo del tabaco
  • El ejercicio (asma inducida por el ejercicio)
  • El estado del tiempo, cambios en la temperatura y/o la humedad, el aire frío
  • Las emociones fuertes como la ansiedad, la risa o el llanto, el estrés
  • Medicamentos

 

Síntomas

Las personas con asma experimentan síntomas cuando las vías respiratorias se aprietan, inflaman, o se llenan de moco. Los síntomas comunes del asma incluyen:

  • Tos, especialmente en la noche
  • Sibilancia
  • Falta de aliento
  • Opresión o dolor en el pecho

Sin embargo, no todas las personas con asma tienen los mismos síntomas ni en la misma intensidad ni de la misma manera. Es posible que no tenga todos estos síntomas o puede presentar diferentes síntomas en diferentes momentos. Incluso, los síntomas del asma pueden variar de un ataque de asma al siguiente, siendo leves durante uno y severos al siguiente.

Algunas personas con asma pueden pasar largos periodos de tiempo sin tener ningún síntoma, siendo interrumpidos por el empeoramiento periódico de los llamados ataques de asma. Otros pueden tener síntomas de asma todos los días. Además, algunas personas con asma pueden presentar los síntomas durante el ejercicio o con infecciones virales como los resfriados.

Los ataques de asma leves son generalmente los más comunes. Por lo general, la apertura de las vías aéreas se da de pocos minutos a algunas horas. Los ataques severos son menos comunes, pero duran más y requieren atención médica inmediata. Es importante reconocer y tratar los síntomas leves para ayudar a prevenir la aparición de episodios severos de asma y mantener la condición bajo un mejor control.

Las primeras señales de precaución son los cambios que se producen justo antes o al comienzo de un ataque de asma. Los síntomas de ataque de asma pueden comenzar antes de los conocidos síntomas y son los primeros signos de que se está empeorando. En general, estos signos no son lo suficientemente graves como para que deje sus actividades diarias. Pero al reconocer estos síntomas, puede detener un ataque de asma o prevenir uno peor. Las primeras señales incluyen:

  • Tos frecuente, especialmente en la noche
  • Perder el aliento con facilidad o dificultad para respirar
  • Sentirse muy cansado o débil durante el desarrollo de ejercicio
  • Sibilancia o tos después del ejercicio
  • Fácilmente se cae en una sensación de cansancio o malestar.
  • Disminución o cambio en la función pulmonar detectada en un medidor de flujo.
  • Señales de un resfriado o alergias (estornudos, tos, congestión nasal, dolor de garganta, y dolores de cabeza)
  • Dificultad para dormir

Si tiene signos o síntomas de alerta temprana, usted debe tomar una mayor dosis de medicamento, tal y como se describe en su plan de acción para asma.

Por razones que se desconocen, la incidencia de asma en los niños está aumentando constantemente. Aunque los síntomas de asma pueden comenzar a cualquier edad, la mayoría de los niños presenta sus primeros síntomas alrededor de los 5 años de edad.

El asma se caracteriza por la inflamación de los bronquios con el aumento de la producción de secreciones pegajosas en el interior de los tubos. No todos los niños con asma presentan sibilancias. La tos crónica en un niño puede ser el único signo evidente de asma, pero puede pasar desapercibida si dicha tos se atribuye a otro padecimiento como la bronquitis recurrente.

 

Conozca los síntomas de un ataque de asma

Un ataque de asma es el episodio en el que bandas de músculo que rodea las vías aéreas se contraen y comienzan a apretar. Esta contracción se denomina broncoespasmo. Durante el ataque, el revestimiento de las vías respiratorias se hincha o inflama y las células que recubren dichas vías producen una mayor y más espesa cantidad de mucosidad.

Todos estos factores (broncoespasmo, inflamación y la producción de moco)  causan síntomas tales como dificultad para respirar, sibilancias, tos, y complican el poder realizar las actividades diarias normales. Otros síntomas de un ataque de asma incluyen:

  • Silbidos graves al inhalar y exhalar
  • Tos que no se detiene
  • Respiración muy agitada
  • Dolor u opresión en el pecho
  • Endurecimiento de los músculos del cuello y el pecho llamado retracciones
  • Dificultad para hablar
  • Sentimientos de ansiedad o pánico
  • Rostro pálido, sudoroso
  • Labios o uñas azules

La gravedad de un ataque de asma puede aumentar rápidamente, por lo que es importante el tratamiento de estos síntomas inmediatamente una vez que usted los reconozca.

Sin tratamiento inmediato, como el inhalador o broncodilatador, la respiración se volverá más complicada. Si se utiliza un medidor de flujo en este momento, la lectura será probablemente inferior a 50%.

Como los pulmones se siguen contrayendo no se podrá utilizar el medidor de flujo en absoluto. Poco a poco, los pulmones se contraerán tanto que no existirá suficiente movimiento de aire para producir sibilancias. Esto es a veces llamado el “silencio de pecho” y es un signo ominoso. que requiere  atención inmediata en un hospital. Lamentablemente, algunas personas interpretan la desaparición de las sibilancias como un signo de mejora y no para obtener la pronta atención de emergencia.

Si no recibe el tratamiento adecuado, es muy probable que no pueda hablar y desarrolle una coloración azulada alrededor de los labios. Este cambio de color, conocido como cianosis, significa que cada vez tiene menos oxígeno en la sangre. Sin un tratamiento agresivo e inmediato se perderá la conciencia y eventualmente, morirá.

Síntomas inusuales de asma

No todas las personas con asma tienen los síntomas usuales de tos, sibilancias y dificultad para respirar. A veces las personas tienen síntomas poco usuales, que incluso, parecen no estar relacionados. Algunos de estos síntomas poco usuales son los siguientes:

  • Respiración rápida
  • Suspiros
  • Fatiga
  • Incapacidad para realizar ejercicio adecuadamente (llamada asma inducida por ejercicio)
  • Dificultad para dormir (asma nocturno)
  • Ansiedad
  • Dificultad para concentrarse
  • Tos crónica sin sibilancias

Además, los síntomas del asma pueden ser presentados por otras condiciones tales como la bronquitis, la disfunción de cuerdas vocales, e incluso la insuficiencia cardiaca.

Es importante entender su cuerpo. Hable con su médico de asma y con otras personas que la padezcan. Tenga en cuenta que el asma no siempre presenta los mismos síntomas.

 

TIPOS

 

Alergias

Las alergias y el asma a menudo van de la mano. La rinitis alérgica es la inflamación del revestimiento interior de la nariz y es la enfermedad alérgica crónica más común que experimentan las personas. En aquellos con rinitis alérgica, aumenta la sensibilidad  a una sustancia específica (alergeno), lo que origina que su cuerpo libere histamina en respuesta al contacto con los alergenos. Histaminas, junto con otros productos químicos, conducen a los síntomas de la alergia. Los más comunes alérgenos entran en el cuerpo a través de las vías aéreas.

Con la rinitis alérgica, usted puede sentir un constante goteo nasal, estornudos, hinchazón de los pasajes nasales, exceso de moco, ojos llorosos y picazón en la garganta. La tos puede ser el resultado del constante goteo postnasal. Muchas veces los síntomas de asma son desencadenados por la rinitis alérgica. Su médico puede recetarle medicamentos para controlar las alergias y otros síntomas que pueden ayudar a disminuir el asma.

 

Asma inducido por el ejercicio

El asma inducido por ejercicio es un tipo de asma que se desencadena por el esfuerzo físico. Muchas personas con asma sufren en diferentes medida de los síntomas al realizar ejercicio. Sin embargo, hay muchas personas que no tienen asma, incluyendo atletas olímpicos, que desarrollen síntomas sólo durante el ejercicio.

Con asma inducida por ejercicio, el estrechamiento de las vías respiratorias se incrementa de cinco  a 20 minutos después de que inicia la actividad física, lo que hace difícil recuperar el aliento. Usted puede tener síntomas de un ataque de asma con sibilancias y tos. Su médico puede darle instrucciones sobre si es necesario el uso de inhaladores de asma (broncodilatadores) antes de hacer ejercicio para prevenir estos incómodos síntomas.

 

Tos variante del asma

En el tipo de asma llamado tos variante de asma, la tos severa  es el síntoma predominante. Puede haber otras causas de tos como goteo postnasal, rinitis crónica, sinusitis, o enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE o acidez). La tos a causa de la sinusitis, cuando se padece asma, es común.

Dado que uno de los principales síntomas del asma es la tos, Esta variante del asma es poco diagnosticada y por lo mismo poco tratada. Normalmente son desencadenantes de esta variante del asma las infecciones respiratorias y el ejercicio.

Para cualquier tos persistente consulte a su médico, el puede ordenar pruebas específicas del asma como las de función pulmonar. Es posible que tenga que ver a un especialista de pulmón para realizar nuevas pruebas antes de que se pueda determinar un diagnóstico de asma.

 

Asma ocupacional

El asma ocupacional es un tipo de asma originada por alergenos que se encuentran en nuestro lugar de trabajo y se convierten en desencadenantes. Con este tipo de asma se pueden tener síntomas, así como dificultad para respirar de lunes a viernes los cuales desaparecen los fines de semana.

Muchas personas con este tipo de asma sufren de congestión nasal y/o irritación de los ojos y/o tos en lugar de las típicas sibilancias.

Algunos de los trabajos que generalmente están relacionados con el asma ocupacional son los de ganaderos, agricultores, peluqueros, enfermeros, pintores y carpinteros.

 

Asma nocturno

El asma nocturno es un tipo común de asma. Si usted tiene asma, las probabilidades son más altas de tener síntomas durante el sueño porque el asma es fuertemente influenciada por el ciclo sueño-vigilia (ritmos circadianos). Los síntomas del asma nocturna sibilancias, tos y dificultad para respirar son signos comunes y a la vez peligrosos, toda vez que se presentan de noche.

Los estudios muestran que la mayoría de las muertes relacionadas con el asma se producen por la noche. Se piensa que esto puede ser debido al aumento de la exposición a alergenos (los desencadenantes del asma), el enfriamiento de las vías respiratorias, la posición reclinada, o incluso la secreción de hormonas que siguen un patrón circadiano. A veces, la acidez puede causar asma en la noche. La sinusitis y el asma son a menudo problemas de noche, en particular con goteo posnasal que desencadena síntomas tales como tos. Incluso el simple hecho de dormir provoca cambios en función de las vías respiratorias.

Si usted tiene asma y nota que sus síntomas empeoran durante la tarde noche, es el momento de ver a su médico y averiguar las causas del asma. La comprensión de los medicamentos correctos para el asma y cuando debe utilizarlos son factores clave para controlar el asma nocturna y obtener calidad en el sueño.

 

Fuente: Equipo Hablemos de Salud