Foros Blog Libro de visitas Favoritos

A

B

C

D

E

F

G

H

I

J

K

L

M

 

N

Ñ

O

P

Q

R

S

T

U

V

W

X

Y

Z

Es la técnica exploratoria en la que se escuchan los sonidos del cuerpo humano.

Muchos órganos, que mueven fluidos, como la sangre, aire o contenidos intestinales, producen vibraciones sonoras, cuya captación e interpretación proporcionan valiosa información al clínico.

Existen tres formas básicas de auscultar a un paciente:

Auscultación mediata, mediante la aplicación de la oreja del clínico a la pared corporal. Hoy prácticamente abandonada.

Auscultación mediante trompa, mediante el empleo de un tubo rígido con forma de trompeta, muy utilizado previamente por los obstetras para la auscultación fetal, hoy substituido por la ecografía.

Auscultación mediante fonendoscopio, aparato con una membrana en un extremo y auriculares en el otro, que mejora la acústica y es el método preferido universalmente. Con el fonendoscopio pueden oirse riudos producidos ahasta a unos cinco centímetros de la membrana del aparato. En la auscultación cardiaca, dada la potencia del sonido, se puede auscultar todo el corazón.

 

Tiempo insumido al paciente: 5-15 minutos.

 

Finalidad: Se realiza en el decurso de la exploración clínica habitual, sobre todo cuando hay patología respiratoria, cardiaca, abdominal o circulatoria.

 

Preparacion previa: No necesita. Al momento de realizar la prueba hay que desnudar la parte a explorar, normalmente de cintura para arriba, por lo que conviene no llevar ropa compleja.

 

Descripción de la prueba: El paciente se coloca siguiendo las indicaciones del médico, que va colocando la membrana del aparato en los puntos adecuados.

Auscultación pulmonar:

El paciente inspira y espira siguiendo las indicaciones del médico, que colocará la campana o membrana alternativamente a cada lado de la columna vertebral, hacia el costado y en la zona anterolateral derecha del tórax (en la izquierda los ruidos cardiacos ahogan los pulmonares), y sobre ambas clavículas.

Auscultación cardiaca:

El paciente, sentado inspira, espira y mantiene el aliento siguiendo las indicaciones del médico. La membrana se coloca en la punta del esternón, por debajo de la articulación de ambas clavículas con este y a la altura aproximada del pezón, puntos donde se oyen mejor respectivamente las válvulas tricúspide, pulmonares y aórtica y mitral. En algunos casos se oye mejor con el paciente acostado sobre el lado izquierdo.

Auscultación digestiva:

Se escuchan los movimientos intestinales por cuadrantes.

Otras auscultaciones:

Además de las anteriores, las más frecuentes, a veces se deben auscultar las carótidas (las arterias que llevan la sangre a la cabeza) o las femorales (las arterias que llevan la sangre hacia los miembros inferiores), para descartar estrecheces en las mismas.