Biopsia de pulmón con aguja


Biopsia de pulmón con aguja
Califica esta Publicacion

 

Otras denominaciones: Biopsia por aspiración con aguja fina, biopsia por aspiración transtorácica con aguja, aspiración percutánea con aguja.

Material a estudiar: Muestra de tejido, células o líquido obtenidos por aspiración, luego de la punción.

Propósito de la prueba: Obtener una muestra de tejido para efectuar diagnóstico en caso de masas pulmonares localizadas tales como cáncer de pulmón o infecciones.


Preparación previa del paciente: Ayuno de sólidos y líquidos durante seis a doce horas antes del procedimiento, se le efectuará anestesia local sobre la piel en el lugar de la punción.

Procedimiento de la prueba: Con el paciente en decúbito lateral o ventral, variando según la localización del tejido a ser biopsiado, se le efectúa anestesia local en la piel, dermis y músculos de la pared torácica y una vez ubicada la aguja en la zona se obtiene una muestra por aspiración con una jeringa.

Se utiliza como ayuda un aparato de tomografía computada o una pantalla de radioscopia para guiar la aguja hasta el lugar deseado.

La muestra obtenida es enviada al laboratorio de patología para su examen microscópico, y se efectúa también un cultivo bacteriológico para identificar microorganismos.

Después de la prueba se obtiene una radiografía de tórax para descartar que no se hubiere desarrollado un neumotórax.

El paciente permanece en reposo durante algunas horas con control periódico de temperatura, frecuencia respiratoria y presión arterial. Luego se recomienda un reposo relativo por un lapso de 24 horas.

Factores que pueden alterar los resultados: Error en la ubicación de la punta de la aguja dentro de la lesión.

Interpretación: El examen histológico de las muestras obtenidas con la biopsia puede ayudar a detectar una infección, o diagnosticar cáncer de pulmón y determinar su tipo histológico o diagnosticar el tipo de inflamación o infección.