Foros Blog Libro de visitas Favoritos

Los frutos secos son un componente principal de la dieta saludable, dado su alto contenido en grasas insaturadas y fibra, que contribuyen a la reducción de colesterol, pero también en minerales, proteínas, vitaminas y otros antioxidantes, que hacen que estos alimentos sean realmente píldoras naturales de salud.

Según un estudio dirigido por el Centro de Investigación Biomédica en Red Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición, elconsumo habitual de frutos secos reduce significativamente los niveles de colesterol, los triglicéridos y por tanto, el riesgo cardiovascular, especialmente en aquellas personas que tienen el colesterol más elevado, están más delgadas o siguen una dieta poco saludable.

Por ello es aconsejable utilizar como primera herramienta elconsumo de frutos secos, para bajar los niveles de colesterol. El informe, publicado en la revista Archives of Internal Medicine, ha recopilado los datos individuales de 583 personas de ambos sexos que participaron en 25 estudios sobre elconsumo de frutos secos en siete países. Tras el análisis de los resultados, los investigadores han afirmado que “todos los frutos secos reducen el colesterol y los triglicéridos de modo similar“.

 Otra de las conclusiones de la investigación, desarrollada en colaboración con la Universidad de California, revela que el consumo de frutos secos contribuye a reducir el colesterol malo, sin afectar al colesterol bueno, por lo que se aconseja su consumo para reducir el colesterol y el riesgo cardiovascular.

 

Fuente:20minutos.net

 

Un equipo del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) ha descubierto que los ataques al corazón que se producen por la mañana --entre las 06.00 horas y el mediodía-- tienen más probabilidades de generar un área de tejido muerto (necrosis) un 20 por ciento mayor que la que provocaría el mismo infarto a otra hora del día. Este hallazgo se publica en la edición impresa de 'Heart'. Los expertos saben que el reloj biológico de una persona influye en varios procesos psicológico-cardiovasculares, incluida la incidencia de ataques al corazón, que tienen a producirse más en el momento en el que una persona se está despertando. No obstante, se conoce menos la repercusión del daño que genera.

Estos investigadores se fijaron como objetivo determinar el impacto que tiene el momento del día en el que se produce el infarto sobre el tamaño del área de tejido necrosado que aparece en los pacientes que sufren un tipo de ataque al causado por un periodo prolongado de obstrucción del riego sanguíneo, que genera daños irreversibles. Se le conoce como ataque al corazón STEMI.

Para llegar a esta conclusión, analizaron datos de un total de 811 pacientes que sufrieron este tipo de ataque, ingresados en la Unidad de Cardiología del Hospital Clínico San Carlos, en Madrid, entre los años 2003 y 2009. En ellos calcularon el tamaño de la necrosis local observando una enzima liberada en estos pacientes. El tiempo en el que los pacientes sufrieron el ataque fue dividido en cuatro periodos de seis horas dentro de los ritmos del reloj corporal de 24 horas.

Los pacientes con la mayor necrosis local se encontraban entre aquellos que sufrieron el ataque al corazón entre las 06.00 horas y el mediodía. Estas personas presentaban un nivel de enzimas un 21 por ciento mayor --indicador de que se ha dañado una mayor cantidad de tejido-- que aquellas que tuvieron el ataque al corazón entre las 18.00 horas y la medianoche.
La mayoría de los pacientes (269) sufrieron el ataque al corazón entre las 06.00 horas y el mediodía. Unos 240 pacientes tuvieron el infarto entre el mediodía y las 18.00 horas, otras 161 personas entre las 18.00 horas y la medianoche y 141 sujetos entre la medianoche y las 06.00 horas.

Los investigadores descubrieron también que los pacientes con un ataque al corazón STEMI que ha ocurrido en la pared anterior del corazón sufrían una necrosis mayor que los pacientes que tenían el ataque en otros puntos.

Los autores concluyen diciendo que, "si se confirman, estos resultados podrían tener un significativo impacto en la interpretación de los ensayos clínicos de las estrategias cardioprotectoras en ataques al corazón STEMI".

Rate this Content 0 Votes

La hipertensión arterial (HTA) es la enfermedad más común en pacientes en atención primaria según el informe del Joint National Committee sobre prevención, detección, evaluación y tratamiento de la presión arterial alta.

Con el tiempo, requiere medicación si las modificaciones de estilo de vida no se inicia o si el control de la presión arterial no se realiza lo suficientemente bien.

La mayoría de los pacientes preferiría no tener que ser medicado para controlar su enfermedad, y la hipertensión se pueden encontrar a lo largo de una comorbilidad con diabetes, CAD, y muchas otras enfermedades cardiovasculares.

Los efectos adversos, el olvido y la ignorancia del paciente son múltiples razones para la indecisión para iniciar la gestión de medicamentos.

El zumo de granada es rico en taninos, posee propiedades anti-aterosclerótico, tiene efectos anti-envejecimiento, y potentes características antioxidantes. Como algunos antioxidantes se han demostrado para reducir la presión arterial, el propósito de esta revisión fue conocer el efecto del consumo de zumo de granada en la presión arterial y la salud cardiovascular.

El consumo de zumo de granada puede reducir la presión arterial sistólica, inhibe la actividad de la ECA en suero, y es convincente una fruta saludable para el corazón (Aviram M, L. Dornfeld). El consumo de zumo de granada inhibe la conversión de la angiotensina en suero actividad de la enzima y reduce la presión arterial sistólica.

Fuente:noticiasmedicas.es

Rate this Content 1 Votes

 

Abusar de los analgésicos puede causar problemas cardíacos

De acuerdo con un estudio publicado en la revista British Medical Journal, el consumo diario de antiinflamatorios no esteroideos (AINES) como el ibuprofeno o el naproxeno, pueden aumentar el riesgo de cardiopatías.

Los autores, de la Universidad de Berna en Suiza, examinaron a más de 116.000 pacientes de 31 ensayos clínicos que habían tomado ibuprofeno, naproxeno, diclofenaco y otros analgésicos y antiinflamatorios que se pueden adquirir sin receta médica. Y llegaron a la conclusión de que en el caso de los mayores de 65 años que toman antiinflamatorios para combatir dolores crónicos como los producidos por la artritis o los problemas lumbares el riesgo de muerte por complicaciones cardiovasculares podría duplicarse, o incluso triplicarse si el fármaco elegido es el ibuprofeno y cuadruplicarse al ingerir diariamente diclofenaco. El medicamento más inocuo en relación con la salud cardiovascular fue, según el estudio, el naproxeno.

Según concluye el profesor Peter Juni, jefe del Instituto de Medicina Social y Preventiva de la Universidad de Berna y director del estudio, sería recomendable reconsiderar la libre venta de medicamentos como el diclofenaco o el ibuprofeno.

Rate this Content 0 Votes

 

Un estudio internacional revela que los menores índices de mortalidad corresponden a personas no fumadoras con un índice de masa corporal situado entre 20 y 24.9. Los detalles se publican en la revista New England Journal of Medicine.

El Índice de Masa Corporal (IMC) es una medida que relaciona el peso con la talla de un individuo. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), actualmente se considera IMC normal el situado en el rango de 18.5 a 24.9.

Analizando resultados de 19 estudios a largo plazo, investigadores del instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos y de una docena de instituciones de todo el mundo han demostrado que las mujeres con sobrepeso (IMC entre 25 y 29.9) y no fumadoras tenían un 13% más de riesgo de morir. Cuando el IMC se situaba entre 30.0 y 34.9 (obesidad) el riesgo aumentaba a 44% Y para personascon obesidad severa (35.0 a 39.9) la mortalidad ascendía al 88%. Por término medio, en hombres y mujeres por cada 5 puntos de aumento en el IMC se observaba un incremento del 31% en el riesgo de mortalidad. Además, las cifras del estudio sugieren que este riesgo aumenta para las personas que padecen obesidad o sobrepeso antes de cumplir los 50 años.

Rate this Content 1 Votes

 

Los niveles en sangre elevados del antioxidante alfa-caroteno, presente en alimentos como las zanahorias, el brócoli o las espinacas, se relacionan con un menor riesgo de muerte prematura, según un nuevo estudio publicado en la revista Archives of Internal Medicine.

“Los daños que produce el oxígeno en el ADN, las proteínas y los lípidos pueden estar implicados en el desarrollo de enfermedades crónicas como cardiopatías y cáncer”, explican los autores de este estudio, liderado por Chaoyang Li, investigador del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Atlanta (EE UU).

Para llegar a esta conclusión, os investigadores evaluaron la relación entre el alfa-caroteno y el riesgo de muerte entre 15.318 adultos mayores de 20 años que participaban en el Estudio de Seguimiento de la Tercera Encuesta Nacional de Salud y Nutrición. Los participantes se sometieron a un examen médico, proporcionaron muestras de sangre entre 1988 y 1994 y se les realizó un seguimiento hasta 2006 para determinar si habían fallecido y la causa. En el transcurso del estudio fallecieron 3.810 participantes. El riesgo de muerte fue menor entre los que presentaban niveles más altos de alfa-caroteno en la sangre. En concreto, en comparación con los sujetos que tenían niveles de alfa-caroteno en sangre de entre 0 y 1 microgramo por decilitro, el riesgo de muerte durante el período del estudio fue un 23% más bajo para los que tenían concentraciones de entre 2 y 3 microgramos por decilitro. Además, dicho riesgo fue un 27% más bajo para los que tenían concentraciones de entre 4 y 5 microgramos por decilitro, un 34% más bajo para los que tenían concentraciones de entre 6 y 8 microgramos por decilitro y un 39% más bajo para los que tenían concentraciones de 9 microgramos por decilitro o más.


Los carotenoides, entre los que se incluyen el beta-caroteno, el alfa-caroteno y el licopeno, los producen plantas y microorganismos y actúan como antioxidantes. Los investigadores añaden que aunque el alfa-caroteno es similar desde el punto de vista químico al beta-caroteno, el primero podría ser más eficaz a la hora de inhibir el crecimiento de las células cancerígenas en el cerebro, el hígado y la piel. “Los resultados de un estudio sobre la relación entre el consumo de frutas y verduras y el riesgo de cáncer de pulmón sugieren que el consumo de verduras amarillo-anaranjadas (zanahorias, batatas y calabaza) y verde oscuro (brócoli, judías verdes, guisantes verdes, espinacas, nabos verdes, berzas y lechugas de hoja), con un contenido elevado de alfa-caroteno, está más estrechamente asociado con una reducción del riesgo que el consumo de todos los demás tipos de verduras”, subrayan.

Rate this Content 0 Votes

 

Vivir en zonas de tráfico aéreo o cerca de una autopista aumenta el riesgo de infarto

Un estudio realizado por la Universidad de Berna (Suiza) y basado en datos epidemiológicos de más de 4,6 millones de adultos suizos ha revelado que las personas que viven en áreas residenciales sobre las que pasan rutas aéreas comerciales tienen un mayor riesgo de sufrir un ataque al corazón que el resto de la población.

La investigación, publicada en el último número de la revista Epidemiology, sugiere que la exposición diaria a niveles de ruido por encima de los 60 decibelios (equivalente al generado por una aglomeración de gente) eleva un 30 por ciento el riesgo de morir por un infarto, en comparación con las personas que están expuestas a niveles por debajo de los 45 decibelios (similar a los niveles generados por una conversación).

Además, los científicos suizos han registrado que, tras 15 años de exposición a niveles superiores a los 60 decibelios, el riesgo aumenta hasta el 50 por ciento, en comparación con la población general. Medir la exposición de las personas que vivían en zonas con tráfico aéreo ha sido complicado, según los autores, “ya que el ruido de los aviones es intermitente y puede superar los 100 decibelios durante el despegue o el aterrizaje”. Sin embargo, según el autor del estudio, Matthias Egger, "60 decibelios es una media que se aproxima al ruido al que se exponen estas personas, algo así como vivir en un bar atestado de gente".

En esta misma línea, el equipo de Egger también detectó que vivir a menos de 100 metros de una autopista también incrementaba el riesgo de ataque al corazón, aunque no se encontraron problemas cardiacos significativos asociados a la polución. Aunque el tráfico rodado y el aéreo producen diferentes niveles de ruido (el rodado es más constante), y no es fácil establecer comparaciones, Egger asegura que “ha quedado claro que el ruido afecta de forma negativa a la salud de las personas”.

El mejor tratamiento natural que hay para controlar y evitar padecimientos del corazón, es:

• Una alimentación correcta.
• Una alimentación balanceada. 

Lo más aconsejable en este tipo de alimentación es evitar las grasas dañinas y darle prioridad a las grasas benéficas.


La mejor alimentación para mantener un corazón sano es consumiendo alimentos que impidan:

• La formación de coágulos.
• El consumo de colesterol.
• La obstrucción de las arterias.

Para logra esto no es necesario cambiar de régimen alimenticio, sino que sencillamente le vamos a agregar los siguientes ingredientes que son primordiales para mantener un corazón sano.


Alimentos que protegen tu corazón

Ajo
• El ajo es poseedor de quince agentes antioxidantes que neutralizan a los que afectan las arterias.
• Si consume ajo con regularidad, no solo impide la obstrucción de las arterias, sino que además, restituye el daño provocado en ellas, ayudando a sanarlas.
• Se aconsejan consumir tres dientes de ajo al día, pero de no ser posible, sencillamente puede agregarle un poco más de condimento de ajo) a sus platillos.
• Otra manera es pasárselo como si fuera pastilla, es decir sin picarlo o molerlo, simplemente elija un ajo pequeño.


Cebolla

• Protege al corazón y las arterias previniendo la coagulación sanguínea.
• Esta permite que la sangre fluya con mayor rapidez debido a la presencia de su aceite esencial.
• Estudio recientes demuestran que la cebolla contrarresta los efectos nocivos que tiene la comida grasosa en el cuerpo, impidiendo la acumulación de plaquetas en las arterias.


Aguacate

• Es un alimento que contiene grasa benéfica, misma que se encuentra en el aceite de oliva.
• El aguacate no solo protege las arterias de la oxidación, sino que ayuda a reducir el colesterol.


Avena

• Ayuda a reducir el colesterol.
• Numerosos estudios señalan que el consumo diario de una taza de avena es suficiente para mantener un corazón sano y activo.
• Esta posee una sustancia gomosa que se pega en los intestinos impidiendo la absorción del colesterol en el organismo.


Pescado

• El aceite Omega 3 contenido en la mayoría de los pescados, disminuye el riesgo de sufrir ataques cardiacos.
• Asimismo limpia las arterias de la grasa dañina.
• Los mas recomendados para dicho fin son: el atún, la trucha, el salmón, el róbalo y la sardina.


Manzana

• Muy benéfica para reducir los niveles de colesterol, debido a uno de sus componentes: la pectina.
• De tal manera es recomendable consumir por lo menos una manzana al día.

Fuente: Cuidadodelasalud.com

Para mucha gente es indiferente si el cardiólogo que valora a su hijo es especialista en niños o no ,sin embargo debemos considerar que esto es trascendente por muchas razones, para comenzar debemos definir que es la cardiología pediátrica y las diferencias que existen entre los cardiólogos pediatras y de adultos.
   Podríamos definir a la Cardiología Pediátrica como la parte de la cardiología que se encarga del estudio, diagnóstico y tratamiento de las cardiopatías congénitas desde la etapa fetal hasta la edad adulta así como las cardiopatías adquiridas durante la edad pediátrica, esta definición nos hace ver que la formación del cardiólogo pediatra comprende principalmente el estudio de las cardiopatías congénitas, la palabra congénito implica que es un problema que existe desde el nacimiento el cual puede tener un origen en los genes del individuo o no. Las cardiopatías congénitas comprenden malformaciones diversas en donde el corazón es estructuralmente anormal, lo que ha llevado al término en algunos casos de "cardiopatías congénitas complejas" para hacer notar lo difícil de poder definir y clasificar a algunas de estas alteraciones. Debido a esta estructura anormal del corazón, la formación del cardiólogo pediatra es principalmente morfológica (estudio de la forma y estructura), es decir a la descripción de estos corazones malformados, por ello la embriología y la anatomía son parte fundamental de todo cardiólogo pediatra. El cardiólogo general tiene una formación mas simple en cuanto a estos temas ya que en la práctica diaria se encontrará a corazones anatómicamente normales con cambios que son el resultado de problemas adquiridos durante la vida del individuo.


 El cardiólogo pediatra puede tener formación como pediatra o como cardiólogo general ya que la subespecialidad se realiza en 2años y comprende el estudio principalmente de los problemas congénitos del corazón, posteriormente el cardiólogo pediatra puede decidir subespecializarse en otras áreas como ecocardiografía, terapia, etc. El cardiólogo pediatra con formación en pediatría tiene un mejor panorama de los problemas del niño y de su manejo integral mientras que aquellos con formación como cardiólogos generales desconocen esto pero tienen la capacidad para el manejo de niños y adultos en problemas cardiológicos. Es de notar que esta diferencia en formación se pone de manifiesto al tratar los niños ya que la formación en pediatría da una mayor habilidad y confianza con el manejo de niños aunque estas diferencias pueden llegar a ser poco obvias con el tiempo, sin embargo las diferencias son marcadas en aquellos que no tienen formación como cardiólogos pediatras.

  • El cardiólogo de adultos está formado para tratar principalmente problemas degenerativos del corazón, hipertensión arterial y problemas de isquemia los cuales son muy raros en los niños, el estudio de las cardiopatías congénitas representa solo una pequeña parte de la preparación del cardiólogo general. El cardiólogo pediatra tiene una amplia formación en problemas congénitos del corazón y algunos de los problemas adquiridos durante la infancia que constituyen casi el 100% de los problemas en los niños, obviamente el cardiólogo pediatra no es idóneo para manejar adultos.
  • Los cardiólogos pediatras con formación como pediatras conocen adecuadamente la patología del niño por lo que les da un panorama general mas completo para manejar al niño de forma integral.
  • No solo existen cardiólogos pediatras sino que hoy en día hay muchos subespecialistas como ecocardiografistas, hemodinamistas, intensivistas y cirujanos cardiovasculares especialistas en niños lo cual les permite un mejor conocimiento en el diagnóstico y solución de los problemas cardiológicos del niño.

 Fuente: doctoraboitiz.com

 

CAUSAS

Pérdida del conocimiento

Paro respiratorio o dificultad para respirar (jadear)

Ausencia de pulso

PRIMEROS AUXILIOS

Los siguientes pasos se basan en las instrucciones de la American HeartAssociation (Asociación Americana del Corazón):

Verificar si hay respuesta de la persona. Sacudirla o palmearla suavemente. Observar si se mueve o hace algún ruido. Preguntarle en voz alta "¿Te sientes bien?".

Colocar a la persona cuidadosamente boca arriba. Si existe la posibilidad de que la persona tenga una lesión en la columna, dos personas deben moverla para evitar torcerle la cabeza y el cuello.

Abrir la vía respiratoria. Levantar la barbilla con dos dedos. Al mismo tiempo, inclinar la cabeza hacia atrás empujando la frente hacia abajo con la otra mano.

  • Observar, escuchar y sentir si hay respiración. Poner el oído cerca de la nariz y boca de la persona. Observar si hay movimiento del pecho y sentir con la mejilla si hay respiración.
  • Si la persona no está respirando o tiene dificultad para respirar:
    • Cubrir firmemente con la boca la boca de la persona afectada
    • Cerrar la nariz apretando con los dedos
    • Mantener la barbilla levantada y la cabeza inclinada
    • Dar 2 insuflaciones boca a boca. Cada insuflación debe tomar alrededor de un segundo y hacer que el pecho se levante.
  • Realizar compresiones cardíacas o pectorales:
    • Colocar la base de una mano en el esternón, justo entre los pezones
    • Colocar la base de la otra mano sobre la primera mano
    • Ubicar el cuerpo directamente sobre las manos
    • Aplicar 30 compresiones, permitiendo cada vez que el pecho se levante completamente. Estas compresiones deben efectuarse de manera RÁPIDA y fuerte sin pausa. Contar las 30 compresiones rápidamente: "1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, ya".
  • Dar 2 insuflaciones más. El pecho debe elevarse.
  • Continuar la RCP (30 compresiones cardíacas, seguidas de dos insuflaciones y luego repetir) hasta que la persona se recupere o llegue ayuda. Si hay disponibilidad de un AED para adultos, se debe utilizar lo más pronto posible.

Si la persona comienza a respirar de nuevo por sí misma, se le debe colocar en posición de recuperación, verificando periódicamente la respiración hasta que llegue la ayuda.

NO SE DEBE

  • Si la persona tiene respiración normal, tos o movimiento, NO se deben iniciar las compresiones cardíacas, porque al hacerlo se puede causar un paro cardíaco.
  • A menos que el socorrista sea un profesional de la salud, NO debe verificar si hay pulso. Solo un profesional de la salud está entrenado apropiadamente para hacer esto.

SE DEBE BUSCAR ASISTENCIA MÉDICA DE EMERGENCIA

  • Si el socorrista tiene ayuda, debe pedirle a otra persona que mientras comienza a administrar RCP.
  • Si el socorrista está solo, tan pronto determina que la persona no reacciona, debe llamar al 112 inmediatamente y luego iniciar la RCP.

PREVENCIÓN

Para evitar lesiones y problemas del corazón que puedan llevar a un paro cardíaco:

  • Eliminar o reducir los factores de riesgo que contribuyen a la cardiopatía, como el consumo de cigarrillo, el colesterol alto, la hipertensión arterial, la obesidad y el estrés
  • Hacer mucho ejercicio
  • Visitar al médico con regularidad
  • Utilizar siempre el cinturón de seguridad y conducir de manera segura
  • Evitar el consumo de drogas psicoactivas

 Fuente: clinicadam.com



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.