Foros Blog Libro de visitas Favoritos

Cardiopatía hipertensiva: primera complicación de la presión elevada


La mayor parte de las veces, una hipertensión mal controlada trae serias consecuencias al corazón y al sistema circulatorio. Una de las complicaciones más comunes es la cardiopatía hipertensiva, al cual, por lo general trae consigo hipertrofia del ventrículo izquierdo del corazón. Si no se tratan ambas complicaciones, la persona puede sufrir insuficiencia cardiaca con lo cual se músculo cardiaco no podrá bombear la sangre a los demás órganos del cuerpo. Por lo general, la IC por cardiopatía hipertensiva aparece en pacientes con hipertensión arterial severa y no controlada de más de 5 años de evolución.


¿Qué es la cardiopatía?
El término cardiopatía significa enfermedad del músculo cardiaco. Este padecimiento daña la tonicidad muscular del corazón y reduce su capacidad para bombear sangre al resto del organismo. Aunque no se trata de un trastorno común, sí es una de las principales causas de insuficiencia cardiaca y el motivo más común para necesitar un trasplante de corazón. La cardiopatía es muy peligrosa porque a menudo pasa desapercibida y el enfermo no recibe el tratamiento que necesita. Además, es diferente de otros problemas cardiacos porque frecuentemente afecta a gente más joven.


Tipos de cardiopatía


Cardiopatía dilatada: Se denomina también cardiopatía congestiva. Se trata del tipo más común de esta enfermedad. Afecta las cavidades del corazón debilitando sus paredes.
Cardiopatía hipertrófica: Es el segundo entre los tipos más comunes de cardiopatía, produce un engrosamiento de las paredes del corazón. Es, principalmente, una enfermedad hereditaria, pero a veces no es clara la causa. Puede afectar a personas de todas las edades.
Cardiopatía restrictiva: Esta enfermedad restringe la capacidad del corazón para estirarse adecuadamente, lo cual limita la cantidad de sangre que puede entra en las cavidades del corazón.
Cardiopatía isquémica: Es la pérdida o debilitamiento del tejido muscular cardiaco ocasionado por una isquemia o isquemia silenciosa. La isquemia típicamente se debe a una enfermedad arterial coronaria o un ataque cardiaco. En los casos en que el corazón ha sido dañado gravemente por una cardiopatía isquémica, podría recomendarse un trasplante cardíaco.
Cardiopatía hipertensiva: Se caracteriza por la presencia de una hipertrofia del ventrículo izquierdo, es decir, un endurecimiento del ventrículo izquierdo del corazón, como su nombre lo indica está asociada a la hipertensión arterial crónica y insuficiencia cardiaca.
Con frecuencia la cardiopatía se asocia a otros factores que pueden ser causa de hipertrofia o disfunción ventricular, como son la enfermedad coronaria o las lesiones valvulares. Existen casos en los que resulta difícil precisar cuál es la contribución de la hipertensión en la aparición de la insuficiencia cardiaca pero por lo general este padecimiento por cardiopatía hipertensiva aparece en pacientes con hipertensión grave (habitualmente con más de 200 mmHg de presión arterial sistólica) y/o incontrolada de más de 5 años de duración.


¿Cómo puedo prevenirla?
Aunque la cardiopatía es una de las enfermedades del corazón menos frecuentes, es importante conocerla y prevenirla. La mayor parte de las veces se trata de un padecimiento hereditario, por lo cual resulta necesario conocer los antecedentes familiares.
En el caso de la cardiopatía hipertensiva, el panorama resulta diferente. La única manera de evitarla consiste en un adecuado control de la hipertensión, la revisión médica periódica, la toma puntual de medicamentos y el ejercicio físico.


Fuente: Departamento de Comunicación y Contenido, TodoEnSalud.org