Foros Blog Libro de visitas Favoritos

Perder el miedo a las inyecciones es la primera etapa de una correcta aplicación de la insulina, además de los cuidados que ésta debe tener para evitar someterla a cambios de temperatura bruscos que la puedan dañar. Tú medico te enseñará paso a paso la forma correcta en que debes realizar esta operación; sin embargo, aquí te ofrecemos algunas consideraciones necesarias:

 

 

Higiene: Es importante que, aunque consideres que estás limpio, te laves las manos antes de tomar los instrumentos para realizar tu inyección.

Frasco de insulina: Posteriormente, retira el tapón de plástico que cubre le frasco de insulina y limpia la tapa con un algodón humedecido en alcohol.

Con la jeringa: Jala hacia fuera el émbolo de la jeringa para que en ésta se introduzca la misma cantidad de aire que de insulina que debes inyectarte. Luego inserta la aguja de la jeringa a través de la tapa de plástico del frasco, inyecta el aire empujando el émbolo hacia adentro, por último voltea el frasco completamente.

Para succionar insulina: Asegúrate que la punta de la aguja esté en la insulina, ahora jala el émbolo hacia fuera y cerciórate de la cantidad correcta que succiones.

Antes de sacar la aguja: Inspecciona la jeringa antes de sacar la aguja de la ampolleta, debes evitar que existan burbujas de aire en la jeringa. Si las hay, sostén la jeringa y el frasco hacia arriba, golpea suavemente la jeringa con el dedo y deja que las burbujas floten hacia la parte superior del frasco. Empuja el émbolo de la jeringa para mover las burbujas hacia el interior del frasco. Luego, extrae la dosis correcta de insulina, jalando el émbolo hacia afuera.

Para aplicarla: Limpia tu piel con un algodón humedecido en alcohol, toma un pliegue de piel con tus dedos e inyecta la insulina en un ángulo de 90º, pero sí eres muy delgado, es recomendable que pellizques tu piel y te inyectes en un ángulo de 45º.
Es importante que prestes atención a la cantidad de insulina que te inyectas, pues si te excedes, tu nivel de azúcar bajará demasiado y se presentará una hipoglucemia, por ello, debes consultar a tu médico para que sea él quien te proporciones el mejor consejo para tu salud.

 

 



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.