Foros Blog Libro de visitas Favoritos


Investigadores de la Universidad de Navarra, bajo la dirección de Natalia López Moratalla, catedrática de Bioquímica y Biología Molecular, publicaron el informe científico “Células madre y vínculo de apego en el cerebro de la mujer”. Se trata de un informe científico sobre la comunicación materno-filial en el embarazo, el cual presenta un resumen de los últimos avances en este campo, que han sido publicados en prestigiosas revistas como Science, Cell, Nature, PNAS, TRENDS in Neurosciences. Ahora se sabe que durante el embarazo, el feto no juega un papel pasivo, sino que intercambia células con su progenitora y se ayudan mutuamente.

Así, las investigaciones más novedosas a las que se refiere el informe, son las que tratan sobre el microquimerismo, un fenómeno conocido desde finales de los 70’s, y que se refiere a la presencia de células de un organismo implantadas en otro. En 1996 se descubrió que las embarazadas tenían células de sus hijos. Un equipo de investigadores encontró en 2005, cardiomiocitos de origen extracardíaco en el corazón de madres con hijos varones, determinando el origen fetal de estas células madre, por tener el cromosoma masculino “Y”.

Los expertos explicaron esto como un proceso genético espontáneo, donde el bebé enviaba a la madre células que ayudan a regenerar su corazón. Dos años más tarde, fueron publicados estudios más extensos sobre intercambio de células fetomaternales, que hasta ahora han sido encontradas en la piel, tiroides, bazo e hígado. Estas células ayudan a combatir enfermedades como la tiroiditis, la cirrosis, la esclerodermia y las erupciones cutáneas. Se ha comprobado que también la madre envía a su hijo células regeneradoras. Se encontraron células cardíacas de la madre en el corazón de un bebé enfermo y células del páncreas materno que fabricaban insulina fueron encontradas en un bebé con problemas de diabetes.

Así pues, durante los nueve meses de embarazo donde dos vidas distintas comparten el mismo cuerpo en una relación simbiótica, algunas células de la sangre del feto y su placenta, pasan a la circulación de la madre. Estas células procedentes del feto, que son denonimadas PAPC, son capaces de reparar daños en el organismo de la madre. Se almacenan en la médula ósea, y desde allí se dispersan por la piel y órganos como el hígado, los pulmones, riñones, etc. Los últimos descubrimientos revelan también que el embarazo reduce el estrés en la mujer, pues el proceso biológico natural que se da en esta etapa, desactiva la hormona cortisol (denominada hormona del estrés). Además la liberación de oxitocina, aumenta la confianza y esto favorece el mejor desarrollo del feto y la salud de la madre.


Fuente: salud.com



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.