Foros Blog Libro de visitas Favoritos

A las enfermedades del corazón se les conoce como enfermedades cardiovasculares. Se pueden presentar a cualquier edad, pero lo más común es que se desarrollen con la adultez y en combinación con ciertos factores de riesgo como colesterol elevado, sobrepeso y obesidad, hipertensión, llevar una vida sedentaria y tabaquismo, entre otras. Estos padecimientos se hacen presentes cuando el corazón y los vasos sanguíneos no funcionan adecuadamente. Cuando el corazón enferma, se pueden desarrollar condiciones que a la larga deriven en una insuficiencia cardíaca, es decir, que el corazón ya no pueda cumplir con su función de bombear sangre.

Según la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés), la diabetes es un factor de riesgo muy importante para el desarrollo de enfermedades que tiene que ver con el corazón. Dos tercios de las personas con diabetes mueren por alguna causa relacionada con el corazón o los vasos sanguíneos. Más alarmante resulta que los adultos con diabetes son cuatro veces más propensos a sufrir ataques al corazón o embolias que las personas que no tienen la enfermedad.


Llora corazón

El padecimiento más común en la diabetes es la cardiopatía isquémica, de hecho, en México es la principal causa de muerte. Esta enfermedad se origina debido a que las arterias que irrigan sangre al corazón se obstruyen lo cual provoca la muerte de un segmento de ese órgano por la falta de irrigación sanguínea. La obstrucción puede ser ocasionada por la formación de un trombo o coágulo al interior de las arterias. Otra de las enfermedades cardiovasculares que se presentan con mayor frecuencia entre las personas que padecen diabetes es la angina de pecho, la cual es un dolor agudo en el pecho que se manifiesta cuando se hace algún esfuerzo y desaparece cuando se descansa.


Existen otros padecimientos del corazón ligados a la diabetes:

Apoplejía: Sucede cuando no llega suficiente sangre al corazón debido a un coágulo o a la ruptura de un vaso sanguíneo.
Cardiomiopatía: Se trata de enfermedades del corazón que afectan al músculo tornándolo más grande, más grueso y más rígido de lo normal, lo cual dificulta que realice su trabajo de bombeo de sangre.
Enfermedad valvular: Afecta las válvulas que comunican a las cámaras del corazón.
Arteriosclerosis y aterosclerosis: Endurecimiento de las arterias y pérdida de flexibilidad. En la aterosclerosis existe una acumulación de grasa en las arterias que disminuye la luz de los vasos y reduce el paso de sangre. A esta acumulación se le denomina placa aterosclerosa.

 

Exámenes que no debes reprobar

Para que esto no te suceda a ti, debes controlar tu diabetes con una alimentación adecuada, un programa de ejercicios y la toma de tu medicamento, pero además debes consultar con tu médico sobre las pruebas que pueden ayudarte a determinar si tienes problemas cardiovasculares.

Algunos de los exámenes necesarios son los siguientes:

Electrocardiograma o ECG: Se trata de un examen rápido que no causa ningún dolor. Se colocan en el pecho, los tobillos y las muñecas, algunos electrodos cubiertos con un gel, esto es para recoger los cambios eléctricos que produce el corazón en cada latido. Un aparato registra si el ritmo cardíaco es normal o si el corazón está dañado o no recibe suficiente oxígeno.
Prueba de esfuerzo o ergometría: El ECG no es infalible. Hay personas que aun teniendo una angina de pecho obtienen resultados normales, esto es porque se encuentran en reposo, por ello es que la siguiente prueba consiste en un electrocardiograma pero con el paciente pedaleando en un bicicleta fija o corriendo sobre una caminadora. Esta prueba permite detectar anormalidades que en reposo se ocultan.
Radiografía de tórax: Mediante rayos X se obtiene una radiografía que muestra la forma y el tamaño del corazón, así como los vasos sanguíneos de los pulmones y tórax.
Ecocardiografía de resistencia: Con este nombre se conoce a la prueba que se realiza con un aparato de ultrasonido parecido al que usan con las mujeres embarazadas, pero con la diferencia de que lo que se observa aquí es el corazón. Gracias a las imágenes que se toman, se pueden apreciar las zonas afectadas por la falta de riego sanguíneo.
Prueba de isótopos radiactivos: Se usan productos químicos o isótopos que colorean los tejidos del cuerpo para que puedan ser captados por un escáner. Las partes del corazón que tengan menor irrigación sanguínea no se pintarán, por lo cual el médico podrá hacer una valoración del daño.
Angiografía coronaria: Es la forma más directa de averiguar cuál es el problema cardíaco de un paciente. Con este método se inyecta líquido de contraste en las arterias coronarias para que pueda ser visto en una radiografía un tapón, una obstrucción o malos flujos de sangre.
Exploración de la arteria carótida: Se utilizan ondas sonoras para detectar presencia de bloqueos en la arteria carótida, un gran vaso sanguíneo del cuello que suministra sangre al cerebro.

Fuente: TodoEnSalud.org

 



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.