Foros Blog Libro de visitas Favoritos

Las personas con diabetes son de dos a cuatro veces más propensas a desarrollar enfermedades cardiovasculares debido a una variedad de factores de riesgo como el desarrollo de presión arterial elevada, colesterol y triglicéridos elevados en sangre, mal control de la diabetes, falta de actividades físicas y sobrepeso u obesidad. Otro factor de riesgo es la resistencia a la insulina, que es una disfunción metabólica presente en la diabetes tipo 2.

La Asociación Americana del Corazón (AHA por sus siglas en inglés) considera a la diabetes como un factor de riesgo muy importante en el desarrollo de enfermedad cardiovascular ya que puede ocasionar una embolia cerebral o enfermedad de las arterias. De acuerdo con este organismo, dos tercios de las personas con diabetes mueren por alguna causa relacionada con el corazón o los vasos sanguíneos. Además asegura que las personas con diabetes son de dos a cuatro veces más propensas a sufrir un ataque al corazón o embolias.


Corazón, un motor de vida

Este órgano es el encargado de bombear toda la sangre hacia los demás órganos que forman nuestro cuerpo. Trabaja sin descanso alguno desde que vivimos en el vientre de nuestra madre hasta que morimos. Es el motor del cuerpo, el que logra que todo funcione adecuadamente.
Su anatomía, en forma de bolsa y compuesta por músculos y vasos sanguíneos, se encarga del transporte de la sangre. Permite la entrada y salida de este líquido cargado de oxígeno y otros nutrientes y la bombea hasta la última célula del cuerpo. Está situado a la izquierda del tórax, en medio de los pulmones y detrás del esternón.

Su masa muscular llamada miocardio, es distinta de los demás músculos del cuerpo pues se caracteriza por no estar sometido a voluntad, sino que funciona de manera automática sin que tengamos control de ella. El interior del corazón está dividido en cuatro cámaras, denominadas aurículas y ventrículos y que están separadas por unas válvulas llamadas tricúspide y mitral. La parte izquierda está separada de la derecha pues realizan actividades distintas, una recibe la sangre oxigenada para bombearla hacia todo el cuerpo, y la otra se encarga de irrigar la sangre sin oxígeno hacia los pulmones.


Una historia sin fin


La función del corazón es bombear sangre a todos los rincones del organismo. La sangre recoge oxígeno a su paso por los pulmones y circula hasta el corazón para ser impulsada a todas las partes del cuerpo. Después de su viaje por el organismo, la sangre queda sin oxígeno y es enviada de nuevo al corazón para que éste la bombee a los pulmones con el fin de recoger más oxígeno.

Para impulsar este líquido por los vasos de todo el cuerpo, el corazón se contrae y se relaja rítmicamente. La fase de contracción es denominada como sístole, y la fase de relajación se llama diástole. La primera corresponde a la expulsión de la sangre fuera de la cavidad; mientras que la segunda se distingue por dos etapas: una de relajación y otra de succión para arrastrar sangre hasta el interior.


Sin descanso, pero con necesidades

Las células del corazón también necesitan oxígeno y nutrientes tal como los demás órganos que conforman nuestro organismo. Debido a esta necesidad, en su exterior existen vasos sanguíneos que se encargan de irrigar sangre para el músculo cardíaco. Si alguno de éstos queda obstruido, impidiendo la llegada de suficiente sangre, los músculos del corazón se van degenerando y se produce entonces una angina de pecho o un infarto.

Generalmente los vasos sanguíneos se obstruyen a causa del tabaco, el sobrepeso, el colesterol elevado, la hipertensión y la diabetes mal controladas. Evitando estos factores de riesgo podemos conservar el corazón en buen estado para seguir funcionando.


Pon mucha atención

Algunos de los síntomas de enfermedad cardíaca son:

Disnea: Dificultad para respirar habitualmente desencadenada por el esfuerzo pero que en casos severos se da también en reposo.
Angina de pecho: Dolor fuerte y opresivo en la parte anterior al pecho. Se produce por falta de riego del corazón (isquemia).
Palpitación: Sensación anormal del latido del corazón que se percibe en el pecho.

Ahora que estás informado, toma las precauciones necesarias para cuidar tu corazón y así seguirle regalando amor a tus seres queridos.

Fuente: TodoEnSalud.org

 



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.