Foros Blog Libro de visitas Favoritos

El tratamiento de la diabetes tiene como objetivo el control total de los niveles de glucosa en sangre, lo cual significa que se pueden evitar serias complicaciones de la enfermedad. La insulina y los medicamentos orales pueden ayudar, sin embargo no constituyen todo el tratamiento, pues en éste también se incluyen las actividades físicas y la alimentación.

A continuación te presentamos doce formas de ayudar a que tu tratamiento médico funcione de mejor manera:

Elige pescado: Se ha comprobado que consumir pescado por lo menos una vez a la semana es benéfico para la salud, pues contiene grasas que favorecen el aumento del llamado “colesterol bueno” lo que ayuda al control de la glucosa y disminuye las probabilidades de sufrir un infarto.

Evita el exceso de café: La cafeína, presente en el café, el té y algunas bebidas de cola estimula la liberación de adrenalina, una hormona que favorece la elevación de la glucosa, así que evita consumir café en exceso, una tasa al día bastará.

Disminuye la sal: El sodio contribuye a la retención de líquidos en el cuerpo, lo cual aumenta la presión arterial y puede constituir una complicación a tu salud.

Evita el consumo de azúcares refinados: El azúcar incrementa la glucosa sanguínea y la eliminación del cromo trivalente, elemento necesario para el metabolismo de la glucosa.

Haz ejercicio: Las actividades físicas son muy importantes para el control de la glucosa, debido a que los músculos necesitan de ésta para mantenerse en movimiento, lo cual favorece el descenso de sus niveles. En nuestra sección Actividades Físicas encontrarás diversas disciplinas que podrán ser de utilidad para ti.

Mantén un peso adecuado: Si tienes sobrepeso, es necesario que pierdas algunos kilos pues el páncreas, órgano productor de la insulina, necesita elaborar más de esta hormona cuando las personas tienen peso de más, con ello podrás disminuir tu glucosa sanguínea.

Relájate: El estrés es un factor de riesgo para cualquier persona, pero para ti que padeces diabetes se convierte en una gran amenaza pues el azúcar en sangre se eleva durante los procesos de estrés. Existen diversas técnicas de relajación que puedes llevar a cabo.

Aliméntate sanamente: Una dieta baja en grasas y con carbohidratos moderados es ideal para controlar tu glucosa. No trates de seguir dietas muy estrictas porque es probable que fracases, mejor intenta con una alimentación balanceada que incluya muchas verduras y fruta, pocas carnes y legumbres suficientes.

Abandona el cigarro: El tabaquismo causa diversas enfermedades mortales como el cáncer y el enfisema, pero además contrae los vasos sanguíneos lo que impide el paso de sangre, esto da lugar a falta de nutrientes y oxígeno en los tejidos, así como la producción de oxidantes dañinos para las células.

Come en horarios fijos: la alimentación desordenada a los largo del día ocasiona que el páncreas pierda su ritmo en la producción de insulina, dando lugar a las altas y bajas de azúcar.

Toma agua: Es conveniente que lleves una buen hidratación para que mejore la circulación en tus venas. El agua evita que tu sangre sea viscosa, lo cual mejora la salud de tus venas, arterias y corazón. Dos litros al día es suficiente.

Duerme bien: Se ha demostrado que las personas que duermen poco tienen aumentos en sus niveles de glucosa. Dormir de siete a ocho horas diarias no sólo te ayudará con tu padecimiento sino que mejorará tu salud en general.


Fuente: Departamento de Comunicación y Contenido de Pen S.A. de C.V.


 



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.