Foros Blog Libro de visitas Favoritos

¿Realmente haces un uso adecuado de tu horno de microondas? ¿Sabías que no todos los alimentos pueden ser sometidos a la misma temperatura?


Calificación
Los radicales cambios de vida ocasionan que las personas dispongan de poco tiempo para la preparación de sus alimentos. Regularmente en los centros de trabajo, los empleados disponen de poco menos de una hora para consumir sus alimentos. Por ello, muchos individuos han recurrido por comodidad, al uso del horno de microondas para hacer más sencilla y rápida la hora de la comida, aunque esto traiga como consecuencia adoptar una mala alimentación. No obstante, si se utiliza adecuadamente y con moderación se puede sacar mayor provecho de este recurso.


¿Cómo funciona el micro?
El horno de microondas emite ondas electromagnéticas, a través de celdas que provocan fricción en las moléculas del agua que contienen los alimentos y giran sobre sí mismas. El calor solamente penetra dos centímetros en la comida por lo que éste se propaga al resto del área.


Antes de oprimir el botón de inicio…
Para un óptimo desempeño del horno de microondas, el calor debe atravesar perfectamente los recipientes que contienen tu comida. Te recomendamos el uso de platos de vidrio, porcelana o plástico para dicho efecto. Existen algunas clases de plásticos que al ser expuestos al calor, desprenden parte de su compuesto añadiéndose a la comida, volviéndola dañina. Dentro de la gran variedad de recipientes de plástico, utiliza solamente los que han sido fabricados para el uso del microondas; normalmente, contienen una etiqueta que así lo indica.
Otros materiales que te servirán como auxiliares en el calentamiento de tus alimentos, es el uso de papel absorbente, bolsas para cocción para horno y papel de estraza.


¡Cuidado!
Por ningún motivo introduzcas objetos metálicos en el horno, papel aluminio o platos que contengan dibujos o adornos con motivos metálicos, pues las moléculas que giran en el alimento se verán afectadas y provocarán la descompostura del aparato. Asegúrate de que los recipientes no se encuentren tapados, pues el agua de la comida se transformará en vapor, creará presión y finalmente el contenido explotará.


Recomendaciones
Los alimentos con poco contenido de agua, en comparación con los que tienen más líquidos, se calientan mucho más rápido, por lo que debes cuidar que éstos no se vayan a quemar si son sometidos a altas temperaturas. Otra ayuda que brinda el microondas, es que puede descongelar la comida en breve tiempo a la vez que desintegra los gérmenes. Una de las quejas frecuentes de los usuarios de estos aparatos electrodomésticos, es el rápido enfriamiento de la comida. Para ello, los fabricantes recomiendan revolver la comida una o dos veces durante el proceso de calentamiento. Una vez apagado el horno, deja reposar al menos 20 segundos la comida para que el calor se distribuya en toda el área.

Al desocupar el horno, aséalo. Esto no te tomará mucho tiempo, sólo basta limpiar las paredes del aparato con un paño de textura suave, impregnado con bicarbonato y limón o rociado con una solución desinfectante diluida para que éste no guarde olores ni sabores.


¿El horno de microondas influye en el valor nutritivo?
Por el momento no se ha demostrado que los alimentos cocinados con este método pierdan tantas sustancias nutritivas ya que se guisan en su propio jugo. Sin embargo, no toda la comida puede cocinarse mediante el mismo procedimiento. Los minutos que debe permanecer cada platillo dentro del horno dependerán del volumen de comida. En caso de exceder el tiempo, es posible que las vitaminas se pierdan. Además, los alimentos cocinados de esta manera tienden a debilitar su aroma y son menos atractivos al gusto.


Para disfrutar al máximo tu comida

Al introducir los recipientes en el horno, cúbrelos con una tapa y evita que tengan contacto con la comida. Si optas por calentar varios platillos a la vez, procura que la cantidad de alimento sea igual en todos ellos, así obtendrás una temperatura uniforme. Para un mejor resultado, con ayuda de una cuchara mueve tus alimentos por lo menos dos veces durante la cocción para que se caliente el que está al fondo del recipiente.
El guiso de algunos alimentos se lleva a cabo de distintas maneras. Las pastas y el arroz necesitan el triple de volumen de agua que de alimento. En el caso de las sopas, éstas deben ser calentadas directamente en el recipiente de origen.
Para la carne en grandes porciones, debes deshuesar y cocinar al 50 por ciento de potencia, así el calor llegará al interior y la superficie no se sobrecalentará.
Los pescados no tendrán problema alguno, pues son una buena opción para cocinarlos en horno de microondas. Si prefieres, puedes añadir unas cuantas gotas de agua, sal, aceite y limón. Además, puedes mezclar este platillo con otros alimentos como trozos de verduras.

El horno acelera el proceso de cocción y calentamiento, empléalo correctamente, prefiere consumir alimentos naturales que los preparados y procesados para calentarse y consumirse, su uso debe ser eventual, no habitual. En el mercado encontrarás los aditamentos adecuados para conservar, preparar y guardar tus alimentos, así como recetarios especializados para cocinar en microondas. Las innovaciones de la tecnología en la alimentación pueden ser una gran ventaja, ejemplo de lo anterior es el horno de microondas. Su uso, como el de cualquier otro aparato, requiere de cuidado para evitar accidentes y de un uso correcto para alargar su vida útil.


Referencia informativa: www.alimentacion-sana.com.ar; www.fsis.usda.gov; www.radiocentro.com.mx
Departamento de Comunicación y Contenido todoennuricion.org



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.