Foros Blog Libro de visitas Favoritos
Rate this Content 1 Votes

Introducción

Las enfermedades del corazón incluyen condiciones tales como enfermedad coronaria, infarto al miocardio, insuficiencia cardiaca congestiva y cardiopatía congénita. La enfermedad cardíaca es la principal causa de muerte entre hombres y mujeres. Las claves para la prevención incluyen dejar de fumar, bajar el colesterol, el control de la presión arterial alta, mantener un peso saludable y hacer ejercicio.

Descripción

Para hablar de enfermedades del corazón, es necesario conocer primero el corazón. Este asombroso órgano, continuamente bombea oxígeno y sangre rica en nutrientes por todo el cuerpo para mantener la vida. El corazón es un músculo del tamaño de un puño que late (se expande y contrae) con potencia unas 100,000 para bombear alrededor de 7,500 litros de sangre al día.

Mientras el corazón late, bombea sangre a través de un sistema de vasos sanguíneos llamado el sistema circulatorio. Los vasos sanguíneos son elásticos tubos musculares que transportan la sangre a cada parte del cuerpo.

La sangre es esencial, además de llevar oxígeno fresco de los pulmones y los nutrientes a los tejidos de su cuerpo, también lleva los productos de desecho, incluido el dióxido de carbono, lejos de los tejidos. Esto es necesario para sustentar la vida y promover la salud de todos los tejidos del cuerpo.

Hay tres tipos principales de vasos sanguíneos:

  • Arterias. Comienzan con la aorta, la gran arteria que parte del corazón. Las arterias transportan sangre rica en oxígeno desde el corazón hacia todos los tejidos del cuerpo. Se ramifican en muchas ocasiones, reduciéndose cada vez más y más mientras transportan la sangre desde el corazón a los órganos.
  • Capilares. Estos son pequeños y delgados vasos sanguíneos que conectan las arterias y las venas. Sus paredes delgadas permiten al oxígeno, nutrientes, dióxido de carbono y otros productos de desecho pasar a partir de las células de nuestros órganos.
  • Venas. Estos son los vasos sanguíneos que llevan sangre de vuelta al corazón; esta sangre tiene menor contenido de oxígeno y es rica en productos de desecho que han de ser excretados o eliminados del cuerpo. Las venas son cada vez más grandes a medida que se acercan al corazón. La vena cava superior es la gran vena que lleva la sangre desde la cabeza y los brazos hasta el corazón y la vena cava inferior lleva la sangre desde el abdomen y las piernas hacia el corazón.

Este vasto sistema de vasos sanguíneos - arterias, venas y capilares - es de más de 90.000 kilómetros de largo. Es lo suficientemente largo para dar la vuelta al mundo más de dos veces!

La sangre fluye continuamente a través de los vasos sanguíneos del cuerpo. El corazón es la bomba que lo hace todo posible.

 

El corazón se encuentra bajo la caja torácica, a la izquierda del esternón y entre los pulmones.

En cuanto a la parte exterior del corazón, se puede ver que está hecho de músculo. Las fuerte paredes musculares se contraen, bombeando sangre al resto del cuerpo. En la superficie del corazón, se encuentran las arterias coronarias, que suministran sangre rica en oxígeno al músculo cardiaco. Los principales vasos sanguíneos que entran en el corazón son la vena cava superior, la vena cava inferior, y las venas pulmonares. La arteria pulmonar y la aorta salen del corazón y llevan sangre rica en oxígeno al resto del cuerpo.

En el interior, el corazón es un órgano hueco de cuatro cámaras. Se divide en los lados izquierdo y derecho por una pared muscular llamada septum. Los lados izquierdo y derecho del corazón son a su vez divididos en dos cámaras superiores llamadas aurículas, mismas que reciben sangre de las venas. Las dos cámaras de inferiores (ventrículos), son aquellas que bombean la sangre a las arterias.

Las aurículas y los ventrículos trabajan juntos, contrayendo y relajando para bombear la sangre fuera del corazón. Mientras la sangre deja cada cámara del corazón, ésta pasa a través de una válvula. Hay cuatro válvulas dentro del corazón:

  • Mitral
  • Tricúspide
  • Aórtica
  • Pulmonar

Las válvulas tricúspide y mitral se encuentran entre las aurículas y ventrículos. La válvula aorta y pulmonar se encuentran entre los ventrículos y los grandes vasos sanguíneos, dejando el corazón.

Las válvulas del corazón funcionan de la misma forma que las válvulas de una tubería de agua de su hogar. Ellas previenen que la sangre fluya en la dirección equivocada.

Cada válvula tiene un conjunto de compuertas. La válvula mitral tiene dos compuertas; las otras tres. Dichas compuertas se soportan con un duro anillo de tejido fibroso llamado collar. El collar ayuda a mantener la forma adecuada de la válvula.

Las compuertas de las válvulas mitral y tricúspide son también apoyadas por duras y fibrosas cuerdas llamadas cuerdas tendineas. Estas son similares a las cadenas de apoyo de un paracaídas. Ellas se extienden desde la válvula a pequeños músculos llamados  papilares, los cuáles son parte de las paredes interiores de los ventrículos.

¿Cómo fluye la sangre a través del corazón?

Los costados derecho e izquierdo del corazón trabajan juntos. El patrón que se describe a continuación se repite una y otra vez, causando que la sangre fluya continuamente al corazón, los pulmones y el cuerpo.

Costado lateral derecho

  • La sangre entra al corazón a través de dos grandes venas, la vena cava inferior y la vena cava superior, vaciando la sangre pobre en oxígeno proveniente del cuerpo en la aurícula derecha.
  • Mientras la aurícula se contrae, la sangre fluye de la aurícula derecha en el ventrículo derecho a través de la válvula tricúspide.
  • Cuando el ventrículo está lleno se cierra la válvula tricúspide. Esto evita que la sangre fluya hacia atrás en las aurículas, mientras que el ventrículo se contrae.
  • Mientras el ventrículo se contrae, la sangre sale del corazón a través de la válvula pulmonar hacia la arteria pulmonar y los pulmones donde es oxigenada.

Costado lateral izquierdo

  • La vena pulmonar vacía la sangre rica en oxígeno proveniente de los pulmones hacia la aurícula izquierda.
  • Mientras se contrae, la sangre fluye de la aurícula izquierda en el ventrículo izquierdo a través de la apertura de la válvula mitral.
  • Cuando el ventrículo está lleno, se cierra la válvula mitral. Esto previene que la sangre fluya hacia atrás en la aurícula, mientras que el ventrículo se contrae.
  • Al contraerse el ventrículo, la sangre sale del corazón a través de la válvula aórtica, hacia la aorta y al cuerpo.

 

Síntomas y tipos de enfermedades

 

Enfermedad coronaria

La enfermedad de las arterias coronarias, también llamada la enfermedad coronaria o simplemente, enfermedad del corazón, es la que tiene una mayor incidencia en las afecciones del corazón.

La enfermedad coronaria es la arteriosclerosis de las arterias coronarias. La arteriosclerosis se produce cuando las arterias se obstruyen y se estrechan restringiendo el flujo de sangre al corazón. Sin un adecuado flujo sanguíneo de las arterias coronarias, el corazón se encuentra hambriento de oxígeno y nutrientes vitales que necesita para funcionar correctamente.

Las arterias coronarias son los vasos sanguíneos del corazón. Son suaves y elásticas, permitiendo que la sangre fluya libremente.

Antes de la adolescencia, la grasa puede empezar a depositarse en la paredes de los vasos sanguíneos. A medida que se envejece, la grasa continúa acumulándose. Esto causa un daño a las paredes de los vasos sanguíneos. En un intento de sanarse a sí mismo, los tejidos grasos liberan químicos que promuevan el proceso de curación, pero las paredes interiores de los vasos sanguíneos se vuelven pegajosas.

Luego, otras sustancias como proteínas y calcio que viajan en el torrente sanguíneo, comienzan a pegarse en el interior de las paredes de los vasos. La grasa y otras sustancias se combinan para formar un material denominado placa, que puede reducir el flujo de sangre en las arterias (arteriosclerosis).

Algunos depósitos de placa son duros en el exterior y suaves en el interior. Algunas placas son frágiles, lo que permite que se formen grietas donde se expone el suave interior graso. Cuando esto sucede, las plaquetas (partículas en forma de disco que ayudan a la coagulación de la sangre) llegan a la zona y coágulos de sangre se acumulan en la pared vascular lesionada. Esto hace que la arteria se estreche aún más. En ocasiones, el coágulo se rompe por sí mismo y se hace que se restablezca el suministro de sangre.

Con el tiempo, en el interior de las arterias se desarrollan placas de diferentes tamaños. Un estrechamiento de las arterias coronarias puede desarrollar nuevos vasos sanguíneos que van alrededor de la obstrucción para llevar la sangre al corazón. Sin embargo, en tiempos de aumento de ejercicio o de estrés, las nuevas arterias pueden no ser capaces de suministrar suficiente sangre rica en oxígeno al músculo cardiaco.

En otros casos, el coágulo sanguíneo puede bloquear totalmente el suministro de sangre al músculo del corazón, provocando lo que se llama un síndrome coronario agudo. Este es en realidad un nombre que se da a tres graves condiciones:

  • La angina inestable: puede ser aliviado con medicamentos orales, es inestable y puede volverse un ataque al corazón. Por lo general, un tratamiento o procedimiento médico más intenso es necesario para el tratamiento de este síndrome coronario agudo.
  • No elevación del segmento ST infarto de miocardio: Este ataque al corazón no causa cambios típicos en un electrocardiograma (ECG). Sin embargo, los marcadores químicos de la sangre indican que se ha producido un daño al músculo cardiaco.
  • Elevación del segmento ST infarto de miocardio: Este ataque al corazón es causado por un período prolongado de bloqueo en el suministro de sangre. Afecta a una amplia zona del músculo cardíaco y provoca cambios en el ECG, así como marcadores químicos en la sangre.

Algunas personas tienen síntomas que indican que pronto pueden desarrollar síndrome coronario agudo, otros pueden no tener síntomas hasta que algo ocurre, y aún otras no presentan síntoma alguno del síndrome coronario agudo.

 

Ritmo cardiaco anormal (arritmia)

Un latido irregular del corazón es una arritmia La frecuencia también puede ser irregular. Una frecuencia cardíaca normal es de 50 a 100 latidos por minuto. Arritmias y frecuencias anormales no necesariamente se producen juntas. Las arritmias se pueden presentar con una frecuencia cardiaca normal o con frecuencias lentas llamadas bradiarritmias  (menos de 60 latidos por minuto). También pueden ocurrir arritmias con una alta frecuencia cardiaca llamadas taquiarritmias (más de 100 latidos por minuto).

La arritmia puede ser causada por muchos factores diferentes, incluyendo:

Ritmos irregulares del corazón pueden ocurrir también en un estado saludable y normal del corazón.

 

Enfermedad de las válvulas del corazón

Esta enfermedad se produce cuando las válvulas del corazón no funcionan de la manera en que deberían.

Las válvulas se encuentran a la salida de cada una de las cuatro cámaras del corazón y mantienen un solo sentido en el flujo sanguíneo que pasa por él. Las cuatro válvulas del corazón se aseguran de que siempre la sangre fluya libremente hacia adelante en una dirección y que no hay fugas hacia atrás.

La sangre fluye de la aurícula derecha e izquierda hacía los ventrículos a través de la apertura de las válvulas mitral y tricúspide.

Cuando los ventrículos están llenos, las válvulas mitral y tricúspide se cierran. Esto evita que la sangre fluya hacia atrás a las aurículas, mientras que los ventrículos se contraen (aprietan).

Cuando los ventrículos comienzan a apretarse, las válvulas pulmonar y aórtica se ven obligadas a abrirse, permitiendo el paso de la sangre en la arteria pulmonar hacia los pulmones, la aorta, y el cuerpo.

Cuando los ventrículos terminan la contracción y comienzan a relajarse, las válvulas aórtica y pulmonar se cierran evitando el regreso de la sangre a los ventrículos

Este patrón se repite una y otra vez, causando la sangre fluya continuamente al corazón, los pulmones y el cuerpo.

Cuando una válvula no cierra correctamente y permite el paso de regreso de la sangre, se trata de una enfermedad valvular.

Existen varios tipos de enfermedad de las válvulas:

  • Estenosis valvular. Esto ocurre cuando en una válvula, su apertura es menor a lo normal debido a la rigidez. El reducido tamaño de la apertura puede hacer que el corazón trabaje muy duro para bombear la sangre a través de él. Esto puede conducir a insuficiencia cardíaca y otros síntomas. Las cuatro válvulas pueden ser estenóticas, de tal manera que podemos identificar estenosis tricúspide, estenosis pulmonar, estenosis mitral o estenosis aórtica.
  • Insuficiencia valvular. Ocurre cuando una válvula no se cierra herméticamente. Si las válvulas no sellan, pueden existir fugas de sangre hacia atrás a través de la válvula. Mientras la filtración empeora, el corazón tiene que trabajar más para compensar las fugas y menos sangre fluirá hacia el resto del cuerpo. Dependiendo de la válvula que se ve afectada, la condición se denomina rejurgitación tricúspide, pulmonar, rejurgitación, rejurgitación mitral o rejurgitación aórtica.
  • Válvula con enfermedad congénita. La mayoría de las veces afecta a la válvula aórtica o pulmonar. Las válvulas pueden tener el tamaño equivocado, presentar malformaciones o no estar vinculadas correctamente.
  • Válvula aórtica bicúspide. Es una enfermedad congénita enfermedad que afecta a la válvula aórtica. En lugar de la normal de tres cúspides o valvas sólo tiene dos. Sin la tercer valva, la válvula puede ser rígida (no puede abrir o cerrar adecuadamente) o con fugas (no puede cerrar herméticamente).
  • Enfermedad de válvula adquirida. Esto incluye todos los problemas que se desarrollan en las válvulas que fueron normales en algún momento. Estos pueden involucrar cambios en la estructura o la válvula debido a una variedad de enfermedades o infecciones, incluyendo la fiebre reumática o endocarditis.
  • La fiebre reumática es causada por una infección bacteriana no tratada (por lo general estreptococo en garganta). Afortunadamente, la introducción de los antibióticos para el tratamiento de esta infección ha reducido drásticamente el número de casos. La infección inicial usualmente ocurre en niños, pero los problemas asociados al corazón por la infección pueden no ser vistos hasta 20 o 40 años más tarde. En ese momento, las válvulas del corazón se inflaman, las valvas se juntan y se convierten en cicatrices rígidas que no permiten movimiento. Esto lleva a la rejurgitación mitral.
  • Endocarditis ocurre cuando los gérmenes, especialmente bacterias, entran en el torrente sanguíneo y atacan las válvulas del corazón provocando crecimientos, agujeros y cicatrices en las válvulas. Esto puede dar lugar a fugas en las válvulas. Los gérmenes que causan la endocarditis se introducen en la sangre durante procedimientos dentales, cirugía, el uso de drogas intravenosas o con infecciones graves. Las personas con enfermedad de válvulas (con excepción de prolapso de la válvula mitral sin rejurgitación o engrosamiento / filtraciones) tienen un mayor riesgo de desarrollar esta infección que es una amenaza para la vida.
  • Prolapso de la válvula mitral (MVP) es una condición que causa que las valvas se muevan de regreso a la aurícula izquierda del corazón durante la contracción. También, hace que el tejido de la válvula se vuelva anormal y elástico, causando que se presenten fugas. La condición rara vez causa síntomas y no suele requerir tratamiento.

Otras causas de la enfermedad de las válvulas incluyen: la enfermedad coronaria, infarto al miocardio, cardiomiopatía (enfermedad del músculo del corazón), sífilis (una enfermedad de transmisión sexual), la hipertensión, los aneurismas de aorta y enfermedades del tejido conectivo. Causas menos comunes incluyen tumores, algunos tipos de drogas y la radiación.

 

Algunos síntomas que se presentan con enfermedades de las válvulas son:

  • Falta de aliento y / o dificultad para mantenerlo. Esto puede notarse ya sea cuando se está activo (haciendo sus actividades diarias normales) o cuando se acuesta en la cama plana. Es posible que tenga que dormir apoyado en algunas almohadas para respirar mejor.
  • Debilidad o mareos. Se puede sentir demasiado débil para llevar a cabo sus actividades diarias normales. También pueden producirse mareos.
  • Molestias en el pecho. Puede sentir una presión o peso en el pecho con la actividad o cuando sale al aire frío.
  • Palpitaciones. Esto puede sentirse como un ritmo cardíaco rápido, latidos irregulares del corazón, latidos diferentes a los normales.
  • Hinchazón de los tobillos, pies o el abdomen. Esto se llama edema.
  • El rápido aumento de peso. Un aumento en el peso de medio a un kilogramo en un día es posible.

Los síntomas no siempre son proporcionales a la gravedad de la enfermedad de la válvula. Usted puede no tener síntomas en absoluto y tener una grave enfermedad de la válvula, lo que requiere tratamiento inmediato. O, como en el prolapso de la válvula mitral, puede tener síntomas graves, pero las pruebas pueden mostrar que la fuga de la válvula no es significativa.

Enfermedad: fibrilación auricular

Fibrilación auricular es un ritmo cardíaco irregular (arritmia), que se inicia en las partes superiores (aurículas) del corazón.

Normalmente, el corazón late en un fuerte y constante ritmo. En la fibrilación auricular, un problema con el sistema eléctrico del corazón causa que la aurícula tiemble o fibrile. El temblor altera el ritmo normal entre las aurículas y las partes inferiores (ventrículos) del corazón. Esto origina que los ventrículos se muevan a un mayor ritmo y sin que sea de manera regular.

La fibrilación auricular es peligroso porque aumenta el riesgo de infarto cerebral. Si el corazón no late fuertemente, la sangre puede acumularse o estancarse en las aurículas. Esta acumulación de sangre incrementa las probabilidades de que se formen coágulos. Si el corazón bombea un coágulo al torrente sanguíneo, éste puede viajar al cerebro y bloquear el flujo sanguíneo, causando un infarto cerebral. La fibrilación auricular también puede conducir a insuficiencia cardíaca o ataque al corazón.

Las condiciones que dañan del corazón o o presionan para causar fibrilación auricular incluyen:

La fibrilación auricular también puede ser causada por:

  • Otros problemas médicos, tales como la enfermedad pulmonar, neumonía, o un alto nivel de la tiroides (hipertiroidismo).
  • Cirugía cardíaca.
  • Alto consumo de alcohol. Tomar más de 3 bebidas al día durante muchos años puede provocar a largo plazo la fibrilación auricular. Beber una gran cantidad de alcohol en una misma ocasión (borracheras) también puede causar un episodio de fibrilación auricular.
  • El uso de estimulantes. Estos incluyen la cafeína, nicotina, medicamentos como los descongestionantes y drogas ilegales como la cocaína.

A veces los médicos no pueden encontrar la causa. Los médicos llaman a esto fibrilación auricular solitaria.

Los síntomas pueden incluir:

  • Sentirse mareado o aturdido.
  • Falta de aliento.
  • Sensación de debilidad y cansancio.
  • Una sensación de que el corazón late con fuerza, acelerado o golpeando (palpitaciones).
  • Una sensación de que el corazón está latiendo de manera desigual.
  • Dolor en el pecho (angina).
  • Desmayos.

La fibrilación auricular es frecuente, especialmente en los adultos mayores y es posible que no cause síntomas evidentes. Si usted tiene alguno de los síntomas mencionados, consulte a su médico. Diagnosticar y comenzar el tratamiento de la fibrilación auricular de inmediato le puede ayudar a evitar graves problemas.

La mejor manera de averiguar si usted tiene fibrilación auricular es tener mediante un electrocardiograma (ECG). Un electrocardiograma es una prueba que refleja los problemas con la actividad eléctrica del corazón.

También pueden realizarse tener pruebas de laboratorio, una radiografía de tórax y un ecocardiograma. Un ecocardiograma puede mostrar qué tan bien está bombeando su corazón, y si las válvulas están dañadas.

 

Muerte súbita cardiaca

Muerte súbita cardiaca (MSC) es una repentina e inesperada muerte provocada por la pérdida de la función cardíaca (paro cardiaco súbito). Es la principal causa de muerte natural y es responsable de la mitad de todas las muertes por enfermedades del corazón.

La MSC se produce con más frecuencia en los adultos a mediados de los años 30 hasta mediados de los 40, y afecta a los hombres dos veces más a menudo que a las mujeres. Es una situación rara en niños, afectando sólo de 1 a 2 por cada 100.000 cada año.

Un paro cardiaco súbito no es un ataque al corazón (infarto de miocardio), pero puede ocurrir durante un ataque al corazón. Los ataques al corazón ocurren cuando existe un bloqueo en una o más de las arterias del corazón, no permitiendo que el corazón reciba suficiente sangre rica en oxígeno. Si el oxígeno en la sangre no puede llegar al músculo cardíaco, el corazón se daña.

En contraste, un paro cardiaco súbito ocurre cuando por un mal funcionamiento del sistema eléctrico del corazón y de pronto se vuelve muy irregular. El corazón late peligrosamente rápido. Los ventrículos pueden palpitar o agitarse (fibrilación ventricular) y la sangre no ser entregada al cuerpo. En los primeros minutos, la mayor preocupación es que el flujo de sangre al cerebro se reduce de manera tan drástica que hará que la persona pierda la conciencia. La muerte es el resultado a menos que se inicia un tratamiento de emergencia inmediatamente.

El tratamiento de emergencia incluye la reanimación cardiopulmonar (RCP) y desfibrilación. La RCP es una técnica manual que utiliza repetitivas presiones sobre el pecho y respirándole en las vías áreas de la persona, lo que mantiene suficiente oxígeno y flujo de sangre al cerebro hasta que se restablezca el ritmo cardiaco con una descarga eléctrica en el pecho, un procedimiento llamado desfibrilación.

Algunas personas pueden experimentar un latido del corazón acelerado o pueden sentirse mareadas, alertando de que un ritmo cardíaco potencialmente peligroso ha comenzado. En más de la mitad de los casos, sin embargo, un paro cardiaco súbito ocurre sin presentar síntomas anteriores.

La mayoría de las muertes súbitas cardíacas son causadas por los ritmos anormales del corazón llamados arritmias. La arritmia más común que amenaza la vida es la fibrilación ventricular, que es una errático y desorganizado disparador de impulsos desde los ventrículos (las cámaras inferiores del corazón). Cuando esto ocurre, el corazón no puede bombear la sangre y la muerte se producirá en cuestión de minutos, si no se atiende.

Hay muchos factores que pueden aumentar el riesgo de paro cardiaco súbito y muerte súbita cardíaca, entre ellas las siguientes:

  • Un ataque al corazón anterior con una gran zona dañada (75 por ciento de los casos están vinculados a un ataque al corazón previo).
  • El riesgo es mayor durante los primeros seis meses después de un ataque al corazón.
  • Enfermedad arterial coronaria (80 por ciento de los casos de paro cardiaco súbito están vinculados con esta enfermedad).
  • Los factores de riesgo para enfermedad arterial coronaria incluyen el tabaquismo, antecedentes familiares de enfermedades cardiovasculares y el colesterol alto.

Otros factores de riesgo incluyen:

  • Fracción de eyección de menos de 40%, junto con taquicardia ventricular.
  • Episodio de paro cardiaco súbito anterior.
  • Historial familiar de paro cardiaco súbito o MSD.
  • Historial personal o familiar de ciertos ritmos cardíacos anormales, incluyendo síndrome de QT largo o corto, síndrome de Wolff-Parkinson-White, tasas cardiacas extremadamente bajas o bloqueo cardíaco.
  • Taquicardia ventricular o fibrilación ventricular después de un ataque al corazón.
  • Historia de defectos cardíacos congénitos o anomalías en los vasos sanguíneos.
  • Historia de síncope (episodios de desmayos por causa desconocida).
  • La insuficiencia cardíaca: una condición en la cual la potencia de bombeo del corazón es más débil de lo normal. Los pacientes con insuficiencia cardíaca tienen de 6 a 9 veces más probabilidades que la población en general a experimentar arritmias ventriculares que pueden conducir a paro cardiaco súbito.
  • Miocardiopatía dilatada (causa de la MSC en alrededor del 10 por ciento de los casos): una disminución en la capacidad del corazón para bombear
  • Miocardiopatía hipertrófica: un engrosamiento del músculo del corazón que afecta especialmente a los ventrículos.
  • Cambios significativos en los niveles sanguíneos de potasio y magnesio (el uso de diuréticos, por ejemplo), incluso si no hay enfermedad cardíaca subyacente.
  • La obesidad.
  • Diabetes.
  • El uso indebido de drogas recreativas.
  • Tomar medicamentos que son "pro-arrítmicos" puede aumentar el riesgo de arritmias que amenazan la vida.

 

 

 

Cardiopatía congénita

Cardiopatía congénita es un tipo de defecto o malformación en una o más estructuras del corazón o de los vasos sanguíneos que se produce antes del nacimiento.

Estos defectos se producen mientras se desarrolla el feto en el útero y afecta entre 8 y10 de cada 1000 niños.

Defectos cardíacos congénitos pueden producir síntomas al nacer, durante la infancia y, a veces, no los presenta hasta la edad adulta.

En la mayoría de las personas la causa de la cardiopatía congénita es desconocida. Sin embargo, hay algunos factores que se asocian con una mayor posibilidad de contraer enfermedades cardíacas congénitas. Estos factores de riesgo incluyen:

  • Anomalías genéticas o cromosómicas en el niño, tales como síndrome de Down.
  • Tomar ciertos medicamentos o abuso de alcohol o drogas durante el embarazo.
  • Infección viral materna, como la rubéola en el primer trimestre del embarazo.

El riesgo de tener un hijo con cardiopatía congénita es más alto si un padre o un hermano tiene algún defecto congénito del corazón - el riesgo aumenta de 8  a 16 por cada 1000 niños.

Los más comunes problemas del corazón congénitos incluyen:

  • Defectos en las válvulas cardiacas. Estrechamiento o estenosis de las válvulas o cierre completo que dificulta o impide el flujo de sangre hacia adelante. Otros defectos incluyen fugas en las válvulas que no cierran correctamente y permiten que la sangre se fugue hacia atrás.
  • Defectos en las paredes entre las aurículas y los ventrículos del corazón (defectos septal auricular / ventricular). Estos defectos permiten la mezcla anormal de sangre oxigenada y desoxigenada entre los lados izquierdo y derecho del corazón.
  • Alteraciones en el músculo cardíaco que pueden conducir a insuficiencia cardiaca.

Los defectos congénitos del corazón pueden ser diagnosticados antes del nacimiento, justo después del mismo, durante la infancia o hasta la edad adulta. Es posible tener algún defecto y no presentar síntomas en absoluto. En los adultos, si se presentan síntomas, pueden incluir:

  • Falta de aliento.
  • Capacidad limitada para hacer ejercicio.

La cardiopatía congénita es a menudo detectada cuando el médico escucha un sonido anormal del corazón o un soplo cardiaco.

Dependiendo del tipo de sonido o soplo que escuche el médico, puede ordenar la realización de estudios, tales como:

 

Cardiomiopatía

Cardiomiopatía o  enfermedad del músculo del corazón, es un tipo progresivo de enfermedad en el que el corazón está demasiado extendido, denso y / o rígido. Como resultado, la capacidad del músculo cardíaco para bombear sangre se debilita, a menudo causando la insuficiencia cardíaca y el regreso de la sangre a los pulmones o al resto del cuerpo. La enfermedad también puede causar ritmos cardiacos anormales.

Usualmente, la cardiomiopatía comienza en las cámaras inferiores del corazón (los ventrículos), pero en casos graves puede afectar también a las cámaras superiores o aurículas.

Hay tres tipos principales de cardiomiopatía:

  • Cardiomiopatía dilatada: es una condición en la que la capacidad del corazón para bombear sangre se reduce debido a que la principal cámara de bombeo, el ventrículo izquierdo, se amplía y debilita, lo que provoca una disminución de la fracción de eyección (la cantidad de sangre bombeada con cada latir del corazón). En algunos casos, impide que el corazón se relaje y se llene de sangre como debería. Con el tiempo, se pueden afectar las demás cámaras del corazón también.

Muchas personas con cardiomiopatía dilatada no tienen síntomas alguno o solamente algunos menores y viven una vida normal. Otras   personas desarrollan síntomas, que pueden progresar conforme la función cardiaca empeora.

Los síntomas pueden aparecer a cualquier edad y puede incluir:

1)       Dolor o presión en el pecho (por lo general se produce con el ejercicio o actividad física, pero también puede ocurrir con descanso o después de las comidas).
2)       Síntomas de insuficiencia cardiaca (dificultad para respirar y fatiga).
3)       Hinchazón de las extremidades inferiores.
4)       Fatiga (sentirse demasiado cansado).
5)       Aumento de peso.
6)       Desmayos (causados por condiciones tales como el ritmo cardíaco irregular, reacción anormal de los vasos sanguíneos durante el ejercicio o por ninguna causa aparente).
7)       Palpitaciones (latidos en el pecho debido a los ritmos anormales del corazón).
8)       Mareo o vértigo.
9)       Coágulos de sangre debido a que la sangre fluye más lentamente a través del cuerpo. Si un coágulo se desprende, puede ser llevado a los pulmones (embolia pulmonar), riñón (insuficiencia renal émbolos), al cerebro (embolia cerebral o un derrame cerebral) o las extremidades (embolia periférica).

La cardiomiopatía dilatada puede ser heredada, pero es principalmente causada por una variedad de otros factores, incluyendo:

1)       Grave enfermedad de las arterias coronarias
2)       Alcoholismo
3)       Enfermedad de la tiroides
4)       Diabetes
5)       Infecciones virales del corazón
6)       Anormalidades en las válvulas cardíacas
7)       Medicamentos que son tóxicos o que causan daños al corazón

En raras ocasiones, puede ocurrir en mujeres después del parto (cardiomiopatía post parto).

La mayoría de los casos de cardiomiopatía dilatada con idiopáticos (no se conoce una causa exacta). Cuando no hay causa conocida, la condición se denomina cardiomiopatía dilatada idiopática

  • Cardiomiopatía hipertrófica: se asocia con un engrosamiento del músculo cardíaco, con mayor frecuencia en el tabique entre los ventrículos, por debajo de la válvula aórtica. Esto conduce a una rigidez de las paredes del corazón y anomalías en la función normal en las válvulas aorta y mitral del corazón, que pueden obstaculizar el flujo de sangre al corazón.

Muchas personas no presentan síntomas o solamente síntomas menores y viven una vida normal. Otras personas desarrollan síntomas que progresan mientras que la función cardiaca empeora.

Los síntomas pueden aparecer a cualquier edad y pueden incluir:

1)       Dolor o presión en el pecho (por lo general se produce con el ejercicio o actividad física, pero también puede ocurrir con descanso o después de las comidas).
2)       Dificultad para respirar (disnea), especialmente con el esfuerzo.
3)       Fatiga (sentirse demasiado cansados).
4)       Desmayo (causado por ritmos irregulares del corazón, reacción anormal de los vasos sanguíneos durante el ejercicio) o por ninguna causa aparente).
5)       Palpitaciones (latidos en el pecho) debido a los ritmos anormales del corazón (arritmias), como la fibrilación auricular o taquicardia ventricular.
6)       La muerte súbita se presenta en un pequeño número de pacientes.

La cardiomiopatía hipertrófica puede presentarse por cuestiones hereditarias, pero la condición también puede ser adquirida como parte del envejecimiento o la presión sanguínea alta. En otros casos, la causa es desconocida.

  • Cardiomiopatía restrictiva: es la más rara forma de cardiomiopatía. Es una condición en la cual las paredes de las cámaras inferiores del corazón (los ventrículos) son anormalmente rígidos y presentan una  falta de flexibilidad a medida que los ventrículos se llenan de sangre.

El bombeo o la función sistólica del ventrículo puede ser normal, pero la función diastólica (la capacidad del corazón para llenar con sangre) es anormal. Por lo tanto, es más difícil para que los ventrículos se llenan de sangre, y con el tiempo, el corazón pierde la capacidad para bombear la sangre adecuadamente lo que lleva a la insuficiencia cardiaca.

Muchas personas con cardiomiopatía restrictiva no tienen síntomas o solamente síntomas menores, y viven una vida normal. Otras personas desarrollan síntomas, que progresan a medida que la función cardiaca empeora.

Los síntomas pueden aparecer a cualquier edad e incluir:

1)      Falta de aliento (en primera con el ejercicio, pero con el tiempo se produce en reposo).
2)      Fatiga.
3)      Incapacidad para hacer ejercicio.
4)      Hinchazón de las piernas y los pies
5)      Aumento de peso
6)      Náuseas, hinchazón y falta de apetito (relacionados con la retención de líquidos).
7)      Palpitaciones (latidos en el pecho debido a los ritmos anormales del corazón).

Algunos síntomas menos comunes:

1)      Desmayo (causado por ritmos irregulares del corazón, reacción anormal de los vasos sanguíneos durante el ejercicio, o por ninguna causa alguna aparente).
2)      Dolor o presión en el pecho (por lo general se produce con el ejercicio o actividad física, pero también puede ocurrir cuando está en reposo o después de las comidas).

Una cardiomiopatía restrictiva no es generalmente hereditaria y su causa es a menudo desconocida. Las causas conocidas incluyen:

1)      Acumulación de tejido cicatrizal (a menudo por razones desconocidas).
2)      Acumulación anormal de proteínas (amiloidosis) en el músculo cardíaco.
3)      Quimioterapia o la exposición a la radiación del pecho.
4)      Exceso de hierro (hemocromatosis), en el corazón.
5)      Otras enfermedades sistémicas (la sarcoidosis).

 

Percarditis

La enfermedad pericárdica, o pericarditis es la inflamación de cualquiera de las capas del pericardio. El pericardio es un saco  hecho de una membrana delgada fibrosa que rodea el corazón y se compone de:

  • Una capa interna (pericardio visceral) que envuelve todo el corazón.
  • Una capa exterior (pericardio parietal) que comprende el saco fibroso exterior.
  • Una capa media de líquido para evitar la fricción entre el pericardio parietal y el pericardio visceral.

Las causas de la pericarditis incluyen:

La pericarditis puede ser aguda (que se producen de repente) o crónica (de larga estadía).

Para algunas personas, no se pueden encontrar ninguna causa y no presentar síntomas.

Cuando están presentes los síntomas, pueden incluir:

  • Dolor en el pecho. Este dolor es distinto de la angina de pecho (dolor causado por enfermedad de la arteria coronaria). Puede ser agudo y localizado en el centro del pecho. El dolor puede ser difundido al cuello y hombros y en ocasiones a los brazos y la espalda. Puede hacerse peor cuando se está acostado, tose o traga y aliviarse al sentarse.
  • Fiebre de bajo grado.
  • Aumento de la frecuencia cardiaca.

Su médico puede diagnosticar la pericarditis basado en:

  • Los síntomas reportados
  • Electrocardiograma
  • Examen físico

 

Síndrome de Marfan

El síndrome de Marfan es una enfermedad hereditaria que afecta el tejido conectivo. El tejido conectivo es el tejido más abundante en el cuerpo y es un componente vital para apoyar los órganos del cuerpo. Su objetivo principal es mantener el cuerpo en conjunto y proporcionar un marco para el crecimiento y el desarrollo. Proporciona la fuerza y el apoyo a los tendones, cartílagos, válvulas cardíacas y muchas otras partes del cuerpo, así como la fuerza y elasticidad a los vasos sanguíneos.

Para las personas con síndrome de Marfan, la composición química del tejido conectivo no es normal y en consecuencia, no es tan fuerte como debería ser.

Dado que el tejido conectivo se encuentra por todo el cuerpo, el síndrome de Marfan puede afectar muchas partes incluyendo los huesos, los ojos, el corazón y los vasos sanguíneos, sistema nervioso, piel y pulmones.

El síndrome de Marfan es causado por un defecto en el gen que codifica la estructura de la fibrilina, las fibras elásticas y los principales componentes de un elemento esencial del tejido conectivo que parece contribuir a su fuerza y elasticidad.

En la mayoría de los casos, el síndrome de Marfan se hereda. El patrón se llama "autosómico dominante", lo que significa que se produce por igual en hombres y mujeres y puede ser heredado de un solo progenitor con la enfermedad. Las personas con síndrome de Marfan tienen un 50% de posibilidades de heredar la enfermedad a sus hijos. En casos raros, un defecto nuevo del gen se produce debido a una causa desconocida. El síndrome de Marfan, también se conoce como la expresión variable de un trastorno genético, ya que todas las personas con síndrome de Marfan tienen el mismo gen defectuoso, pero no todo el mundo experimenta los mismos síntomas en el mismo grado.

El síndrome de Marfan está presente desde el nacimiento. No obstante, la condición puede no ser diagnosticada hasta la adolescencia o edad adulta.

El síndrome de Marfan requiere un esquema de tratamiento individualizado que está en función de las necesidades del paciente. Algunas personas pueden no requerir ningún tipo de tratamiento, sólo un seguimiento regular con citas al médico. Otros pueden requerir medicamentos o cirugía. El enfoque depende de las estructuras afectadas y la gravedad.

 

Fuente: Equipo Hablemos de Salud