Foros Blog Libro de visitas Favoritos
Rate this Content 0 Votes

La epilepsia es un grupo de trastornos relacionados, caracterizados por una tendencia a convulsiones recurrentes. Existen diferentes tipos de epilepsia y convulsiones. Para el tratamiento de la epilepsia se prescriben fármacos que controlen las convulsiones,y rara vez es necesaria la cirugía.

Descripción

¿Qué son las convulsiones y qué es la epilepsia?

Las convulsiones son movimientos o comportamientos anormales debido a la inusual actividad eléctrica en el cerebro y son un síntoma de la epilepsia. Pero no todas las personas que presentan convulsiones tienen epilepsia. En contraste, la epilepsia es un grupo de trastornos relacionados caracterizados por una tendencia a presentar convulsiones de manera recurrente.

Las convulsiones no epilépticas (llamadas también pseudoconvulsiones) no están acompañados de actividad eléctrica anormal en el cerebro y pueden ser causada por problemas psicológicos o estrés. Este tipo de convulsión puede ser tratado con atención psiquiátrica.

Convulsiones provocadas son aquellas que se pueden producir como resultado del trauma, la baja de azúcar en la sangre (hipoglucemia), bajo sodio en sangre, fiebre alta o abuso de alcohol o drogas. Aquellas que se relacionan con la fiebre pueden producir convulsiones durante la infancia y los niños por lo general las superan a los 6 años. Después de una cuidadosa evaluación para estimar el riesgo de recurrencia, los pacientes que sufren un espisodio puede que no necesiten de tratamiento.

Trastorno convulsivo es un término general utilizado para describir cualquier condición en el cual las convulsiones pueden ser un síntoma. De hecho, el trastorno convulsivo es tan general que no es un término útil. Lamentablemente, el término “trastorno convulsivo” se usa a menudo para evitar utilizar el término epilepsia.

 

Síntomas

Casi cualquier tipo de comportamiento que ocurre repetidamente puede representar una convulsión y estas son el síntoma de la epilepsia. Los tipos de convulsiones son los siguientes:

  • Convulsiones generalizadas: Todas las zonas del cerebro (la corteza) están involucradas. Este tipo de convulsiones se conoce también como gran mal.
    • Para el observador, la persona que experimenta una convulsión puede llorar o hacer algún sonido, endurecer el cuerpo durante algunos segundos y a continuación, tener movimientos rítmicos de los brazos y las piernas. Con frecuencia, los movimientos rítmicos comienzan a disminuir en intensidad antes de detenerse.
    • Los ojos están abiertos.
    • La persona puede parecer no estar respirando. La persona a menudo comienza a  respirar profundamente después de un episodio.
    • El retorno a la conciencia es gradual y debe ocurrir dentro de unos momentos.
    • La pérdida de orina es común.
    • A menudo, la gente se confunde brevemente después de una convulsión generalizada.

  • Convulsiones parciales o focales: Sólo una parte del cerebro está involucrada, por lo que sólo una parte del cuerpo es afectada. Dependiendo de la parte del cerebro que tenga actividad eléctrica anormal, los síntomas pueden variar.
    • Si la parte del cerebro que controla el movimiento de la mano es el que se trata, por ejemplo, tal vez sólo la mano puede mostrar movimientos rítmicos o sacudidas.
    • Si otras áreas del cerebro están involucradas, los síntomas pueden incluir sensaciones extrañas o pequeños movimientos repetitivos en el labio o cachetes.
    • A veces la persona con convulsiones parciales parece aturdido o confundido. Esto puede tratarse de una convulsión parcial compleja. El término complejo es utilizado por los médicos para describir a una persona que está entre la total alerta o la total inconciencia.

 

  • La ausencia o convulsiones petit mal: Estos son más comunes en la infancia.
    • El deterioro de la conciencia está presente con la persona a menudo mirando inexpresivamente.
    • Repetitivos parpadeo u otro tipo de pequeños movimientos pueden presentarse.
    • Normalmente, estas convulsiones son breves con una duración de apenas unos segundos. Algunas personas pueden tener muchos de estos en un día.
    • Existen otros tipos de convulsiones especialmente en niños muy pequeños.

 

Tipos de epilepsia

Tipos de epilepsia

Epilepsia Generalizada

Epilepsia parcial

Idiopática (causas genéticas)

Ausencia de epilepsia infantil
Epilepsia mioclónica juvenil
La epilepsia con convulsiones gran mal

Epilepsia focal benigna de la infancia

Sintomático (causa desconocida) o criptogénica (causa desconocida)

Síndrome West
Síndrome de Lennox-Gastaut
Otros

Epilepsia del lóbulo temporal
Epilepsia del lóbulo frontal Otros

Tipo 1: epilepsia generalizada idiopática

En la epilepsia generalizada idiopática, a menudo, existe una historia familiar de epilepsia. Este tipo de epilepsia tiende a aparecer durante la infancia o la adolescencia, aunque es posible que no se diagnostique sino hasta la edad adulta. En este tipo de epilepsia, no se han identificado anormalidades del sistema nervioso (el cerebro o la médula espinal) salvo las convulsiones hasta el momento. El cerebro es estructuralmente normal en el estudio de exploración de imágenes por resonancia magnética (RM).

Las personas con epilepsia generalizada idiopática tienen una inteligencia normal y los resultados del examen neurológico y del cerebro en la RM son generalmente normales. Los resultados del electroencefalograma (EEG - una prueba que mide los impulsos eléctricos en el cerebro) pueden mostrar descargas epilépticas que afecten a todo el cerebro (las denominadas descargas generalizadas).

Los tipos de crisis que afectan a los pacientes con epilepsia generalizada idiopática pueden incluir:

  • Convulsiones mioclónicas (repentinas y de muy corta duración, sacudidas de las extremidades)
  • Convulsiones de ausencia
  • Convulsiones generalizadas tónico-clónicas (convulsiones gran mal)

La epilepsia idiopática generalizada normalmente se trata con medicamentos.

Tipo 2: la epilepsia parcial idiopática

La epilepsia parcial idiopática comienza en la infancia (entre los 5 y 8 años) y puede tener un historial familiar. También conocido como epilepsia focal benigna de la infancia, es considerado uno de los tipos más leves de la epilepsia. Casi siempre es superado en la pubertad y no se diagnostica en adultos.

Las convulsiones tienden a ocurrir durante el sueño y son más a menudo convulsiones parciales simples que implican la cara y secundariamente convulsiones generalizadas (gran mal). Los resultados del EEG son típicamente de diagnóstico, los pacientes con este tipo de epilepsia presentan patrones de ondas cerebrales muy específicos.

Tipo 3: Epilepsia generalizada sintomática

Este tipo de epilepsia es causado por daño cerebral generalizado. Lesiones durante el parto es la causa más común de epilepsia generalizada sintomática. Además de las convulsiones, estos pacientes suelen tener otros problemas neurológicos como retraso mental o parálisis cerebral. Específicamente, las enfermedades cerebrales hereditarias como la adrenoleucodistrofia (ADL) o infecciones del cerebro (como la meningitis y encefalitis) también pueden causar epilepsia generalizada sintomática. Cuando la causa de la epilepsia generalizada sintomática no puede ser identificada, el trastorno puede ser denominado epilepsia criptogénica. Esta,  incluye diferentes subtipos de epilepsias, siendo el tipo más conocido el síndrome de Lennox-Gastaut.

Varios tipos de convulsiones (crisis tónico-clónica generalizada, tónica, mioclónica, tónico, y convulsiones de ausencia) son comunes en estos pacientes y pueden ser difícil de controlar.

Tipo 4: La epilepsia parcial sintomática

La epilepsia parcial sintomática, es el tipo más común de epilepsia el cual, normalemente, se inicia en la edad adulta pero llega a producirse con frecuencia en los niños. Este tipo de epilepsia es causada por una anormalidad localizada en el cerebro que puede ser el resultado de los infartos cerebrovasculares, tumores, traumatismos, anomalías cerebrales congénitas (presentes al nacer), cicatrices o "esclerosis" de tejido cerebral, quistes o infecciones.

A veces, estas alteraciones del cerebro pueden verse en exploraciones de imágenes de resonancia magnética (MRI), pero a menudo no pueden ser identificados a pesar de reiterados intentos, ya que son de tamaño microscópico.

Este tipo de epilepsia puede ser tratada con éxito con cirugía, la cual tiene por objeto eliminar la zona anormal del cerebro sin comprometer la función del resto. La cirugía tiene éxito en un gran número de pacientes con epilepsia, para los que no han tenido resultados positivos múltiples medicamentos anticonvulsivos (por lo menos 2 o 3) y que tienen lesiones identificables. Estos pacientes deben ser sometidos a una pre-evaluación en centros especializados de la epilepsia para tener un panorama completo.

 

Fuente: Equipo Hablemos de Salud

 

 

 

  

 



Site Map | © 2010 - 2014 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.