Foros Blog Libro de visitas Favoritos

La presión arterial juega un papel vital en el funcionamiento del cuerpo. Gracias a ella llegan los nutrientes a todas las células, lo cual permite que se lleven a cabo innumerables procesos en el organismo. Tanto la hipertensión como la hipotensión alteran esos procesos. La primera se refiere a las altas cifras de presión arterial, lo cual altera el sistema circulatorio, mientras que la segunda se caracteriza por bajas cifras de tensión arterial, lo cual conlleva a sufrir mareos, cansancio excesivo y hasta pérdida de conciencia.


Malo cuando sube, malo cuando baja
La hipertensión y la hipotensión son dos trastornos distintos que generan complicaciones diferentes. Mientras que una duplica las posibilidades de enfermedad cardiovascular, la otra lleva al individuo a sufrir un estado de shock que pone en serio peligro la vida.

Existen tres tipos de hipotensión:

Hipotensión esencial o primaria: Su causa es desconocida
Hipotensión secundaria: Puede deberse a varias causas, entre las que destacan medicamentos, tratamientos para la hipertensión o enfermedad coronaria, diuréticos, algunos antidepresivos y alcohol, entre otros.
Hipotensión postural: Consiste en mareo, o incluso pérdida muy frecuente de conciencia, que ocurre al ponerse de pie rápidamente desde una posición sentada. Es más frecuente tras estar mucho tiempo al sol, o tras un ayuno prolongado.

Como sabes, la presión sanguínea cambia de una persona a otra y también es distinta durante el día. Lo que determina que una persona sufra hipertensión o hipotensión es que su presión está fuera del rango que médicamente se considera normal. La mayoría de las presiones sanguíneas normales están en el rango de 90/60 mmHg a 130/80 mmHg, pero un cambio significativo, incluso de sólo 20 mmHg, puede causar problemas.


Signos de cuidado
Cuando la presión baja demasiado, las personas pueden experimentar ciertos síntomas como:

Aturdimiento
Mareos
Debilidad
Confusión
Visión borrosa
Desmayo o breve pérdida de conciencia (síncope)
Pérdida de la conciencia


¿Puede la nutrición desencadenar hipotensión?
Lo que comemos puede afectar gran parte de los procesos de nuestro cuerpo, en el caso de presión baja, el azúcar en sangre puede jugar un papel determinante, por ello no hay que estar más de cinco horas sin comer. Además del desayuno, almuerzo y cena es necesario tomar dos colaciones una a media mañana y otra entre la comida y la cena. Además, hay que vigilar que no tomemos demasiados dulces y que no nos falten proteínas en la dieta. Muchas mujeres hipotensas tienen muy bajos los niveles de hierro debido a que su menstruación es muy abundante. En casos como estos, pueden ser útiles los complementos alimenticios, pero siempre bajo la prescripción de un médico.

<

Fuente: Departamento de Comunicación y Contenido, TodoEnSalud.org

 



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.