Foros Blog Libro de visitas Favoritos
Rate this Content 2 Votes

Introducción

Los síntomas de la esquizofrenia incluyen alucinaciones y pensamientos distorsionados. Por lo general comienza en la edad adulta temprana. La esquizofrenia también puede causar el sentir miedo y un estado paranoico. Para hacer un diagnóstico de esquizofrenia, un psiquiatra evalúa síntomas, pruebas, así como el historial médico y prescribe medicamentos y posiblemente psicoterapia para el tratamiento propio de la esquizofrenia.

Descripción

La esquizofrenia es un trastorno cerebral que distorsiona la forma en que una persona piensa, actúa, expresa emociones, percibe la realidad y se relaciona con los demás. Las personas con esquizofrenia, la cual es la mayor de las enfermedades mentales crónicas y discapacitantes ,a menudo tienen problemas de funcionamiento en la sociedad, en el trabajo, en la escuela y en las relaciones. La esquizofrenia puede dejar a su víctima asustada y retraída. Se trata de una enfermedad de por vida que no se puede curar, pero generalmente se puede controlar con el tratamiento adecuado.

Contrariamente a la creencia popular, la esquizofrenia no es una personalidad dividida. La esquizofrenia es un tipo de psicosis, un tipo de enfermedad mental en la que una persona no puede diferenciar lo que es real y lo imaginario. En ocasiones, las personas con trastornos psicóticos pierden el contacto con la realidad. El mundo puede parecer un revoltijo confuso de pensamientos, imágenes y sonidos. El comportamiento de las personas con esquizofrenia puede ser muy extraño e incluso escandaloso. Un cambio súbito en la personalidad y la conducta, que ocurre cuando las personas pierden el contacto con la realidad, se llama un episodio psicótico.

La esquizofrenia varía en severidad de persona a persona. Algunas personas tienen sólo un episodio psicótico, mientras que otros tienen muchos episodios durante toda su vida, pero llevan vidas relativamente normales entre  cada uno de los episodios. Los síntomas de la esquizofrenia parecen empeorar y mejorar en ciclos conocidos como recaídas y remisiones.

La causa exacta de la esquizofrenia no se conoce todavía. Se sabe sin embargo, que la esquizofrenia - como el cáncer y la diabetes - es una enfermedad con una base biológica. No es el resultado de la mala crianza de los hijos o de debilidad personal. Los investigadores han descubierto una serie de factores que parecen desempeñar un papel en el desarrollo de la esquizofrenia, entre ellos:

  • Genético (hereditario): La esquizofrenia tiende a ser hereditaria, lo que significa que la probabilidad de desarrollar esquizofrenia puede ser transmitidas de padres a sus hijos.
  • Química cerebral: personas con esquizofrenia pueden tener un desequilibrio de ciertas sustancias químicas en el cerebro. Pueden ser muy sensibles a producir demasiado de una sustancia química llamada dopamina. La dopamina es un neurotransmisor, una sustancia que ayuda a las células nerviosas del cerebro a enviar mensajes entre si. Un desequilibrio de la dopamina afecta la forma en que el cerebro reacciona a ciertos estímulos como sonidos, olores, y lugares de interés y puede dar lugar a alucinaciones y delirios.
  • Anormalidad cerebral: la investigación reciente ha encontrado una estructura y función anormal del cerebro en personas con esquizofrenia. Sin embargo, este tipo de anormalidad no ocurre en todos los esquizofrénicos y puede ocurrir en personas sin la enfermedad.
  • Factores ambientales: La evidencia sugiere que ciertos factores ambientales, tales como una infección viral, las interacciones sociales pobres, o situaciones altamente estresantes, pueden desencadenar la esquizofrenia en personas que han heredado la predisposición a desarrollar el trastorno. La esquizofrenia surge con más frecuencia cuando el cuerpo está experimentando cambios hormonales y físicos, como los que ocurren durante la adolescencia y edad temprana adulta.

La cultura popular, libros y películas a menudo muestran a las personas con esquizofrenia y otras enfermedades mentales como peligrosos y violentas. Esto no es siempre cierto. La mayoría de las personas con esquizofrenia no son violentas. Generalmente, prefieren retirarse y estar solas. En algunos casos, sin embargo, las personas con enfermedad mental, que también abusan del alcohol o las drogas pueden verse envueltos en comportamientos violentos o peligrosos.

Por otra parte, las personas con esquizofrenia pueden ser un peligro para sí mismos. El suicidio es la causa número uno de muerte prematura entre las personas con esquizofrenia.

Con el tratamiento adecuado, la mayoría de las personas con esquizofrenia pueden llevar una vida satisfactoria y productiva. Son capaces de vivir con sus familias o en el seno de la comunidad en lugar de permanecer en instituciones psiquiátricas de largo plazo.

Las investigaciones en curso sobre el cerebro y cómo se desarrollan los trastornos cerebrales, probablemente conducirán a una mayor eficacia en los medicamentos con menos efectos secundarios.

No se conoce ninguna forma de evitar la esquizofrenia. Sin embargo, el diagnóstico temprano y el tratamiento puede ayudar a evitar o reducir las recaídas y las hospitalizaciones frecuentes, y ayudar a disminuir la interrupción de la vida de la persona, en familia y amistades.

Algunas definiciones útiles en la comprensión de la esquizofrenia son los siguientes:

  • Psicosis: se define como el estar fuera de contacto con la realidad. Durante esta fase, pueden experimentar delirios o alucinaciones prominentes. Las personas con psicosis no son conscientes de que lo que están experimentando o algunas de las cosas que creen, no son reales. La psicosis es una característica prominente de la esquizofrenia, pero no es exclusivo de esta enfermedad.
  • Esquizoide: Este término se usa a menudo para describir un trastorno de la personalidad caracterizado por la casi total falta de interés en las relaciones sociales y una gama limitada de expresiones de emociones en cuestiones interpersonales, haciendo parecer que una persona con este trastorno es frío y distante.
  • Esquizotípico: Este término define un trastorno de la personalidad más grave, caracterizado por una muy marcada incomodidad con las relaciones de proximidad, así como alteraciones de la percepción y conductas bizarras, haciendo que las personas con esquizofrenia parezcan extraños y excéntricos debido a manierismos inusuales.
  • Alucinaciones: Una persona con esquizofrenia puede tener fuertes sensaciones de objetos o acontecimientos que son sólo reales para ellos. Estos pueden ser a través de cosas que ellos creen firmemente ver, oír, oler, degustar, o tocar. Las alucinaciones no tienen una fuente externa, y son a veces descritos como que "su mente les juega trucos o bromas".
  • Ilusión: Una ilusión es una percepción errónea proveniente de un estímulo externo real. Por ejemplo, una ilusión visual podría ver una sombra y malinterpretarla como una persona. Las palabras "ilusión" y "alucinaciones" a veces se confunden entre sí.
  • Delirio: Una persona con un delirio tiene una fuerte creencia acerca de algo a pesar de tener evidencia de que la creencia es falsa. Por ejemplo, una persona puede escuchar una radio y creer que la radio está dando un mensaje codificado sobre una invasión extraterrestre. Todas las otras personas que escuchan el mismo programa de radio escicharán, por ejemplo, un reportaje sobre el trabajo de reparación de carreteras que tienen lugar en la zona.

 

Sínotmas

Por lo general, con la esquizofrenia, el mundo interior de la persona y el comportamiento cambian notablemente. Los cambios de comportamiento pueden incluir los siguientes:

  • Socialmente
  • Despersonalización (intensa ansiedad y una sensación de irrealidad)
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida de higiene
  • Delirios
  • Alucinaciones (por ejemplo, oír cosas que realmente no existen)
  • El sentirse controlado por fuerzas externas

Una persona con esquizofrenia puede no tener la apariencia de estar enfermo. En otros casos, la enfermedad puede ser más evidente causando comportamientos extraños. Por ejemplo, una persona con esquizofrenia pueden vestir papel de aluminio en la creencia de que pondrá fin a uno de los pensamientos que emite y como protección contra ondas maliciosas que entran en el cerebro.

Las personas con esquizofrenia varían mucho su comportamiento en su lucha con una enfermedad que va más allá de su control. En las fases activas, los afectados pueden hacer frases ilógicas o reaccionar con ira o violencia incontrolada ante algo que perciban como amenaza. Las personas con esquizofrenia también pueden experimentar fases relativamente pasivas de la enfermedad, en las que se presenta una falta de personalidad, de movimiento y de emoción. Las personas con esquizofrenia pueden alternar en ambos extremos. Su comportamiento puede ser o no ser predecible.

A fin de comprender mejor la esquizofrenia, constantemente se agrupan los síntomas. Así, las personas con esquizofrenia pueden experimentar síntomas que pueden agruparse en las siguientes categorías:

  • Síntomas positivos. Oír voces, desconfianza, sensación de bajo vigilancia constante, delirios, o la realización de palabras sin sentido (neologismos).
  • Síntomas negativos. Retraimiento social, dificultad en la expresión de emociones (en casos extremos llamado afecto mitigado), dificultad en el cuidado de sí mismos, incapacidad para sentir placer (Estos síntomas causan graves deterioros y se confunden a menudo con la pereza.)
  • Síntomas cognitivos. Dificultades para poner atención y para procesar información en la comprensión del medio ambiente, y para recordar tareas simples
  • Síntomas afectivos o de estado de ánimo. En particular la depresión, con una muy alta tasa de intento de suicidio en personas que sufren de esquizofrenia

Tipos

Los tipos de esquizofrenia son los siguientes:

  • Esquizofrenia paranoide: se caracteriza por delirios y alucinaciones auditivas, pero existe un funcionamiento intelectual relativamente normal así como de expresión de afecto. Los delirios pueden ser frecuentemente acerca de ser perseguido injustamente o ser alguna otra persona que es famosa. People with paranoid-type schizophrenia can exhibit anger, aloofness, anxiety, and argumentativeness. Las personas con esquizofrenia de tipo paranoico puede exhibir enojo, hurañía y ansiedad.
  • Esquizofrenia de tipo desorganizado: se caracteriza por un discurso y comportamiento desorganizado o difícil de entender y con una emotividad muy baja o inapropiada. Las personas con este tipo de esquizofrenia pueden reírse del cambio del color de un semáforo o de algo que no está estrechamente relacionado con lo que están diciendo o haciendo. Su comportamiento desorganizado puede perturbar las actividades normales, tales como ducharse, vestirse, y la preparación de las comidas.
  • Esquizofrenia de tipo catatónico se caracteriza por alteraciones del movimiento. Las personas con esquizofrenia de este tipo pueden mantenerse completamente inmóviles o moverse por todo el lugar. Pueden no decir nada durante horas, o pueden repetir lo que dicen o hacen sin sentido. De cualquier manera, el comportamiento de estas personas las pone en una situación de alto riesgo, ya que perjudica su capacidad para cuidar de sí mismos.
  • Esquizofrenia indiferenciada: se caracteriza por algunos de los síntomas observados en todos estos tipos, pero sin enfatizar de manera suficiente en alguno de ellos para poder encasillarla en alguno.
  • Esquizofrenia residual: se caracteriza por una historia de al menos un episodio de esquizofrenia, pero la persona no tiene síntomas positivos (delirios, alucinaciones, discurso o comportamiento desorganizado). Esto puede representar una transición entre un verdadero episodio y la remisión completa, o puede continuar durante años sin ningún tipo de episodio psicótico.