Foros Blog Libro de visitas Favoritos

Se trata del primer análisis a gran escala para determinar si los fármacos como Zometa, que forman parte de una categoría conocida como bifosfonatos, ayudan a reducir la reaparición del cáncer. "Estoy convencido de que va a cambiar el panorama", dijo Gnant, durante la reunión de la Asociación Estadounidense de Oncología Clínica celebrada en Chicago. Zometa suele recetarse para fortalecer los huesos de pacientes con cáncer de pecho cuyos tumores se han extendido a los huesos.

Gnant y su equipo estudiaron a 1.803 mujeres pre-menopáusicas, a las que se había prescrito hormonas sintéticas para reducir el nivel de estrógenos en la sangre y evitar así que el cáncer se extendiese más rápidamente. Las mujeres recibieron también uno o dos tipos de antiestrógenos. Los investigadores también recetaron Zometa para frenar la pérdida de masa ósea, lo que parece haber interferido en el avance de la enfermedad, algo que ya se había constatado en estudios más reducidos. No está claro todavía cómo ayuda el fármaco a reducir que el cáncer se extienda. De las mujeres a las que se prescribió Zometa 16 murieron, frente a los 26 fallecimientos que se produjeron en las que no tomaban el medicamento, una tendencia que los médicos consideran alentadora.


Fuente: EFE



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.