Foros Blog Libro de visitas Favoritos

Lido Coronado
Si la visita al médico es para muchos hombres un asunto engorroso, acudir al urólogo es aventura de los más osados, pues por tratarse del área genital no cualquiera está dispuesto a la inspección del facultativo. Si ese miedo se guardara por un momento, muchos problemas de salud se atenderían en etapas tempranas.
Tanto el urólogo -especialista médico en los padecimientos del tracto urinario-como el proctólogo (hace lo propio con las enfermedades que aluden al recto), son vistos por la mayoría de los hombres con mucha distancia, quienes por su condición machista inconscientemente dejan pasar tiempo valioso antes de recibir la atención del facultativo y resolver problemas que pueden tener consecuencias graves.
"Por fortuna -indica el Dr. Serafín Delgado Gallardo, jefe de Radioterapia del Centro Médico Nacional Siglo XXI, en nuestros días la juventud tiene más conciencia de atenderse oportunamente y acude a recibir ayuda cuando es más fácil emprender acciones que puedan controlar o erradicar problemas de cáncer, por ejemplo".
El especialista ahonda en el ejemplo y señala que afecciones en próstata y testículos se reconocen actualmente en mayor número entre la población joven (entre 20 y 30 años de edad), a diferencia de otros tiempos, en que el mal era detectado cuando había muy poco que hacer para remediarlo.
Es por ello que es fundamental saber cuáles son los padecimientos más recurrentes que atiende el urólogo, primer paso para hacer conciencia y acudir a una revisión que puede evitar muchos sinsabores.
Próstata
Estadísticas al respecto señalan que el cáncer de próstata es el segundo en frecuencia entre los mexicanos mayores de 40 años. Cerca de esa edad pueden presentarse problemas al momento de orinar (dificultad y dolor para hacerlo), sensación de que se ha concluido y el deseo impetuoso de ir al baño nuevamente después de unos minutos, así como falta de control de los esfínteres para contener dichos requerimientos.
Es recomendable que los hombres se practiquen examen de próstata a partir de los 40 años, y a partir de esta edad anualmente, pues cuando se establece un diagnóstico oportuno, el tratamiento para alguna afección es efectivo hasta en 90% de los casos. La revisión que realiza el urólogo se basa en examen rectal, en el que se palpa el tamaño de la próstata introduciendo un dedo por el ano, con lo que se puede verificar si existen estructuras anormales o inflamación.
Infecciones urinarias
Síntomas como urgencia para orinar y hacerlo con frecuencia (llamado polaquiuria), así como dolor y ardor, son frecuentes en quienes sufren infecciones en las vías urinarias. Su origen se ubica en las bacterias que llegan al sistema, siendo la más recurrente la Escherichia coli, habitante normal del intestino.






Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.