Foros Blog Libro de visitas Favoritos

Carbohidratos
Su función principal es la de proporcionar energía al organismo. Las células los utilizan como combustible para mantener funcionando todos tus órganos y para que puedas realizar todas tus actividades. Existen dos tipos de carbohidratos:

Los simples, que son de rápida digestión y te brindan energía inmediata. Su consumo debe ser reducido, ya que la energía sería excesiva y puede almacenarse provocando aumento de peso. Entre estos se encuentran los chocolates, mermeladas, jaleas, etc.

Los complejos, que tienen cadenas más largas de moléculas, lo que hace que su sabor no sea dulce y su digestión sea menos rápida que los simples. Estos deben ser el 60% del total de tus alimentos diarios. Entre estos están el pan, los cereales, las pastas, las tortillas, la papa, etc. Es mejor si buscas estos productos en presentación integral, puesto que la fibra ayuda a mejorar la digestión.


Proteínas
Su función principal es reparar y construir estructuras llamadas aminoácidos, los cuales constituyen todos los tejidos de los músculos, la piel y las uñas. Las proteínas pueden ser de origen animal (presentes en las carnes, pescado, aves, huevos y productos lácteos) o vegetal (frutos secos, soya, champiñones, cereales). Las de origen animal contienen mayor cantidad y diversidad de aminoácidos, por lo que su valor nutritivo es mayor a las vegetales, sin embargo, son más difíciles de digerir.


Grasas o lípidos
Junto con los carbohidratos, son las principales fuentes de energía. Cuando no se utilizan, al igual que los hidratos de carbono, se almacenan, provocando un aumento de peso.

Hay dos tipos de grasas:

Las grasas saturadas, también llamadas grasas malas, son más difíciles de unirse a otros compuestos y por esto es difícil que sus moléculas se separen. Ejemplo de esto son el tocino y la mantequilla.

Las grasas insaturadas son las saludables ya que son de origen vegetal. Se encuentran en el aceite de oliva, de soya y de girasol, entre otros. En el pescado también podemos encontrar grasas buenas, como los ácidos grasos Omega-3 y Omega-6.


Vitaminas
Son sustancias que, en cantidades muy pequeñas, son necesarias para el organismo. Su función es participar en diversas reacciones químicas del organismo y ayudar a que aproveche los elementos suministrados por los alimentos. Hay trece vitaminas en total, las liposolubles (A,D,E,K) que se disuelven en grasas y aceites y las hidrosolubles (C y el complejo B) que se disuelven en agua. Las vitaminas las encontramos principalmente en las frutas, como la fresa, la naranja y la cereza.


Minerales
Al igual que las vitaminas, actúan en el metabolismo y son esenciales para su buen funcionamiento, aunque también en pocas proporciones. Asimismo, forman parte de estructuras corporales, como en el caso del calcio y el fósforo en los huesos. Los minerales se pueden encontrar también en las frutas y en los lácteos.


Agua
Aunque el agua no está contemplada dentro de los grupos nutrimentales, es importante mencionar lo necesario que es para el buen funcionamiento del cuerpo, ya que constituye el 65 % del peso corporal. Funciona como transporte y disolvente de muchas sustancias, tanto las nutritivas como las de desecho. Da flexibilidad y elasticidad a los tendones, ligamentos y cartílagos, actuando como lubricante y amortiguador.
Así que ahora que ya sabes cuáles son los diferentes grupos nutricionales, te invitamos a que consultes el artículo de la Pirámide nutricional para que sepas cómo consumirlos y así, llevar una dieta equilibrada.

Fuente: Departamento de Comunicación y Contenido; TodoEnSalud