Foros Blog Libro de visitas Favoritos

Con ellos, se eleva a 16 el número de genes implicados en la aparición de la diabetes tipo 2. El riesgo de sufrir la diabetes más común, la de tipo 2 o de adulto, aumenta con unos hábitos de vida poco saludables; pero esta enfermedad también tiene una base genética. Cerca de un centenar de científicos de más de 40 centros de Europa y Estados Unidos han identificado seis nuevos genes relacionados con la patología, según un estudio que publica la revista "Nature Genetics". Los investigadores utilizaron información genética de más de 70.000 personas para descubrir los nuevos genes.

Con ellos, se eleva a 16 el número de genes implicados en la aparición de la diabetes tipo 2. Ninguna de las variantes genéticas detectadas en esta investigación se había relacionado antes con la enfermedad. Aunque uno de los genes descubiertos -JAZF1- tiene vinculación con el cáncer de próstata. Por eso, se piensa que la diabetes y la glándula masculina podrían estar más relacionadas de lo que se pensaba. Estos 16 genes son "la mayor esperanza para desarrollar una nueva generación de tratamientos más dirigidos", asegura Francis S. Collins, coautor del estudio y director del Instituto Nacional para la Investigación del Genoma Humano. El conocimiento genético de la enfermedad también ofrece la oportunidad de desarrollar un test genético que permita identificar a las personas con mayores posibilidades de padecerla.

Los enfermos de diabetes tipo 2 no suelen necesitar inyecciones de insulina para vivir, como les ocurre a los del tipo 1 o juvenil. Producen insulina, aunque ésta no se utiliza de manera eficaz. La insulina encuentra una resistencia para ejercer sus funciones en el organismo, y los niveles de azúcar en sangre aumentan peligrosamente. Los afectados tienen cifras elevadas de glucosa que, de no corregirse con unos hábitos sanos y con medicación, pueden causar graves problemas de salud, como pérdida de visión, fallo renal o problemas cardiovasculares. Aunque siempre ha sido una enfermedad típica de adultos, el aumento de peso de los niños en las zonas más desarrolladas del planeta está haciendo que empiecen a darse también casos de diabetes tipo 2 en menores de edad. Los expertos afirman que cuando se identifiquen todas las variantes implicadas en la aparición de la patología, el riesgo de padecerla se podría repartir casi a partes iguales entre los hábitos de vida poco saludables y genes como los identificados.

Fuente: blogs.periodistadigital.com

 



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.