Foros Blog Libro de visitas Favoritos

Los bebés hacen algunos sonidos que muchas veces asustan a algunos padres. El hipo es uno de ellos. El "hip hip" parece que está molestando e incomodando a tu pequeño y frágil bebé. Sin embargo, lo que parece un fastidio en realidad no lo es. El bebé no siente dolor ni molestia alguna cuando tiene hipo.
Los hipos son muy comunes. Según algunos estudios, un 80% de los bebés recién nacidos llegan a experimentarlo. Son inofensivos y no requiere tratamiento ni demasiada atención. De la misma forma repentina que aparece el hipo, se desaparece. Su frecuencia va disminuyendo a partir de los seis meses de edad del bebé.


Cómo aparece el hipo
En la mayoría de las veces el hipo es causado por la inmadurez del sistema nervioso que, por la falta de un control adecuado, provoca contracciones, repentinas e irregulares, del diafragma. Los músculos de la respiración (los que separan el tórax del abdomen) se fortalecen e intentan funcionar en armonía. En razón de eso, cualquier cosa que irrite el diafragma hará con que el músculo tenga espasmos repetitivos, a lo que llamamos hipo. El diafragma puede sufrir alteración por una ingestión excesiva de alimentos, por un sorbo rápido, por tragar aire, o incluso por algún cambio de temperatura.


Cómo evitar el hipo
El hipo suele durar muy poco en los bebés. Por lo tanto, no se necesita grandes esfuerzos o técnicas para eliminarlo. Como hemos afirmado antes, se va de la misma forma que vino.

No existen fórmulas mágicas para quitar el hipo a un bebé. Existen sí algunas ideas que pueden ser usadas para evitar el hipo a los pequeños. Aquí les damos algunas:
- Un bebé tiene más riesgo de tener hipo si se traga aire mientras está siendo amamantado. En este caso, la mamá debe parar de dar el pecho al bebé. Pasado algunos minutos, debe reiniciar su trabajo para amamantar, pero teniendo el cuidado para evitar la entrada de aire.
- Lo mismo debe hacer la mamá por si nota que el bebé mama rápidamente. Pare de amamantar, deje que el bebé descanse un poco, y vuelva a recolocarlo.
- Después de dar el pecho a tu bebé, no te olvides de dejarlo en posición vertical para facilitar la eliminación de aire.
- Los cambios de temperatura también pueden provocar el hipo. Para que eso no ocurra, busca cambiar a tu bebé siempre en un ambiente sin corrientes de aire, y muy bien abrigado.

Antes que nos olvidemos, los padres deberán buscar orientación medica solamente en los casos de que el hipo del bebé no se vaya, y acabe por provocar llantos por parte del bebé



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.