Foros Blog Libro de visitas Favoritos

Pese a que en todos los centros sanitarios se realiza la prueba de VIH a quien lo solicite, el Departamento ha comenzado en el condado de El Bronx una campaña para que cada adulto y adolescente sepa su situación con relación a la enfermedad.El Departamento de Salud de Nueva York y 40 organizaciones sanitarias han incrementado sus esfuerzos para que los neoyorquinos conozcan si son portadores del virus VIH que causa el sida ante el incremento del número de casos.

Pese a que en todos los centros sanitarios se realiza la prueba de VIH a quien lo solicite, el Departamento ha comenzado en el condado de El Bronx una campaña para que cada adulto y adolescente sepa su situación con relación a la enfermedad, y que se expandirá al resto de la ciudad, con un presupuesto de 1,46 millones de dólares. No obstante, los fondos pueden variar para ajustarse a la demanda, comentó a Efe la doctora Mónica Sweeney, a cargo del programa de Prevención y Control del HIV/sida del Departamento de Salud de la ciudad.

"La prueba salva vidas" y el paciente tiene la oportunidad de tener un tratamiento adecuado, mejor calidad de vida y evita que siga propagando el virus, afirmó Sweeney al explicar que los esfuerzos comenzaron en El Bronx por tener el índice más elevado de muertes relacionadas con esta enfermedad, y en donde el 69 por ciento de los adultos se ha hecho el test. La campaña busca alcanzar a los 250.000 habitantes del condado que nunca se la han hecho, ya que se trata de una zona golpeada por la enfermedad, al representar casi una cuarta parte de las infecciones en Nueva York.

De los que dieron positivo al VIH en 2006, más de una cuarta parte ya tenía sida, lo que significa que habían estado infectadas por más de una década, señaló el Departamento de Salud. El año pasado 357 personas perdieron la vida, según datos del Departamento de Salud, que revelan además que 62.348 personas viven con sida en la Gran Manzana, el epicentro de la enfermedad en EE.UU., y que 38.294 son portadores del virus, de los cuales el 45 por ciento es afroamericano y el 32 por ciento hispano.

Entre los centros sanitarios que participan de la iniciativa figura el hospital Jacobi, el único que cuenta con la ayuda de computadoras para educar al paciente sobre la enfermedad, en inglés y español, como resultado de cinco años de esfuerzos de los médicos Jason Leider e Yvette Calderón, de origen puertorriqueño. La idea es hacer un perfil médico y saber si es un paciente en alto riesgo a través de varias preguntas que se le formulan si acepta hacerse la prueba cuando entra a urgencias. Si el paciente es positivo, se le provee de toda la ayuda necesaria, dijo Calderón, quien destacó que desde 2005, cuando iniciaron el uso de la computadora, llevaron la información a 15.085 personas, de las cuales el 85 por ciento se hizo la prueba.


Fuente: EFE

 



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.