Foros Blog Libro de visitas Favoritos

Introducción

El infarto cerebral, conocido también como derrame cerebral o accidente cerebrovascular es el daño causado por un vaso sanguíneo bloqueado o sangrado en el cerebro. Los signos de un derrame cerebral pueden incluir debilidad, adormecimiento, visión borrosa, confusión y dificultad para hablar. Llegar a un hospital rápidamente es vital para un buen resultado.


Descripción

Durante un infarto cerebral isquémico, el suministro de sangre rica en oxígeno se reduce en una parte de su cerebro debido al bloqueo de alguna arteria. Por otro lado, en uno hemorrágico, se presenta sangrado dentro o alrededor del cerebro.

Después de unos 4 minutos sin sangre y oxígeno, las células del cerebro se dañan y mueren, mientras que el cuerpo trata de recuperar la sangre y el oxígeno a las células mediante la ampliación de otros vasos sanguíneos (arterias), cerca de la zona. Si el suministro de sangre no se Restaura, se produce generalmente un daño cerebral permanente.

Cuando las células del cerebro se dañan o mueren, las partes del cuerpo controladas por esas células no pueden funcionar. La pérdida de la función puede ser leve o severa y temporal o permanente. Esto depende de dónde y el grado del daño que sufra el cerebro, así como con qué rapidez el suministro de sangre sea devuelto a las células afectadas.

Ésta condición es la causa más común del sistema nervioso relacionada con la discapacidad física. De personas que sobreviven a él, la mitad todavía tiene alguna discapacidad 6 meses de haber ocurrido.

La recuperación depende de la ubicación y del daño cerebral causado por el derrame cerebral, así como de la capacidad de otras áreas sanas del cerebro para hacerse cargo de funcionamiento de las zonas dañadas, y la rehabilitación. En general, entre menor sea el daño en el tejido, los resultados de discapacidad serán menores y mayor es la probabilidad de una recuperación exitosa.

Se tiene mayores posibilidades de recuperar las habilidades durante los primeros meses después de un accidente cerebrovascular. La recuperación de algunas habilidades como el habla ocurren poco a poco. Aproximadamente la mitad de todas las personas que sufren un accidente cerebrovascular tendrá algunos problemas a largo plazo con la plática, la comprensión y la toma de decisiones. También puede haber cambios en el comportamiento que afectan a sus relaciones con familiares y amigos.

Hay complicaciones a largo plazo con un derrame cerebral como la depresión y la neumonía, las cuales pueden desarrollarse de inmediato o meses o años después de un accidente cerebrovascular. Algunas de las complicaciones a largo plazo se pueden prevenir con el tratamiento casero adecuado y seguimiento médico.

Después de un infarto cerebral se pueden esperar algunos problemas físicos. Algunos puntos muy evidentes son los siguientes:

Cambios en la velocidad de acción.
Cambios en el juicio.
Los cambios en las emociones.
Los cambios en la percepción (la capacidad de juzgar el tamaño de la distancia, posición, velocidad de movimiento, la forma, y cómo las partes se relacionan con el todo).
Los problemas de memoria.
Problemas de descuidar el lado afectado del cuerpo.


Síntomas

En general, los síntomas de un infarto cerebral incluyen:

Entumecimiento repentino, sensación de hormigueo, debilidad o parálisis en la cara, brazo o pierna, especialmente en un solo lado del cuerpo.
Cambios repentinos de la visión.
Súbita dificultad para hablar.
Confusión repentina o dificultad para comprender instrucciones simples.
Problemas súbitos para caminar o el equilibrio.
Dolor de cabeza repentino e intenso que es diferente de los dolores de cabeza experimentados.

También los síntomas pueden variar dependiendo de si el derrame es causado por un coágulo de sangre (accidente cerebrovascular isquémico) o por sangrado (accidente cerebrovascular hemorrágico), así como por la zona donde se produce, y la gravedad con que se presente.

Un ataque cerebral ocurre repentinamente, pero puede producirse a lo largo de horas. Por ejemplo, usted puede tener debilidad leve al principio, pasado el tiempo puede que no sea capaz de mover el brazo y la pierna de un lado de su cuerpo.

Si varios y pequeños infartos cerebrales ocurren en ciertas horas, usted puede tener un cambio más gradual al caminar, el equilibrio, el pensamiento o la conducta (demencia multi-infarto).

No siempre es fácil para las personas a reconocer los síntomas de un derrame pequeño. Ellos pueden pensar erróneamente que los síntomas pueden ser atribuidos al envejecimiento, o los síntomas pueden confundirse con los de otras condiciones que causan síntomas similares.


Tipos

Hay varios tipos de accidente cerebrovascular, y cada tipo tiene diferentes causas. Los tres tipos principales se enumeran a continuación..

Accidente cerebrovascular isquémico: El tipo más común de accidente cerebrovascular - que representa casi el 80% de todos los infartos cerebrales - es causado por un coágulo u otra obstrucción en una arteria que va al cerebro.

Hemorragia intracerebral: Una hemorragia intracerebral es un tipo de infarto causado por la ruptura repentina de una arteria dentro del cerebro. La sangre se libera comienza la compresión de las estructuras cerebrales.

Hemorragia subaracnoidea: Una hemorragia subaracnoidea es también causado por la ruptura repentina de una arteria. La diferencia con la intracerebral es la ubicación, ya que la sangre llena el espacio que rodea el cerebro y no dentro de él.

 

Fuente: Hablemos de Salud