Foros Blog Libro de visitas Favoritos

 

Muchos insectos a los que en la mayoría de las veces despreciamos son comestibles, ya que pueden ser guisados de distintas maneras y lo más importante de todo, contienen muchas sustancias nutritivas. No deberíamos repudiar a esta clase de animalitos ya que ante la escasez de alimentos y de una posible hambruna, los insectos podrían ser la comida del futuro.Gusanos fritos, chapulines asados, escarabajos en escabeche, ensalada de gusanos… ¿Te atreverías a comerlos?, pues aunque no lo creas, en muchos países estos alimentos forman parte de la dieta de las personas, al considerarlos un manjar exquisito y una auténtica comida de reyes.


Comida de reyes
La alimentación en base al consumo de insectos data de culturas antiguas. Pueblos de Asia, América, África u Oceanía han preservado entre sus costumbres esta práctica llamada entomofagia. Se sabe que los romanos y griegos también tenían gusto por esta clase de dietas, e incluso, Aristóteles hace mención del uso culinario de las cigarras. México no se queda atrás, ya que la alimentación que acostumbraban los habitantes del México prehispánico se basaba precisamente en platillos que ahora se denominan como exóticos, en los que figuraban una gran cantidad de aves, reptiles e insectos; entre estos últimos se destacan las hormigas, chapulines, huevos de mosca y gusanos de maguey, de esta manera, el cuerpo se mantenía sano y esbelto.

Los primeros cronistas e historiadores de aquella época realizaron minuciosas descripciones de aquellos alimentos, en los que se podía apreciar la variedad de sabores y colores de los insectos que se combinaban con maíz, frijol, carne, frutas e incluso flores. Esta dieta era común tanto en los niveles más bajos de la clase social, hasta en los banquetes en honor a los emperadores.


Se ven feos… pero cómo nutren
Hoy en día y gracias a estudios científicos, se ha comprobado que los “bichos” contienen diferentes nutrimentos benéficos para nuestra salud. Desgraciadamente, las personas desconocen esta información o simplemente, no los comen debido a la repulsión que estos animalitos dan a simple vista. No obstante, la Organización de las Naciones Unidas, para la Agricultura y la Alimentación (FAO), declaró a los insectos como recurso para preservar la seguridad alimentaria en África.

Sólo es cuestión de que te animes y para ello, he aquí algunas razones por las cuales deberías comer insectos; no te preocupes, no te saldrán alas y patas.

Son una gran fuente de nutrientes, en especial los insectos comestibles del bosque que son más seguros que los de las tierras agrícolas, que están contaminados con insecticidas. Las orugas son ricas en calcio, proteínas, potasio, magnesio, zinc, fósforo y hierro, además de diversas vitaminas
El valor energético es alto. Las proteínas y grasas que contienen son equiparables a la carne de res y pescado
La reproducción de los insectos es fácil, así como la manera de conseguirlos
La variedad de platillos a base de insectos es infinita


Insectos… ¿alimentos del futuro?
Actualmente se han identificado unas 681 especies de gusanos, chapulines, hormigas, caracoles, escamoles, jumiles (chinches), grillos, avispas y otros en todo el mundo, que han pasado con excelentes calificaciones las pruebas de sus componentes nutritivos. Además, las sustancias químicas que contienen estos animalitos permiten que sean digeridos por el organismo humano. Los expertos han coincidido que en un futuro quizá no muy lejano, lo única alternativa alimenticia serán los insectos, pues representarán una opción viable para combatir la desnutrición que aquejará a millones de personas en el planeta.

100 gramos de mosco seco equivale a 6 gramos de grasa, 54 de proteína, poco más de 11 miligramos de ácido nicotínico, 48 de hierro, aminoácidos esenciales y vitaminas del complejo B. Si comiéramos 100 gramos, cubriríamos el requerimiento diario esta vitamina
La NASA tiene entre sus planes a futuro emplear a los insectos para alimentar a los astronautas en los viajes de larga duración y así abastecerlos de proteínas

Te sorprendería saber que inclusive ya hay galletas hechas con lombrices de tierra y que son tan nutritivas como un filete de res. Esto se logra al mezclar mantequilla, cocoa, huevos, azúcar, leche, nuez y… 150 gramos de harina de lombriz. Hay que aclarar que aunque las galletas tienen un contenido proteínico, no son un sustituto alimenticio, pero bien podrían ser una solución para disminuir la desnutrición infantil del país.

Así también, la especialista del instituto de Bilogía de la UNAM, Julieta Ramos Elorduy, quien ha dedicado más de 20 años al estudio de los insectos, afirma que la carne de los insectos es más saludable que la carne de vaca o de pollo, pues los músculos tienen vitaminas, minerales y por lo menos 75% de proteínas. Así que no debe extrañarnos si algún día observamos en el supermercado chapulines enlatados brincando en el interior, o gusanos listos para cocinar. ¡Buen provecho!

Fuente: todoennutricion.org

 



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.