Foros Blog Libro de visitas Favoritos

Acidez Estomacal en el tercer trimestre de embarazo

El embarazo representa una situación en donde la acidez estomacal se presenta como un problema frecuente, estimándose que su aparición se da hasta en el 60-80% de las mujeres embarazadas, siendo más frecuente en el tercer trimestre que en el primero, ya

¿Qué es?

La acidez estomacal (también conocida como hiperclorhidria o reflujo ácido) y comúnmente conocida como agruras o pirosis, ocurre cuando el ácido estomacal, o la comida que estaba en el estómago y ya se ha mezclado con el ácido estomacal, se regresa al esófago. Cuando sucede esto, se siente una sensación de ardor y dolor en la boca del estómago y puede subir hacia el pecho por detrás del esternón hasta la zona inferior de la garganta. A menudo viene acompañada de un sabor agrio o amargo en la garganta y a veces también de restos alimenticios

Usualmente ocurre después de ingerir una comida abundante o si, después de comer, se recuesta la persona. La sensación puede durar unos minutos o unas horas.

¿Cuál es la causa?

Cuando comes, la comida pasa desde la boca a través de un tubo llamado esófago que mide más o menos 25 centímetros de largo en la mayoría de las personas. Para entrar al estómago la comida debe pasar a través de una apertura entre el esófago y el estómago (cardias). Esta apertura actúa como una puerta que permite que la comida pase dentro del estómago y se cierra tan pronto como la comida pasa al estómago.

La acidez resulta de la relajación de esta apertura, permitiendo que la comida junto con los ácidos estomacales refluyan hacia el esófago, provocando esa sensación de ardor y quemazón características. Se produce porque el ácido estomacal (clorhídrico) es sumamente irritante.

¿Por qué es tan común?

Durante los primeros meses del embarazo se producen grandes cantidades de progesterona y estrógeno, que relajan la musculatura lisa de todo el organismo, incluyendo el tracto gastrointestinal. Esto trae aparejado que los alimentos circulen muy lentamente por el estómago e intestinos, originando en ocasiones, digestiones muy lentas. Puede ser molesto para ti, pero es beneficioso para tu bebé, ya que al estar más tiempo el alimento en el trayecto digestivo, es mayor la absorción de los nutrientes hacia el torrente sanguíneo y a su vez hacia la placenta y tu bebé.

Además, a medida que avanza el embarazo, el útero, — que cada vez está más grande — presiona sobre tu estómago, desplazando los ácidos estomacales hacia el esófago.

Si a todo esto le agregas una dieta y un estilo de vida no saludables, la mezcla puede ser definitiva para que se presente la acidez estomacal.

Síntomas

Eructos frecuentes.
Sensación de aire atrapado en el esófago.
Ardor en la laringe.
Dolor en la boca del estómago y a veces en la parte posterior al esternón.

¿Qué puedo hacer para disminuir las molestias?

En esta etapa el bebé está ocasionando más presión en tu estómago y uno de los resultados de esto es la presencia (o empeoramiento) de acidez estomacal o “agruras”. Esto puede mejorarse siguiendo estos consejos:

Come comidas pequeñas. Come de cinco a seis comidas pequeñas por día en lugar de tres comidas grandes.
Evita beber grandes cantidades de líquidos con las comidas para que no aumentes el volumen de tu estómago. Procura beber líquidos antes o entre las comidas, en lugar de hacerlo al final de ellas. Algunas veces, beber lentamente un poco de agua o leche fría, puede dar consuelo.
Evita los alimentos que desencadenan la acidez estomacal . Hay que evitar aquellos alimentos que irritan la superficie del esófago dañada como ciertos condimentos (vinagre, pimienta), frutas cítricas (naranja, mandarina, pomelo, limón) y sus jugos, platos con jitomate o salsa de jitomate ya que aumentan la acidez del estómago y pueden empeorar los síntomas.
Se recomienda prescindir de los alimentos que retrasan el vaciado del estómago como pueden ser: las bebidas carbonatadas (con gas), café, té, chocolate y alimentos o preparaciones grasosas (fritos, estofados o guisos grasosos), así como las infusiones de menta piperita que relajan el esfínter y favorecen el reflujo.
Evita agacharte (procura flexionar las rodillas cuando tengas que levantar algo del suelo) o acostarte inmediatamente después de comer . Procura sentarte un rato después de comer, haz tareas livianas y camina hasta que el cuerpo haya terminado la digestión.
Come la última comida del día tres horas antes de acostarte. Si necesitas recostarte, acomoda el cuerpo en posición vertical con almohadas.
No engordes demasiado . No te pases de los límites de aumento de peso que te indique tu médico. El exceso de peso pone más presión sobre el abdomen y tendrás más probabilidades de sufrir agruras.
Usa ropa suelta . La ropa ajustada presiona el estómago y el abdomen obstaculizando el flujo normal de la digestión.
Levanta la cabecera de tu cama con dos ladrillos o bloques de madera ( 10 a 15 cm ). Coloca varias almohadas para mantener la cabeza levantada.
Relájate mientras comes y mastica lenta y completamente tu comida.
Si todas estas medidas no te ayudan, consulta a tu médico, no tomes antiácidos sin su aprobación, algunos de ellos pueden causar retención de líquidos u otros efectos colaterales no deseados en esta etapa del embarazo.

Signos de Alarma

Normalmente la acidez estomacal es temporal y leve. La acidez estomacal aguda puede ser un signo de un problema más grave. Habla con tu médico si tienes estos síntomas:

Acidez que vuelves a sentir en cuanto pasa el efecto del antiácido
Acidez que te despierta durante la noche
Dificultades para tragar
Vomitas sangre
Materia fecal negra
Pérdida de peso

Fuente: Infogen.org



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.