Foros Blog Libro de visitas Favoritos

Como sabes, la diabetes es una enfermedad que debe tratarse con sumo cuidado. Un buen control puede evitar otras complicaciones relacionadas con problemas del corazón, sistema circulatorio, ojos, riñones o nervios. No obstante, el paciente con diabetes también debe tener en cuenta las infecciones en la piel, ya que el exceso de azúcar en la sangre trae como consecuencia resequedad y mala circulación, por lo que el individuo debe estar alerta ante cualquier lesión.

Un factor ligado a este problema son los gérmenes que suelen albergarse en la piel. Estos microorganismos se alimentan de las altas concentraciones de azúcar que se encuentran en la sangre, de manera que su reproducción es más sencilla.


Lesiones a flor de piel


Resulta importante que conozcas cuáles son las lesiones e infecciones cutáneas entre quienes padecen diabetes. Con la finalidad de que te mantengas informado, echa un vistazo a la siguiente lista.

Dermopatía diabética. Resulta ser la lesión más común y se debe a una alteración de los vasos sanguíneos. Los primeros síntomas son unas manchas rojizas que pueden llegar a medir hasta dos centímetros de diámetro. Con el paso del tiempo, éstas se oscurecen y se convierten en costras pequeñas. Usualmente, las manchas aparecen en las rodillas, tobillos, antebrazos o muslos. La Dermopatía diabética suele aparecer con más frecuencia en los hombres diabéticos mayores de 60 años. No es necesario un tratamiento en específico, pues buen control de la enfermedad evitará la evolución de las manchas.

Piel amarilla. Sucede cuando los altos niveles de azúcar afecta al colágeno, proteína que se encarga de dar fuerza a los huesos, uñas, cabello y piel. El color amarillo es común que esté presente en los pacientes diabéticos, el cual se puede observar mejor en las palmas de las manos y plantas de los pies.

Necrobiosis lipoídica. La piel sufre de pequeñas erupciones de color rojo. Su crecimiento es lento hasta que unas con otras confluyen. Generalmente no existe molestia alguna, no obstante a veces hay comezón. Las mujeres son quienes padecen más de estos desórdenes en la piel, los cuales pueden presentarse en los antebrazos, abdomen, frente, cuero cabelludo y muslos. Por el momento no existe un tratamiento que erradique el problema.

Granuloma anular. Se trata de pequeños granos color violeta que llegan a formar placas de uno a cinco centímetros de diámetro, con piel sana en el centro. Las áreas donde se localizan son los brazos, piernas, dorso de las manos. La curación se puede realizar por medio de aplicación tópica de corticosteroides para regular la inflamación.

Eritema diabético. Las personas de edad avanzada son los más propensas de padecer este mal, mismo que consiste en la aparición de manchas rojas indoloras en la parte inferior de las piernas y en los pies. Por el momento no hay cura.

Vitiligo. Es una despigmentación de la piel. Las manchas no duelen, ni provocan comezón y tampoco se pierde la sensibilidad de la piel. Esta afección está relacionada con trastornos nerviosos, estrés y enfermedades glandulares. Distintos estudios han demostrado que entre el 5 y 10% de personas con diabetes tipo 1, pueden presentar vitiligo.


Vigilar para no lamentar


La mayor parte de las lesiones mencionadas pueden controlarse si se detectan a tiempo, pero la diabetes mal cuidada trae otras repercusiones, sobre todo provocadas por cortaduras o úlceras que no reciben inmediata atención y pueden dar pie a una grave infección que puede complicar la diabetes.

Candidiasis. El hongo Candida albicans se genera en el área genital femenina, provocando gran comezón a la entrada e interior de la vagina. Para un pertinente tratamiento, es indispensable que la persona tenga un adecuado control glucémico, junto con la aplicación de antimicóticos.

Paroniquia candidiásica. Es una infección en las uñas producido por hongos. Los síntomas son dolor e hinchazón y pérdida de cutícula, de esta manera, las bacterias tienen el camino libre para producir infecciones.

Oscurecimiento de la piel. Las personas con obesidad deben estar alertas ante la aparición de manchas oscuras alrededor del cuello, en las axilas o ingles. Según los expertos, esta es una posible alerta que podría desencadenar la diabetes debido a la alteración en la glucosa. Es de notar que el 83% de las personas que fueron sometidas a un análisis para comprobar esta teoría, salieron con resultados positivos. Si eres una persona con obesidad, lo más recomendable es cuidar tu dieta y hacer ejercicio al menos 20 minutos diarios.


¿Cómo puedo prevenir las anomalías en mi piel?


Tristemente el paciente con diabetes tendrá que convivir con esta enfermedad para toda su vida. La única protección para impedir las lesiones e infecciones, es la oportuna detección de los maltratos de la piel y mantener los índices adecuados de glucosa en la sangre.
La dieta debe ser cuidadosa ya que muchos problemas de la piel resultan por una mala alimentación; vitaminas como A, C, y E, y minerales como calcio y selenio. Asimismo, no hay que pasar por alto la asistencia de un médico ante cualquier agravamiento de la piel.


Referencia informativa: www.entornomedico.net; www.salud.com; www.saludymedicinas.com.mx; www.botanical-online.com


 

 



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.