Foros Blog Libro de visitas Favoritos

 

 

Lave su pene y escroto de la misma manera que lava otras partes del cuerpo: con agua y jabón y todos los días. Si su pene ha sido circuncidado no se olvide de empujar hacia atrás la piel del pene y lavar bien la cabeza del mismo. Estos simples y básicos cuidados higiénicos le ayudarán a mantener sus genitales limpios y libres de infecciones menores. Mientras lo limpia, mire si hay signos de enfermedad tales como llagas o bultos. Si encuentra alguno vaya al médico. 

En cualquier caso, el lavado no le previene de enfermedades de transmisión sexual.

Fuente: Tuotromedico


 



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.