Foros Blog Libro de visitas Favoritos

La mayoría de los diabéticos deberían recibir tratamiento con estatinas para reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, según concluye un artículo publicado esta semana en la revista médica "The Lancet". De acuerdo con los últimos estudios, las estatinas (fármacos que regulan la producción de colesterol en la sangre) benefician a buena parte de los enfermos de diabetes, al margen de que ya sufran alguna dolencia vascular, de su edad, sexo u otras características clínicas, señalan los autores.

Como los dos tipos de diabetes existentes están asociados con un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, encontrar un tratamiento preventivo es "un asunto prioritario de salud pública", subrayan. Hasta ahora se habían demostrado los beneficios de esos fármacos para prevenir varias dolencias vasculares en diabéticos, pero no se había determinado su efecto en enfermedades coronarias graves como infartos, en embolias o en caso de operaciones de "bypass" o para desbloquear arterias coronarias.


Dos equipos de científicos del Clinical Trial Service Unit and Epidemiological Studies Unit en Oxford (Reino Unido) y del National Health and Medical Research Council Clinical Trial Centre de Sidney (Australia) analizaron el historial clínico de 18.686 diabéticos y 71.370 personas sanas en 14 pruebas aleatorias, para comprobar los efectos de una reducción su nivel de colesterol a base de estatinas. Tras un seguimiento de 4,3 años, los expertos constataron 3.247 casos de enfermedades vasculares entre los diabéticos.


Comprobaron que, dentro de ese grupo, había habido una reducción de un 9 por ciento de la mortalidad general proporcional a la reducción de la concentración de colesterol LDL (el "malo", que causa aterosclerosis). En el caso de las personas sin diabetes examinadas, la reducción fue del 13 por ciento. En ambos grupos, el riesgo de dolencias vasculares graves, como infarto o embolia, se redujo en un quinto por cada disminución de un milimol por litro de la concentración de colesterol LDL en la sangre.

Los expertos apuntan que la reducción relativa del riesgo de esas enfermedades fue similar en todos los voluntarios, al margen de su historial médico de dolencias vasculares, edad o sexo. Después de 5 años, 42 diabéticos menos de cada mil que recibió tratamiento con estatinas contrajo dolencias vasculares graves. "Este meta-análisis demuestra de forma convincente que los beneficios relativos del tratamiento con estatinas para las enfermedades vasculares graves son similares para un amplio abanico de individuos con diabetes, incluidos aquellos sin historial previo de enfermedades vasculares, y que estos beneficios son similares a los observados en personas sin diabetes", señalan los expertos.

"La mayoría de los diabéticos deberían ser candidatos a recibir tratamiento con estatinas, menos cuando el riesgo (de las enfermedades mencionadas) sea bajo (el caso de los niños) o si el tratamiento fuera inadecuado (como en el embarazo)", concluyen. En un editorial que acompaña el artículo, el profesor Bernard Cheung, de la Universidad de Birmingham (Reino Unido), asegura que las estatinas son uno de los grandes triunfos de la medicina moderna, pero advierte de que cualquier tratamiento farmacológico debe ir acompañado de cambios en el estilo de vida, "como dejar de fumar, seguir una dieta sana y hacer ejercicio regular".


Fuente: EFE

 

 



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.