Foros Blog Libro de visitas Favoritos

¿Cómo disminuyen mi presión arterial?
En 1950 se inició el tratamiento de la hipertensión con fármacos, pues en ese año se lanzó al mercado el primer medicamento para el control antihipertensivo : la reserpina que aún se encuentra en uso pero que tiene muchos efectos secundarios. Años después aparecieron los diuréticos y más tarde los betabloqueadores.

Con la gama de medicamentos para la hipertensión se hizo necesario establecer pautas de tratamiento según la efectividad de cada fármaco, algunas de éstas fueron recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS); sin embargo, en la actualidad y con la llegada de un gran número de antihipertensivos, el tratamiento debe planearse en forma individual tomando en cuenta las características de cada paciente para así elegir el más adecuado en cada caso. Por ello NO debes optar por automedicarte, pues cada fármaco tiene contraindicaciones.
Betabloqueadores: disminuyendo la presión en las arterias.

Estas medicinas se desarrollaron originalmente para tratar la cardiopatía coronaria, pero posteriormente fueron aprobados para el tratamiento de la hipertensión, al notar que disminuían la presión arterial en los pacientes que las tomaban. Reducen la presión porque actúan bloqueando los efectos de una hormona llamada norepinefrina o noradrenalina que provoca que los latidos del corazón sean más rápidos y que los vasos sanguíneos se contraigan. También restringen la liberación de la enzima renina de los riñones, la cual está implicada en la producción de la angiotensina II , otra sustancia que contrae los vasos sanguíneos, aumentando la presión arterial.

Por otra parte, disminuyen la fuerza de contracción del músculo cardiaco y reducen la frecuencia de los latidos y la velocidad de conducción de la corriente eléctrica dentro del corazón.

Por sus propiedades se clasifican en:

Cardioselectivos
No cardioselectivos
Agonistas parciales
Bloqueadores alfa

Algunos betabloqueadores son metabolizados en el hígado, otros en los riñones y otros en ambos. Si una persona tiene problemas en los riñones, un medicamento que se degrade en éste no funcionará eficazmente, pasa lo mismo con el hígado. Esta es la razón por la cual el médico autoriza cierto tipo de betabloqueadores y no otro . La mayor parte de estos fármacos están contraindicados cuando se tiene insuficiencia cardiaca, o cuando se padece choque cardiogénico, es decir, cuando el bombeo del corazón falla completamente. Por ello es necesario que acudas a un médico para que sea él quien te indique cuál es el medicamento adecuado para ti.


Efectos secundarios
Los betabloqueadores tienen efectos secundarios con más frecuencia que otros medicamentos para la presión arterial; sin embargo, muchos pacientes que los toman sólo presentan molestias mínimas. Dos de las reacciones adversas más notables son la fatiga y la disminución de la capacidad para realizar actividades físicas vigorosas, por lo que no es recetado a quienes practican deporte de alto rendimiento.

Otras molestias que se pueden presentar son manos frías, dificultad para dormir, impotencia, pérdida del apetito sexual, diminución ligera de los triglicéridos en sangre y del llamado “colesterol bueno” (HDL) . Cualquier molestia que sientas con la toma de tus medicamentos es necesario que la comentes con tu médico, él es el único capacitado para recetarte un fármaco , automedicarte es peligroso, no lo hagas.


Fuente: Departamento de Comunicación y Contenido, TodoEnSalud.org



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.