Foros Blog Libro de visitas Favoritos

Lo inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (ECA) son medicamentos cada vez más usados en el tratamiento de la hipertensión, pues hasta el momento han sido eficaces y además no han presentado muchos efectos secundarios. Aún así, es necesario apuntar que no tienen una larga historia como los diuréticos y los betabloqueadores y se ha descubierto que pueden funcionar mejor en combinación con otros fármacos. Por ejemplo, en el caso de las personas de raza negra, los inhibidores de la angiotensina obtienen mejores resultados si se administran junto con un diurético.


¿Para qué se utilizan?
Los inhibidores de la ECA son útiles en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca congestiva (ICC) y la presión arterial alta (hipertensión). También se administran tras un ataque cardíaco, porque algunos estudios demuestran que estos medicamentos pueden limitar el daño sufrido por el corazón. Los inhibidores de la ECA también se recetan para ciertos tipos de problemas renales, especialmente en pacientes diabéticos.


¿Cómo funcionan?
Evitan que el cuerpo produzca una sustancia llamada angiotensina I. La angiotensina I no es perjudicial para la salud, pero si se convierte en angiotensina II causa que los vasos sanguíneos se contraigan y con ello aumenta la presión arterial. Si se limita la producción de esta sustancia se permite también que otra denominada bradicinina aumente su presencia, con lo cual los vasos sanguíneos se mantienen dilatados.
Por otra parte, los inhibidores de la ECA reducen la cantidad de sal y líquido en el organismo, lo cual también ayuda a reducir la presión arterial.


Hay que tomar ciertas precauciones
En algunas ocasiones, los inhibidores de la ECA no pueden combinarse con otros medicamentos pues pueden aumentar o disminuir los efectos en la presión arterial, por ello es importante que se consulte al médico si se está bajo otro tratamiento farmacológico o si se toman suplementos vitamínicos o herbales, para que éste pueda informar de las interacciones posibles con los inhibidores.

Las siguientes son algunas categorías de medicamentos que pueden interactuar con los inhibidores de la ECA:

Diuréticos
Medicamentos o suplementos vitamínicos que contengan potasio
Alcohol (pues al combinarse pueden reducir demasiado la presión arterial, lo cual aumenta la posibilidad de marearse o desmayarse

Por otra parte, es necesario que hables con el médico si presentas algunas de las siguientes condiciones:

Alergia a otros medicamentos, especialmente si la reacción incluye ronquera, hinchazón del rostro, boca, manos o pies y dificultad para respirar
Planeación de un embarazo o período de gestación
Problemas médicos como diabetes, enfermedad del corazón, riñón o hígado, o lupus
Ataque al corazón recientemente
Transplante de riñón recientemente


Efectos secundarios
Los inhibidores de la ECA causan pocos efectos secundarios, pero se sabe que el 15% de los pacientes que los toman desarrollan tos seca. Esto ocurre con mayor frecuencia en mujeres que en hombres. En algunas personas la tos puede ser persistente lo cual es una razón suficiente para buscar otro tratamiento. Otros efectos incluyen erupción, alteración del sabor de los alimentos y reducción del apetito.
Pregunta a tu médico sobre cuál es el medicamento adecuado para tu control, recuerda que quizá tengas que probar con distintos fármacos antes de encontrar el más benéfico para tu salud.


Fuente: Departamento de Comunicación y Contenido, TodoEnSalud.org

 



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.