Foros Blog Libro de visitas Favoritos

¿Hay medicamentos seguros para las náuseas?

Siempre debes probar los remedios que no son medicamentos primero, ya que es mejor no exponer a tu bebé en desarrollo a ninguna medicina si puedes evitarlo. Pero si estos remedios no te proporcionan alivio, pregúntale a tu doctor qué medicamentos para las náuseas te recomienda. Hay varios que se consideran seguros para las náuseas y el vómito durante el embarazo — tanto en pastillas como en supositorios — aunque no todos funcionan para todas las mujeres.

Los medicamentos para las náuseas que se venden sin receta son Bonadoxina (piridoxina), Torecan (meclizina) y Difenidol, los encuentras en gotas, supositorios, tabletas o para administración endovenosa.

Los medicamentos para el reflujo como ranitidina (Azantac y Ranisen) a veces funcionan para algunas mujeres, cuyas náuseas y vómito son provocados por problemas gastrointestinales.

También puedes tomar doxilamina (Unisom) pero puede darte sueño ya que es un antihistamínico, así que no debes manejar cuando la tomes. También necesitarás tener cuidado en la cocina.

Pregúntale a tu doctor si la combinación de doxilamina y la vitamina B6 podría funcionar para ti y, en caso de que así fuera, qué dosis deberías tomar. Recuerda: nunca tomes ningún medicamento, vitaminas ni suplementos a base de hierbas durante el embarazo sin consultar antes con tu doctor.

En cuanto a los medicamentos que requieren receta médica, tu doctor podría recomendarte fármacos para las náuseas tales como Compazine, Tigan o el antihistamínico Phenergan. (Nota: Compazine y Phenergan nunca deben tomarse juntos.)

El fármaco Zofran (ondansetron), que fue originalmente diseñado para controlar las náuseas en los pacientes de quimioterapia, podría ser eficaz para las mujeres embarazadas, pero es muy caro.

Si tus náuseas y tu vómito son tan severos que no puedes mantener nada en tu estómago, incluyendo agua, jugo, vitaminas prenatales y medicamentos, es probable que tengas una enfermedad llamada hiperémesis gravídica. Si tu situación es así de grave, seguramente tu doctor querrá hospitalizarte y tratarte con líquidos y medicamentos intravenosos.

Se han usado muchos medicamentos intravenosos para tratar la hiperémesis gravídica, pero el más potente y eficaz es el droperidol en combinación con líquidos, vitaminas y el antihistamínico difenhidramina. El droperidol debe controlar pronto tus náuseas y tu vómito, para que puedas empezar a comer y a beber de nuevo en un día o dos.

En cuanto se estabilice tu salud podrás irte a casa, donde quizás debas continuar tomando medicamentos orales. Tu doctor tal vez te recomiende también una dieta diseñada para reducir las náuseas y el vómito que consiste en fraccionar tus alimentos en cinco o seis porciones al día, con el objetivo de no dejar tu estomago vacío y que así te den nauseas. Es posible que se necesiten ambas cosas (los cambios en tu dieta y los medicamentos), porque muchas mujeres que sufren de hiperémesis gravídica continúan teniendo algo de náuseas en etapas más avanzadas de su embarazo, aunque no tan fuertes como antes.

Fuente:babycenter.com

 



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.