Foros Blog Libro de visitas Favoritos

Con toda la información
Tanto las maestras, como la directora y la enfermera de la escuela, deben estar al tanto de la diabetes de tu hijo, pero además les debes proporcionar una hoja detallada en donde se describa el tratamiento que lleva: rangos de glucosa mínimos y máximos, horarios para la aplicación de la insulina, su plan de alimentación y los horarios en los cuales debe automonitorearse. También debes incluir instrucciones sobre qué hacer en situaciones como una baja de azúcar, una cetoacidosos o una hiperglucemia.

Por otra parte, aunque tu hijo debe llevar siempre consigo las herramientas para su cuidado, como el medidor de glucosa, la jeringa y las insulinas, una colación y pastillas de glucosa, no está de más que en la escuela, ya sea en el salón de clases o en la enfermería, cuenten con un botiquín para atender emergencias. Te sugerimos que incluyas tiras extras para el medidor de glucosa y una pila, por si su batería deja de funcionar, jeringas, tiras para medir cetonas en orina, un jugo, pastillas de glucosa, caramelos, glucagón y los datos completos de la forma de tratamiento que lleva el pequeño y algunos teléfonos de emergencia.


Ocho claves para la seguridad de tu hijo en la escuela

Un adulto debe estar capacitado para analizar los niveles de sangre de tu hijo, en caso de que él aún esté pequeño para hacerlo. Además deberá saber qué hacer en caso de que los niveles estén fuera del rango normal.
Es necesario que el personal de la escuela sepa reconocer una hipoglucemia o una hiperglucemia y que actúe en consecuencia.
Si tu hijo no tiene edad para inyectarse solo, un adulto en la escuela debe hacerlo por él.
El personal de la escuela deberá estar capacitado para inyectar glucagón en caso de hipoglucemias.
Será necesario que tu hijo tenga permiso para ir con el médico de la escuela cuando se sienta mal.
Es necesario que cuente con la autorización para poder tomar sus colaciones en cualquier lugar y hora del día. Además, todos los maestros deben saber que eso es parte de su tratamiento y no una muestra de indisciplina.
Tu hijo debe poder participar en cualquier actividad deportiva o extracurricular como salidas a museos o campamentos, por supuesto, bajo la supervisión de un adulto.
Debe tener permiso para ausentarse cuando sea necesario acudir con su médico.

Habla con los directores de la escuela y con las mamás de los compañeros de tu hijo, recuerda que el cuidado de la diabetes es un trabajo de equipo, en donde entre más se sepa, mejor será el resultado.


Referencia informativa: Diabetes hoy, edición especial niños y jóvenes. Vol. 16, núm. 7

 

 



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.