Foros Blog Libro de visitas Favoritos

Super ICSI: esperanzas a través de una nueva técnica de fertilización asistida.

Permite visualizar al espermatozoide unas 6.000 veces más grande y mejorar los resultados en los tratamientos de reproducción asistida de alta complejidad.

La esterilidad es la incapacidad para lograr un embarazo dentro del año de búsqueda. Afecta entre el 15 y el 20 % de las parejas en edad reproductiva, lo que equivale a decir a una de cada cinco o seis parejas. Esta imposibilidad es una de las situaciones más traumáticas a las que puede estar expuesta una matrimonio. Crecemos y nos educamos con la imposición de este mandato y nuestra descendencia será lo único que quedará de nosotros. Afecta a ambos miembros de la pareja por lo tanto el diagnostico y tratamiento no debe recaer en uno u otro. Casi un 50 % de las causas involucran al hombre y éstas se encuentran en aumento. En los últimos 50 años se ha registrado una baja en la calidad del semen. Factores tales como el stress, el tabaquismo, los contaminantes ambientales y algunos alimentos contribuyen a esta causa. Hoy podemos conocer con mucho detalle, gracias a los avances en los laboratorios de andrología, las características en cuanto a cantidad, movilidad y forma que presentan los espermatozoides, aunque la única manera de asegurar que el semen es fértil es logrando un embarazo ya sea en forma espontánea o a través de la fertilización in Vitro. Pero muchas veces estas alteraciones son extremas, hasta la azoospermia – la ausencia total de espermatozoides en el semen eyaculado – y debe recurrirse a una técnica que consiste en inyectar al espermatozoide dentro del óvulo (ICSI) para formar un embrión y luego transferirlo al útero materno. Se utiliza una pipeta para sujetar al óvulo y una aguja de inyección para los espermatozoides. Esta última debe tener un diámetro de no más de 6 micrones (inferior al diametro de un cabello). La aguja se carga con un solo espermatozoide seleccionado entre los de mejor morfología (forma) aparente, y se introduce atravesando la zona pelúcida y el citoplasma del óvulo, donde se inyecta. Los primeros embarazos conseguidos mediante la técnica de ICSI, fueron reportados en 1992 por un grupo Belga y en nuestro país fue logrado en 1994. Inicialmente se pensaba que la posibilidad de éxito del ICSI era independiente del grado de alteración del semen. Sin embargo, la experiencia demostró que las posibilidades de embarazo disminuían a medida que aumentaba la proporción de espermatozoides anormales. Cientificos de Israel y Francia realizaron estudios comparativos en los que se demostró que en aquellos casos en que existían anormalidades del semen no detectables para el ICSI convencional las tasas de embarazo eran menores, mientras que si se seleccionaban los espermatozoides a través de la tecnica del Super-ICSI los resultados subían a cerca del 60%.
De esta forma, resulta muy importante poder seleccionar únicamente aquellos espermatozoides “con mayor normalidad” de entre todos los que se encuentran en una muestra de semen para ICSI. En la técnica estándar de ICSI generalmente se visualiza a los espermatozoides en un microscopio que aumenta el tamaño de los mismos unas 200 veces, lo que permite diferenciar fácilmente aquellos de apariencia normal, de los que presentan alteraciones evidentes en su cabeza, pieza intermedia o cola.
Sin embargo, espermatozoides juzgados como normales de esa manera, pueden tener defectos más sutiles, que solamente pueden ser detectados mediante el uso de un sistema que posea una óptica de mayor aumento y resolución. Combinando un sistema óptico denominado de “contraste de fase interferencial”, objetivos de mayor poder, y amplificación electrónica de imágenes, se puede observar y seleccionar espermatozoides para inyectar en el ovulo a más de 6000 aumentos. Esta mejora del ICSI es conocida como ICSI de alta magnificación o Super-ICSI. Además, es importante resaltar que, la alta magnificación permite analizar y escoger los espermatozoides vivos, permitiendo utilizarlos en la inyección sin la necesidad de fijarlos y colorearlos lo que impide su uso posterior. De esta manera y de la mano de los constantes adelantos científicos puede lograrse una mejora sustancial en las posibilidades de obtención de un embarazo exitoso con esta nueva herramienta que se suma hoy a las técnicas de fertilización asistida.

Fuente: sos-parejasinfertiles





Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.