Foros Blog Libro de visitas Favoritos

 

Los expertos no encontraron una diferencia en la respuesta inmunológica a la vacuna entre los 240 niños de entre 10 y 12 años analizados. Un nuevo estudio ha descartado un vínculo entre la vacuna "triple" (sarampión, paperas y rubéola) y el autismo, según una investigación hecha por expertos de los hospitales Guy"s y St.Thomas de Londres. El análisis, que aparece en la publicación "Archives of Desease in Childhood", es el último sobre la vacuna y el autismo, tras la polémica surgida en 1998 por un artículo del médico Andrew Wakefield que vinculó por primera vez la "triple" con ese síndrome.



De acuerdo con la nueva investigación, los expertos no encontraron una diferencia en la respuesta inmunológica a la vacuna entre los 240 niños de entre 10 y 12 años analizados. Los médicos evaluaron pruebas de sangre tomadas a los pequeños para establecer si la vacuna "triple" causaba respuestas inmunes anormales que pudieran desencadenar el autismo

Para ello tenía que haber un aumento de los anticuerpos, pero los investigadores no encontraron diferencia en los tres grupos de menores estudiados -niños con autismo, los pequeños normales y aquellos que necesitaban ayuda educativa especial-, indicaron. "El estudio no halló pruebas de un vínculo entre la triple y el autismo y el artículo apoya la abrumadora evidencia de todo el mundo que respalda el uso de la triple", indicó David Brown, uno de los investigadores de este estudio, parcialmente financiado por el Ministerio británico de Sanidad.

Un artículo sobre un posible vínculo salió publicado en 1998 en la revista médica "The Lancet" y supuso que millones de padres se enfrentaran al dilema de vacunar o no a sus hijos. El médico Andrew Wakefield y otros profesionales, autores de ese controvertido artículo, llevaron a cabo su investigación en el hospital Royal Free de Londres. En 2004, "The Lancet" señaló que la vinculación no estaba probada y el artículo nunca debió publicarse.

Actualmente, Wakefield es sometido a un proceso del Consejo Médico, que le acusa de falta de ética profesional en su estudio. En caso de que ese consejo -responsable de regular la práctica médica en el Reino Unido- concluya que actuó con falta de ética profesional, Wakefield puede perder su condición para ejercer la medicina. Antes del estudio de Wakefield, más del noventa por ciento de los niños recibían la "triple" vacuna en el Reino Unido, pero tras la advertencia la cifra se situó por debajo del ochenta por ciento, pero subió el año pasado al 85 por ciento.


Fuente: EFE

 



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.