Foros Blog Libro de visitas Favoritos

Alimentos rápidos sanos

Uno de los lujos de la vida moderna es poder comprar comida ya preparada que tiene buen sabor: Lo malo es que está llena de conservantes y otros ingredientes que debes evitar durante el embarazo. Pero existen alimentos "rápidos" sanos que te ayudan a esperar hasta la hora de comer o son perfectos si necesitas comer ligero.

Esta lista de los 11 alimentos rápidos que te podrían encantar y cinco que hay que evitar está recomendada por Heidi Reichenberger, de la Asociación Dietética Estadounidense, y Elizabeth Somer, dietista autora del libro Nutrition for a Healthy Pregnancy: The Complete Guide to Eating Before, During and After Your Pregnancy (Nutrición para un embarazo sano: la guía completa sobre qué comer antes, durante y después de tu embarazo).

Alimentos rápidos sanos

1. Paquetes individuales de fruta. Prácticos recipientes que contienen unos 100 gramos de fruta ya cortada, que cuentan como una de las porciones diarias recomendadas de frutas y verduras. Elige las que están envasadas en su propio jugo, no en almíbar.

2. Leche de soya. La puedes encontrar en botellitas de 8 onzas de leche de soya sola, con sabor a chocolate y a vainilla. Lleva una en tu bolsa (no tiene que ser refrigerada). Una botellita puede proporcionar una tercera parte de tus necesidades diarias de calcio y vitamina D durante tu embarazo.

3. Pasitas. Una cajita de 1 onza te proporciona 2 gramos de fibra, 4 por ciento de la cantidad diaria recomendada de hierro e incluso 1 gramo de proteínas.

4. Yogurt. Este clásico alimento nutritivo y práctico puede proporcionarte el 25 por ciento de tus necesidades diarias de calcio, proteínas, fibra y otros minerales y vitaminas necesarios.

5. Mezcla de frutas secas y cereales fácil de hacer. Mezcla un puñado de cereal de trigo con un puñado de frutas secas y almendras. Mantén una bolsita llena de esta rica mezcla en tu escritorio o en tu auto, para un tentempié crujiente y nutritivo.

6. Barra de ensaladas. Algunos restaurantes de comida rápida y muchos supermercados tienen barras de ensaladas donde te puedes servir prácticamente todo lo que necesitas comer a diario de frutas y verduras. Sírvete muchas espinacas, zanahorias, tomates, apio, pepinos, calabacitas, pasitas y nueces. Agrega garbanzos y frijoles para consumir también algo de proteínas.

7. Zanahorias pequeñas. Las zanahorias están llenas de vitamina A y fibra, y las venden en bolsitas que contienen una porción individual. Remójalas en yogurt sin grasa mezclado con un poco de aderezo para ensaladas para obtener una dosis extra de nutrición. Busca otras verduras prelavadas y empaquetadas como brócoli, coliflor y espinacas, y cocínalas para la cena en un poquito de aceite.

8. Palitos de queso en tiras. Si no los conoces ahora, espera a que tu bebé tenga unos 2 años. Es uno de los alimentos favoritos de los niños. Los palitos de queso mozzarella con poca grasa están repletos de calcio y contienen algo de proteínas.

9. Cajitas de jugo de naranja fortalecido con calcio. Una cajita de 4 onzas te proporciona la mitad de la cantidad diaria recomendada de vitamina C y aproximadamente un 15 por ciento de tus necesidades de calcio.

10. Cajitas individuales de cereal (no del que está cubierto de azúcar) o sobrecitos de avena instantánea. Guarda algunos en el trabajo o llévalos en la bolsa para cuando te dé hambre. Casi todos los cereales para el desayuno ahora están fortalecidos con vitaminas y minerales esenciales.

11. Un tazoncito de requesón. El requesón es una buena fuente de proteínas y de calcio.

Comida y bebidas que hay que evitar

1. Sopas Ramen. Contienen sal, grasa y casi nada más.

2. Refrescos. Si te llenas de calorías y azúcar, no te van a caber otras bebidas más nutritivas. La leche con poca grasa, el agua mineral y los jugos son un buen sustituto.

3. Comidas comerciales empacadas. Claro, serían una forma rápida de deshacerse de los retortijones de hambre, pero los conservantes, la sal y la grasa que contienen los convierten en una mala opción.

4. Casi todos los alimentos que venden ya preparados y congelados. Por lo general contienen cantidades astronómicas de sal y grasa. En vez de eso, mete una papa en el horno de microondas y ponle encima queso derretido y brócoli . Es un alimento sano, rápido y fácil de preparar. Si no puedes evitar comer de vez en cuando una comida preparada congelada, busca marcas orgánicas o las que contengan poca sal y poca grasa.

5. Lechuga arrepollada. Si vas a comer ensalada elige una lechuga más verde, como la lechuga romana, que contiene mucha fibra, vitaminas A, B y C, ácido fólico, calcio y potasio. La lechuga arrepollada contiene cantidades inapreciables de esos nutrientes.

Fuente: babycenter.com

Alimentos rápidos sanos

 

Uno de los lujos de la vida moderna es poder comprar comida ya preparada que tiene buen sabor: Lo malo es que está llena de conservantes y otros ingredientes que debes evitar durante el embarazo. Pero existen alimentos "rápidos" sanos que te ayudan a esperar hasta la hora de comer o son perfectos si necesitas comer ligero.

 

Esta lista de los 11 alimentos rápidos que te podrían encantar y cinco que hay que evitar está recomendada por Heidi Reichenberger, de la Asociación Dietética Estadounidense, y Elizabeth Somer, dietista autora del libro Nutrition for a Healthy Pregnancy: The Complete Guide to Eating Before, During and After Your Pregnancy (Nutrición para un embarazo sano: la guía completa sobre qué comer antes, durante y después de tu embarazo).

 

Alimentos rápidos sanos

 

1. Paquetes individuales de fruta. Prácticos recipientes que contienen unos 100 gramos de fruta ya cortada, que cuentan como una de las porciones diarias recomendadas de frutas y verduras. Elige las que están envasadas en su propio jugo, no en almíbar.

 

2. Leche de soya. La puedes encontrar en botellitas de 8 onzas de leche de soya sola, con sabor a chocolate y a vainilla. Lleva una en tu bolsa (no tiene que ser refrigerada). Una botellita puede proporcionar una tercera parte de tus necesidades diarias de calcio y vitamina D durante tu embarazo.

 

3. Pasitas. Una cajita de 1 onza te proporciona 2 gramos de fibra, 4 por ciento de la cantidad diaria recomendada de hierro e incluso 1 gramo de proteínas.

 

4. Yogurt. Este clásico alimento nutritivo y práctico puede proporcionarte el 25 por ciento de tus necesidades diarias de calcio, proteínas, fibra y otros minerales y vitaminas necesarios.

 

5. Mezcla de frutas secas y cereales fácil de hacer. Mezcla un puñado de cereal de trigo con un puñado de frutas secas y almendras. Mantén una bolsita llena de esta rica mezcla en tu escritorio o en tu auto, para un tentempié crujiente y nutritivo.

 

6. Barra de ensaladas. Algunos restaurantes de comida rápida y muchos supermercados tienen barras de ensaladas donde te puedes servir prácticamente todo lo que necesitas comer a diario de frutas y verduras. Sírvete muchas espinacas, zanahorias, tomates, apio, pepinos, calabacitas, pasitas y nueces. Agrega garbanzos y frijoles para consumir también algo de proteínas.

 

7. Zanahorias pequeñas. Las zanahorias están llenas de vitamina A y fibra, y las venden en bolsitas que contienen una porción individual. Remójalas en yogurt sin grasa mezclado con un poco de aderezo para ensaladas para obtener una dosis extra de nutrición. Busca otras verduras prelavadas y empaquetadas como brócoli, coliflor y espinacas, y cocínalas para la cena en un poquito de aceite.

 

8. Palitos de queso en tiras. Si no los conoces ahora, espera a que tu bebé tenga unos 2 años. Es uno de los alimentos favoritos de los niños. Los palitos de queso mozzarella con poca grasa están repletos de calcio y contienen algo de proteínas.

 

9. Cajitas de jugo de naranja fortalecido con calcio. Una cajita de 4 onzas te proporciona la mitad de la cantidad diaria recomendada de vitamina C y aproximadamente un 15 por ciento de tus necesidades de calcio.

 

10. Cajitas individuales de cereal (no del que está cubierto de azúcar) o sobrecitos de avena instantánea. Guarda algunos en el trabajo o llévalos en la bolsa para cuando te dé hambre. Casi todos los cereales para el desayuno ahora están fortalecidos con vitaminas y minerales esenciales.

 

11. Un tazoncito de requesón. El requesón es una buena fuente de proteínas y de calcio.

 

Comida y bebidas que hay que evitar

 

1. Sopas Ramen. Contienen sal, grasa y casi nada más.

 

2. Refrescos. Si te llenas de calorías y azúcar, no te van a caber otras bebidas más nutritivas. La leche con poca grasa, el agua mineral y los jugos son un buen sustituto.

 

3. Comidas comerciales empacadas. Claro, serían una forma rápida de deshacerse de los retortijones de hambre, pero los conservantes, la sal y la grasa que contienen los convierten en una mala opción.

 

4. Casi todos los alimentos que venden ya preparados y congelados. Por lo general contienen cantidades astronómicas de sal y grasa. En vez de eso, mete una papa en el horno de microondas y ponle encima queso derretido y brócoli . Es un alimento sano, rápido y fácil de preparar. Si no puedes evitar comer de vez en cuando una comida preparada congelada, busca marcas orgánicas o las que contengan poca sal y poca grasa.

 

5. Lechuga arrepollada. Si vas a comer ensalada elige una lechuga más verde, como la lechuga romana, que contiene mucha fibra, vitaminas A, B y C, ácido fólico, calcio y potasio. La lechuga arrepollada contiene cantidades inapreciables de esos nutrientes.

 

Fuente: babycenter.com



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.