Foros Blog Libro de visitas Favoritos

Por Karina Galarza Vásquez


Hay 60 variedades de este microorganismo, de los cuales ocho son los causantes de padecimientos genitales; de éstos últimos se distinguen dos grupos. El primero incluye los tipos 6 y 11, que se han encontrado en lesiones benignas y se les clasifica de "bajo riesgo", en tanto que el segundo se compone de los denominados 16, 18, 31, 33, 35 y 51, y son considerados de "alto riesgo", ya que se asocian con cáncer en el área anogenital. Algunos virus de papiloma humano pueden causar verrugas (también llamadas condilomas) que aparecen dentro o alrededor de los genitales y ano de mujeres y hombres, las cuales pueden crecer, desaparecer o permanecer estables.

Estas lesiones brotan tres meses después del contacto con el enfermo; en la mujer se presentan en vulva, vagina, cuello uterino o cerca del ano, y en el hombre en pene y escroto (piel que recubre los testículos), y en recto si tiene relaciones homosexuales. Cabe destacar que el VPH denominado de "alto riesgo" puede permanecer latente en células normales sin ocasionarles alteración alguna, sin embargo, en el momento menos esperado puede inducir crecimiento de tejido anormal en ellas (canceroso).


Las más vulnerables
La población más afectada son las mujeres, ya que constituyen el mayor grupo portador de la enfermedad y son más susceptibles de adquirir cáncer en útero debido a que los tejidos de este órgano presentan mayor vulnerabilidad al ataque de los virus de "alto riesgo". Las células anormales se caracterizan por ser escamosas, delgadas y planas, y se encuentran en el tejido que cubre la vagina y parte exterior del cuello del útero. Debe considerarse que también los hombres pueden contagiarse pero, regularmente, no desarrollan la enfermedad, solamente transmiten el microorganismo.

En la actualidad este padecimiento puede ser diagnosticado mediante la utilización de agentes químicos, como el llamado ácido acético, con el cual se tiñen las zonas de sospecha y, al realizar un estudio de los órganos femeninos, se evidencian las regiones dañadas. Para confirmar de manera definitiva los resultados que arrojó el estudio anterior, es necesario recurrir al papanicolau, método que consiste en recoger las células que caen del cuello uterino para un análisis posterior. Si en esta prueba se detectan anormalidades en las células, el siguiente paso es la colposcopia, estudio que permite observar en detalle el cuello uterino, vagina y vulva, y localizar las lesiones aunque sean mínimas, que de otra manera resulta imposible detectar por ser asintomáticas (no presenta síntomas).

Para realizar la colposcopia se requiere de una lupa que incluye dispositivos de iluminación que brindan la posibilidad de ver en forma directa y ampliada toda la superficie del cuello uterino y las paredes vaginales. Estas estructuras se impregnan de soluciones que posibilitan identificar con mayor facilidad cualquier anormalidad. Por su parte, los hombres pueden ser examinados a través de un método conocido como periscopia, mediante el cual se observa el órgano sexual con equipos especiales que facilitan la detección de las lesiones que deja el virus.

Aunque actualmente no existe cura médica para eliminar una infección del papilomavirus, las lesiones escamosas y las verrugas que causan estos virus pueden ser tratadas. Los métodos que se utilizan con frecuencia incluyen la cauterización en frío (enfriamiento que destruye el tejido), tratamiento láser (cirugía con luz de alta intensidad) y extirpación quirúrgica. También existe un medicamento novedoso (disponible desde 1999 en México) en forma de crema, cuya sustancia activa estimula al sistema inmune del cuerpo para incitar la producción de la proteína llamada interferón, la cual se encarga de combatir este tipo de virus.

Recuerde que una infección por VPH bien tratada, con seguimiento médico semestral, no tiene por qué convertirse en cáncer. Asimismo, es conveniente tener e impartir adecuada educación sexual desde edad temprana, con el fin de que los jóvenes practiquen sexo seguro y se sometan a exámenes médicos con frecuencia.


Fuente: saludymedicinas.com.mx

 



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.