Foros Blog Libro de visitas Favoritos

Según Fontdevila, la nueva técnica es mucho más sencilla que las empleadas hasta ahora para reparar las mamas afectadas por un tumor, como la obtención de tejido de grandes zonas del cuerpo para llevar a cabo una reconstrucción o bien la utilización de prótesis. Explicó que se trata de una técnica similar a la liposucción, en la que el cirujano obtiene grasa de debajo de la piel con la ayuda de unas cánulas (tubos pequeños) especiales, en cualquier zona del cuerpo, lo que deja unas cicatrices de menos de tres milímetros.

Una vez extraída la grasa, se procesa en el quirófano para purificarla, separándola de los hematíes y el plasma, y se inyecta posteriormente en el pecho afectado por la mastectomía, sin necesidad de realizar una nueva cicatriz. La operación dura unas dos horas y el tiempo de recuperación es mucho menor, lo que mejora el estado de las pacientes, que ya han debido soportar cirugías para extraer el cáncer y también tratamientos agresivos de quimio o radioterapia. El doctor precisó que en una reconstrucción tradicional se debe destruir una zona del abdomen o los muslos para "trasladar" la grasa extraída al pecho, con muchas horas de quirófano y grandes cicatrices.

Si embargo, "con la incorporación de esta técnica ya es posible hablar de regeneración de tejidos dañados o ausentes", dado que la grasa del cuerpo contiene células madre, lo que permite aprovechar sus virtudes y efectos beneficiosos a la hora de reparar las mamas. Los casos intervenidos en el Hospital Clínico permitieron constatar que los beneficios que se obtienen van más allá del restablecimiento del volumen mamario, ya que no sólo mejora la calidad de la piel alterada por la radioterapia y las cicatrices de la mastectomía, sino que además permite refinar los resultados obtenidos con otras técnicas de reconstrucción mamaria.

El equipo de cirugía plástica del hospital comenzó a trabajar en la aplicación de los injertos de grasa a nivel facial en el año 2001, basándose en la experiencia del doctor Sydey Coleman, de Nueva York. Tras los primeros resultados, el doctor Fontdevila y su equipo iniciaron un proyecto de investigación financiado por el Fondo de Investigación Sanitaria sobre la aplicación de este método en la regeneración de las secuelas faciales de los pacientes con Sida. Después de cuatro años de estudio, las conclusiones, que fueron expuestas el pasado mayo en el congreso de la American Society of Aesthetic Plastic Surgery en San Diego (Estados Unidos), confirman que los injertos de grasa tienen un "gran potencial regenerador y sus efectos se mantienen de forma duradera en el tiempo, al contrario de lo que se creía anteriormente".

Según Fontdevila, con este nuevo método de regeneración se podría atender al 80% de las pacientes afectadas de cáncer de mama que han padecido cirugía conservadora, y a un porcentaje por concretar en otros tipos de cirugía más radical. Esta técnica tiene el inconveniente de que no se puede realizar hasta pasados entre tres y nueve meses de la operación para extirpar el tumor o una vez finalizadas las sesiones de quimio y radioterapia. En la rueda de prensa también participó Silvia Rivas, paciente intervenida mediante esta técnica, y que valoró como positiva

Fuente: EFE



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.