Foros Blog Libro de visitas Favoritos

La tecnología existe ya y la utilizan las agencias comerciales que se dedican a establecer perfiles genéticos, por lo que diseñar un test es "relativamente fácil si se considera que merece la pena" el esfuerzo, afirma el científico, citado por el diario "The Guardian". En un estudio publicado en el "New England Journal of Medicine", el equipo dirigido por Pharoah, explica que hay siete variantes genéticas, aparte de los genes de alto riesgo más conocidos como el BRCA1 y el BRCA2, de los que se sabe que aumentan las posibilidades de desarrollar ese tipo de cáncer si están presentes en la mujer en determinadas combinaciones. 

Según los científicos británicos, las mujeres que, tras someterse a un test genético, demostrasen no correr prácticamente riesgo de desarrollar un cáncer de mama, no tendrían que renunciar a las revisiones periódicas, sino que dependería de ellas hacerlas o no. Las variantes del cáncer de mama descubiertas hasta el momento, representan aproximadamente un tercio de todas las componentes genéticas del cáncer de mama, de las que los científicos de Cambridge identifican siete aunque se han descubierto dos más.

El director de Investigaciones sobre el Cáncer de la Universidad de Cambridge y autor principal del estudio, Bruce Ponder, confía en un rápido desarrollo de la tecnología necesaria, que podría producirse en los diez próximos años, y conviene "empezar ya a pensar en cómo aplicar mejor esos avances". "Tendremos muchas posibilidades de reducir las muertes por cáncer de mama", si se consigue un test genético capaz de identificar cuanto antes a las mujeres que más podrían beneficiarse de un diagnóstico precoz, explica el científico.


Fuente: EFE



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.