¿Qué es la alcohorexia? y Su Diagnostico

Este fenómeno es muy reciente, por lo que todavía no se ha calificado como una afección, pero las estadísticas muestran que cada día más mujeres jóvenes sufren de alcohorexia, un trastorno alimenticio similar a la anorexia, pero con importantes ingestas de alcohol.

Las personas enfermas de anorexia históricamente han evitado la ingesta de bebidas alcohólicas, principalmente por el aporte calórico que éstas proveen. Pero esta nueva tendencia aboga por tener como única fuente nutricional el alcohol, y de esta manera nivelar las calorías que se consumen.

Esta nueva afección muchas veces va acompañada de bulimia, esto es, atracones compulsivos seguido de vómitos. La alcohorexia tiene consecuencias muy nocivas en la salud, muchas más que la anorexia y la bulimia juntas. Aparte de los trastornos psicológicos que esta enfermedad pueda acarrear, se suman el deterioro de las neuronas cerebrales por el efecto del alcohol. Además, las bebidas alcohólicas sólo proveen calorías y no tienen ningún aporte nutricional de importancia, no tienen proteínas, ni vitaminas.

Para decir más, cualquier bebida alcohólica tiene muchas más calorías que las frutas, verduras e incluso un pedazo de carne o pan. De esta manera se vislumbra como sólo la ingesta de alcohol no ayuda a bajar de peso, el aporte calórico sigue siendo grande.

El conflicto radica en que las personas con esta enfermedad no son solamente anoréxicas, sino también alcohólicas. Esta predisposición resulta en una dependencia de estas bebidas pero a la vez un miedo exagerado a subir de peso.

Cómo darse cuenta de que alguien sufre de alcohorexia?

Primero y principal, la persona baja de peso de manera alarmante en muy poco tiempo. Generalmente se encuentra bebiendo alcohol o bajo los efectos del mismo y casi siempre miente sobre sus hábitos alimenticios. La persona también se aislará socialmente y en muchos casos se volverá violenta.

Las personas que sufren tanto bulimia, como anorexia o alcoholismo tienden a mentir constantemente, por un lado por miedo a ser descubiertos y por otro lado porque la situación les produce mucha vergüenza y sienten pánico de no poder nunca equilibrar estos trastornos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *