Foros Blog Libro de visitas Favoritos

La diabetes es un desorden del metabolismo en el que el páncreas no produce suficiente insulina, o bien, las células no son capaces de utilizarla en forma adecuada. La insulina es una hormona que se encarga de dejar pasar a las células una sustancia llamada glucosa, al no haber suficiente insulina, la glucosa que normalmente consumimos o producimos en nuestro cuerpo no se trasforma en energía y permanece en la sangre sin que pueda ser ocupada. Entonces se elevan los niveles de azúcar y se presentan los síntomas de este padecimiento.

La función de la insulina es estimular a las células para que absorban la glucosa de la sangre y tengan energía para realizar sus funciones, cuando esto no se lleva a cabo, el azúcar se almacena y el cuerpo trata de eliminarla mediante la orina llevándose consigo una gran cantidad de agua por lo que provoca sed insaciable. ¿Pero por qué se presenta esta enfermedad? Al no producirse insulina, la glucosa viaja por el torrente sanguíneo sin poder ser aprovechada y llega hasta los riñones para que el cuerpo la expulse, con ella gran parte del agua del cuerpo es eliminado, por ello las personas que sufren diabetes sienten mucha sed.

Las causas de la diabetes no están perfectamente aclaradas. Puede resultar como consecuencia del sobrepeso o de la herencia, así como de factores ambientales (virus, tóxicos,) que a menudo actúan conjuntamente produciendo el mencionado déficit de insulina. Existen tres tipos de diabetes, la diabetes mellitus tipo 1, tipo 2 y diabetes gestacional que se presenta en las mujeres embarazadas y que desaparece después del parto siendo un riesgo de padecer la enfermedad en la edad adulta. Algunos de los primeros síntomas de la diabetes son polidipsia, polifagia y poliuria, es decir, mucha sed, mucha hambre y muchas ganas de orinar. Además con este padecimiento se tiende a bajar de peso rápidamente, pues el organismo no está captando la energía necesaria para funcionar adecuadamente.

A la larga, cuando una persona no es controlada puede sufrir trastornos severos que pueden afectar su vida. Afortunadamente, con un buen control de la diabetes, se pueden prevenir complicaciones y se puede llevar una vida sana, incluso mejor que antes de conocer su condición de diabético. Padecer diabetes no tiene por qué significar el fin de una vida normal, sino la oportunidad para mejorar tu calidad de vida.

 

 



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.