Foros Blog Libro de visitas Favoritos

Todos los órganos del cuerpo, necesitan energía para realizar sus procesos vitales, por ejemplo, el corazón para latir, los intestinos para la digestión y los pulmones para respirar. Además, gracias a esa energía se mantiene la temperatura corporal y se realizan los movimientos musculares. La glucosa es la fuente más importante de energía para el cuerpo. No proviene de los alimentos, sino que el organismo la fabrica a partir de las harinas, los azúcares, las grasas y las proteínas: con la digestión, a lo largo del tubo digestivo se pone en marcha una cadena de transformaciones químicas que convierte los alimentos en nutrientes y éstos en elementos más pequeños.

Una vez que se ha sintetizado la glucosa, viaja por el tubo digestivo y al llegar al intestino pasa a la sangre que se encarga de llevarla hacia todas las células del cuerpo para que puedan llevar a cabo sus procesos. El cerebro es el principal consumidor de glucosa, pues necesita alrededor de 140 gr al día, esto es porque todas sus actividades de basan en este azúcar. Cuando llega a las células es degradada en un proceso denominado glucólisis , con ayuda del oxígeno, cuya principal función es la de combustionar la glucosa, pero para que entre en las células, es necesaria la participación de una hormona llamada insulina que actúa como llave que, encajada en la cerradura, abre la puerta hacia el interior celular. Sin embargo, el cerebro y las células del tejido nervioso son las únicas de todo el cuerpo que reciben glucosa directamente del torrente sanguíneo sin la mediación de la insulina.


¿Qué pasa en el cuerpo si no hay glucosa?
Como este azúcar es el modo principal de obtener energía para realizar todas las actividades que la requieran, cuando falta, las proteínas esenciales se metabolizan para convertirse en energía y evitar daños irreparables. Si no hay suficiente azúcar en el cuerpo, se presenta una condición llamada hipoglucemia. Esto provoca un estado de alarma en el organismo (sobre todo en el cerebro) ya que por falta de combustible muchas funciones no se podrían llevar a cabo y comenzarían a morir neuronas, de la misma forma como si nos faltara oxígeno. Muchas personas en esta situación sienten mareos e incluso desvanecimientos.

Por el contrario, si existe exceso de azúcar en la sangre (hiperglucemia), puede ser una señal de que la persona padece diabetes. Un nivel alto de azúcar sanguíneo a largo plazo puede dañar los ojos, el sistema nervioso, los riñones y el corazón, por ello es de vital importancia mantener niveles de glucosa óptimos en la sangre.


Referencia informativa: Todo sobre diabetes. Colección saber de salud; www.biopsicologia.net; www.netdoctor.es; www.vivirsalud.com
Departamento de Comunicación y contenido, TodoEnSalud.org

 



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.