Foros Blog Libro de visitas Favoritos

El objetivo del tratamiento para la diabetes es administrar insulina imitando lo más fielmente posible la secreción de esta hormona por el páncreas, esto da como resultado un buen control sobre la glucosa en sangre. Para la aplicación de insulina lo más usual son las inyecciones tres o cuatro veces por día. Las bombas de insulina o microinfusores son máquinas que permiten recibir la hormona sin necesidad de los molestos piquetes.


¿Qué son las bombas de insulina y para qué sirven?


Se trata de unos aparatos de mediano tamaño, electromagnéticos que se parecen mucho a un radiolocalizador por lo que son portátiles. Sirven para administrar insulina a través de un catéter conectado a una cánula que se coloca debajo de la piel del abdomen, las nalgas o los muslos.
La primera bomba de insulina fue desarrollada en 1960 por el Médico Arnold Cádiz de Los Ángeles, California. Su invento era del tamaño de un tanque de buzo y se colocaba en la espalda. Aunque con el tiempo se fue perfeccionando esta forma de administración de insulina, fue hasta el año 2000 cuando la comercialización de los infusores logró colocarlos como un método seguro, práctico y fácil de realizar de tal suerte que, para 2002, aproximadamente 195,000 personas en Estados Unidos los utilizaban. Su funcionamiento es relativamente sencillo de entender. Primero se programan de tal manera que continuamente aplican insulina en la cantidad necesaria para que el cuerpo funcione adecuadamente, esto depende de la dieta del paciente y de su actividad física.

 

¿Qué ventajas aporta?

No se necesitan inyecciones
Se utiliza menos insulina
Hay un aumento de peso menos considerable que con la terapia convencional
Se disminuyen los riesgos de hipoglucemias
Se estabilizan mejor los niveles de glucosa y se mejora la hemoglobina glucosilada
Los horarios de las comidas y los tipos de alimentos son menos rígidos
Como el control mejora se evitan o retrasan las complicaciones crónicas de la diabetes
Te permite hacer ajustes en la dosis basal, disminuyéndola en caso de una gran actividad física o aumentándola en caso de enfermedad

 

¿Y sus desventajas?

Las personas que se deciden por esta terapia deben considerar que:

Estarán conectados a una máquina todo el tiempo
Tendrán que cambiar la cánula y el catéter cada tercer día
Al principio y hasta que el infusor quede ajustado tendrán que medir su glucosa siete veces al día
Una vez ajustada la bomba, las mediciones serán cuatro veces al día
Si por algún motivo la cánula se tapa o se zafa existe el riego de sufrir cetoacidosis diabética
Aunque es raro, se pueden presentar infecciones en el lugar donde se coloca la cánula
No se debe mojar el infusor
Es un tratamiento caro


Ciertas precauciones en el uso de microinfusores


Aunque se trata de un método muy seguro es necesario que quienes lo lleven tengan ciertas precauciones, una de ellas consiste en realizarse un examen para determinar si se padece retinopatía diabética, pues al mejorar el control glucémico con la bomba puede empeorar la retinopatía; además deben tener tiras reactivas para monitorear cetonas en orina.

 

Algunas otras precauciones son:

Llevar un control intensivo de la diabetes con múltiples inyecciones antes de conectarse al infusor
Aprender a contar carbohidratos y conocer los grupos de alimentos que los contienen
Durante la fase de ajuste es imprescindible comer a horas fijas e incluso llevar una dieta uniforme para facilitar la determinación de la dosis basal y de los bolos de alimentación
No hacer ejercicio las primeras dos o tres semanas de uso de la bomba

 

¿Cómo puedo saber si puedo utilizar infusores de insulina?


Primero tienes que platicar con tu médico al respecto, coméntale tus dudas y analiza muy bien las ventajas y desventajas. Si ambos dicen que sí, entonces toma en cuenta que debes:

Tener ganas de conectarte a la microinfusora
Hacer acopio de paciencia y disciplina durante la etapa de ajuste que puede durar desde uno hasta seis meses
Estar dispuesto a contar carbohidratos y a calcular las dosis de insulina
Contar con el apoyo de tu familia
Estar dispuesto a cambiarte la cánula y el catéter en los tiempos indicados


¿Esta terapia puede ser usada por los niños con diabetes?

 

Sí, pero no a cualquier edad. En general se considera que entre los ocho y los diez años pueden ser candidatos a utilizarla, pero con ayuda de sus padres para colocar el catéter y la cánula; sin embargo en la mayoría de los casos aún no pueden hacerse responsables de la microinfusora durante ciertas actividades. Sin embargo, la mejor opinión es la de su médico, su nutrióloga, su terapeuta, ambos padres y él; son un equipo, tienen que discutirlo en conjunto.

 


Quiero una infusora ¿qué debo tomar en cuenta antes de adquirirla?


Acércate a las empresas que ofrecen estos aparatos, revisa sus propiedades y características así como los costos del equipo y su mantenimiento pero, sobre todo, es muy importante tener en cuenta si la compañía ofrece un respaldo sólido en el caso de que se presente un desperfecto.


Fuente: Faradji Hazán, Raquel N. “Microinfusora de insulina, tu mejor amigo”. Diabetes Hoy, Edición Especial Niños. www.clinidiabet.com; .diabetesjuvenil.com; www.childrenwithdiabetes.com; http://diabetes.about.com

 



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.