Foros Blog Libro de visitas Favoritos

En México, las enfermedades cardíacas son la primera causa de muerte, debido a los múltiples factores de riesgo que existen entre la población: el 30% es hipertensa, el 43% tiene el colesterol elevado y el 50% de las personas con hipertensión también sufren de colesterol alto. Pero no sólo eso, el 10.7% de los mexicanos padecen diabetes y las enfermedades cardíacas se han convertido en la causa principal de muerte si se sufre esta condición.


¿Qué es el infarto?
Los ataques cardíacos o infartos, son eventos que pueden ser mortales o dejar graves secuelas, por ello es tan importante tratarlos a tiempo y con la prontitud debida. Se definen como un dolor muy intenso causado por la obstrucción completa de una arteria coronaria, lo que impide que el corazón reciba sangre y oxígeno. Al no obtenerlos, el tejido muere provocando dolor. Los síntomas del infarto de miocardio pueden ser distintos en cada persona, por eso cuando se sospeche de tener uno, aunque no se esté seguro, hay que acudir al médico y tener un diagnóstico adecuado.


¡Es una emergencia!
Cuando una persona sufre un ataque cardíaco debe ser atendida de inmediato, los equipos médicos de las ambulancias, pueden hacerlo. Lo primero, y lo más importante, es dar oxígeno al paciente mediante una máscara, además de administrarle medicamentos por medio de una vía periférica que es colocada en un brazo. En el hospital, son colocados en su pecho unos electrodos de electrocardiograma para controlar su ritmo cardíaco.


Primera acción: disolver el coágulo
Durante la primera etapa del infarto, el tratamiento gira en torno a la necesidad de disolver el coágulo que causó la falta de sangre hacia el corazón, para ello se administran medicamentos para diluir la sangre. Existen unos medicamentos muy potentes, llamados trombolíticos, los cuales pueden disolver el coágulo. Funcionan mejor si se administran dentro de las primeras horas después de que se presentó el infarto, porque después de este tiempo el corazón ya puede haber sufrido graves daños aunque la arteria se haya desbloqueado. Sin embargo, deben ser administrados con mucho cuidado pues pueden causar hemorragias en individuos que hayan sido operados recientemente o bien que hayan sufrido derrame cerebral o úlcera gástrica, por lo cual no todos los pacientes son tratados con trombolíticos.

 


Segunda acción: regulación del ritmo cardíaco
Por lo general, el músculo cardíaco sufre algunos daños tras el infarto. Esto provoca alteraciones en el ritmo cardíaco, esta es la causa por la que muchas personas fallecen súbitamente antes de recibir ayuda. Estas irregularidades conocidas como arritmias son tratadas mediante un aparato denominado desfibrilador el cual manda una descarga eléctrica al corazón. El método sólo funciona si se usa después del paro cardíaco por eso es fundamental que la ayuda médica llegue lo antes posible. El ritmo cardíaco se monitorea y controla en la unidad de cuidados especiales durante las primeras 48 horas después de que se presenta el infarto, de este modo, si se sufre alguna complicación puede corregirse con medicamentos.

Pasados estos días, si el paciente no siente dolor, puede levantarse y caminar un poco. Al cabo de 5 o 7 días puede volver a casa si es que todo está bajo control. Por lo general, aunque el peligro ya haya pasado, el afectado puede sentirse cansado y tener un poco de fiebre, afortunadamente estos síntomas desaparecen durante el proceso de recuperación. Aunque las personas que sufren un infarto necesitan ciertos cuidados en su casa, es importante que no reciban sobre protección, de hecho, el tratamiento posterior es hoy muy distinto al que se aplicaba antes, pues ahora se sabe que el músculo cardíaco debe fortalecerse mediante un programa de ejercicios graduales que el médico o terapeuta deberá establecer.


Referencia informativa: Davison, C. “Las enfermedades coronarias”, Barcelona, España, Grupo Z, 1999; Medline Plus

Fuente: Departamento de Comunicación y contenido, TodoEnSalud



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.