Foros Blog Libro de visitas Favoritos

Neuropatía diabética es el nombre que reciben varios trastornos que afectan a la capa que recubre todos los nervios del organismo, la cual tiene por nombre mielina. Cuando esta vaina es perjudicada por los altos niveles de azúcar en sangre, se provoca una deficiente transferencia de la información que emite el cerebro a los diferentes órganos que componen el cuerpo. En su forma clásica, este padecimiento causa pérdida o aumento en la sensibilidad ya sea del tercio anterior del antebrazo o en el tercio medio de la pierna.

Además de éste, existen otros tipos de neuropatía diabética que causan distintos trastornos en el organismo, por ejemplo, uno que daña los nervios del corazón, causando paro cardiaco.


Control de la diabetes


Generalmente, la neuropatía se debe a un mal control de la diabetes y al tiempo que una persona tenga de haber sido diagnosticada con la enfermedad. Según recientes datos, el 5% de las personas que son diagnosticadas ya presentan una neuropatía, pero es más común que a los 10 años de haberse detectado la enfermedad, el 30% de los pacientes tengan deterioro en el sistema nervioso. Complicación que puede ser evitada si se cuidan adecuadamente los índices de glucemia. Por otra parte, algunos de los síntomas como alteraciones en la sensibilidad, variaciones en la hidratación de la piel y cansancio excesivo pueden disminuir o desaparecer tras alcanzar niveles adecuados de glucosa y grasa en sangre.


Diferencias entre los tipos de neuropatía

Existen tres tipos de esta afección: La periférica, la autónoma y la focal, cada una altera diferentes nervios y por tanto afecta a distintos órganos del cuerpo, pero además tiene distintos síntomas.

Neuropatía periférica: Es el deterioro de los nervios periféricos. Perjudica los nervios de los brazos, pies y manos. Se caracteriza por:

Entumecimiento de brazos, manos, piernas y pies.
Dolores agudos o calambres.
Insensibilidad al dolor y a los cambios de temperatura.
Sensibilidad extrema en el tacto.
Ardor, hormigueo o sensación de punzadas.
Pérdida de coordinación.

 

 

Neuropatía Focal Es la neuropatía que afecta sólo a un nervio o a una parte específica del cuerpo, como los ojos, los músculos faciales, el oído, la pelvis, la parte baja de la espalda, el muslo, y el abdomen. Se caracteriza por:

Dolor en la parte anterior del muslo.
Visión doble.
Dolor en el oído.
Parálisis en un lado de la cara.
Dolor en el pecho, el estómago o el flanco.
Molestias detrás del ojo
Dolor severo en la parte baja de la espalda o en la pelvis.
Dolor en el pecho o en el abdomen parecido a la angina, al ataque al corazón o a la apendicitis.
Inhabilidad para enfocar el ojo.
Visión doble.
Problemas en la audición.

Neuropatía Autónoma o autonómica Afecta los nervios que llegan hasta los órganos internos como el corazón, los órganos sexuales, el tracto urinario, el sistema digestivo y las glándulas sudoríparas. Se aracteriza por:

Presión arterial baja.
Problemas digestivos.
Incontinencia.
Mareos y desmayos.
Incapacidad de percibir dolor.
Disfunción eréctil.
Dificultad para enfocar.
Hipoglucemia.
Problemas de transpiración (sudar en exceso)


¡Rápido, al médico!

Ante cualquiera de estos síntomas, debes acudir con tu médico, él será quien determine si existe daño en los nervios, pero para corroborar el diagnóstico, te enviará con un neurólogo que te practicará un examen neurofisiológico. Pero para quienes desean prevenir, es necesario que presten atención al tiempo que han padecido diabetes, si el diagnóstico supera los diez años o más, las visitas al neurólogo deben ser cada tres años, por lo menos. Recuerda que la rapidez en el diagnóstico es la clave para que el tratamiento funcione. ¡Cuídate y cuida a los tuyos!

 



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.