Foros Blog Libro de visitas Favoritos

Los doctores Eduard Ruiz Castañé (Fundación Puigvert) y Jaume Masià (Hospital Sant Pau) dirigieron la intervención, que duró diez horas. Masià explicó que para reconstruir el órgano al paciente se le sacó una franja de tejido subcutáneo del antebrazo, que tiene características similares al pene, junto con dos arterias y dos nervios sensitivos, con los que se hizo el cuerpo del nuevo aparato sexual, mientras que con la piel se le hizo una nueva uretra.

Al mismo tiempo se procedió a la reconstrucción del glande, y una vez logradas estas dos partes, en un proceso que duró unas cuatro horas, se unió el nuevo pene en su sitio con la femoral y la vena safena, aprovechando además los nervios para conseguir que el paciente pueda tener sensibilidad. Masiá y Puigvert subrayaron que la técnica empleada es la misma de microcirugía que se aplica para tratar otras reconstrucciones y que la novedad de esta intervención es que el paciente, además del efecto estético, recupera las funciones fisiológicas, hasta el punto de que es previsible que pueda tener hijos si es fértil.

De momento el miembro carece de capacidad eréctil pero está previsto que dentro de seis meses se le coloque una prótesis hidráulica para que pueda tener erecciones normales y realizar la penetración. Esta prótesis se coloca en el cuerpo cavernoso del pene, y la bomba con el líquido que hace que se levante se sitúa entre los testículos, como se hace habitualmente en estos casos.



Fuente: EFE



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.