Foros Blog Libro de visitas Favoritos

La grasa no sólo se deposita en el vientre, también en las células de los músculos y el páncreas, lo cual las vuelve defectuosas y si permanecen con estos depósitos de grasa impiden que la glucosa se convierta en energía, lo cual puede derivar en padecimientos como la diabetes.

Para no acumular grasa en tus órganos es necesario que encamines tus actividades hacia una vida más saludable, con estos siete pasos lo podrás lograr:

Ejercítate: Realizando actividades físicas ayudarás a que el azúcar que ingieres sea absorbida por las células, además de que eliminas la grasa acumulada. Una rutina de ejercicios aeróbicos ayudará a aprovechar las calorías de cuatro a ocho horas después de haber terminado la actividad física. No olvides consultar a tu médico antes de comenzar una rutina.

Aliméntate: ¡Pero no con cualquier cosa! El balance del metabolismo está dado por la ingesta de calorías y las actividades para ocuparlas todas, por ello contar con una alimentación balanceada ayuda a las células a no convertir en grasa lo que no utilicen.

Haz más comidas al día: Al repartir los alimentos en cinco comidas al día, mantendrás el metabolismo en constante actividad para regular los niveles de azúcar en la sangre y evitar que se acumule grasa en los tejidos. Eso sí, se debe dar prioridad a las comidas ligeras y ricas en frutas y verduras.

Hidrátate: Seguro ya sabes que el agua es un gran aliado en una alimentación sana ya que el hidrógeno y el oxígeno son esenciales para la transformación biológica de los alimentos. Así que toma de 6 a 8 vasos de este vital líquido al día.

Descansa: Dormir es esencial para que el organismo se recupere del desgaste que sufre durante el día. Como en todo, hay que guardar la justa medida, por ello, los especialistas aconsejan dormir un promedio de ocho horas pues aseguran que el cansancio acumulado impide acelerar los mecanismos metabólicos, provocando con esto que se acumule grasa.

Aléjate de malos hábitos: Evitar el alcohol y el tabaco ayuda a mejorar nuestra salud, ya que nos sentimos más vitales. El alcohol contiene muchas calorías y no proporciona nutrientes a nuestro cuerpo. Por otro lado, el tabaco daña nuestras arterias y nuestro corazón.

Olvídate del estrés: Mantenerte estresado eleva los niveles de presión arterial y aumenta la glucosa de la sangre pues se liberan hormonas contra-reguladoras como la adrenalina que provoca la liberación de azúcar por medio del hígado.

¡Tu eres muy importante en tu vida, cuida tu salud, cuídate a ti mismo!



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.