Foros Blog Libro de visitas Favoritos

La hipertensión gestacional consiste en un aumento de la presión arterial que se presenta después de la semana 20 de embarazo y vuelve a sus niveles normales después del parto, siempre y cuando la madre no padezca hipertensión antes de quedar encinta. Algunos de sus síntomas son la hinchazón de manos y cara, algunos trastornos visuales, dolor de cabeza frecuente, presión alta y una coloración amarillenta de la piel y ojos.


¿Es lo mismo la hipertensión gestacional que la preeclamsia?
No, la primera se refiere a un aumento anormal en las cifras de tensión arterial que, al término del embarazo, desaparece; pero la segunda, aparte del aumento en la presión, está asociada a edemas y pérdida de proteínas por la orina, (proteinuria). A veces, también puede aparecer esta condición cuando existe hipertensión crónica, siendo una complicación de ésta durante el embarazo. Sin embargo, en una mujer con hipertensión puede desarrollarse la preeclamsia si no se lleva un control exhaustivo del embarazo.


¿Qué tratamiento se aplica a las mujeres con hipertensión gestacional o hipertensión crónica?
La mayoría de las mujeres con estos trastornos suele tener embarazos exitosos, pues los médicos controlan estrictamente la presión arterial y la orina para detectar síntomas de preeclampsia o de un empeoramiento de la hipertensión. Se realizan ultrasonidos y controles del ritmo cardiaco fetal para vigilar el crecimiento y estado del feto. Si los resultados de las pruebas son normales, es posible que no sea necesario repetirlas a menos que cambie la condición de la madre.


¿Qué consecuencias tiene la hipertensión gestacional en el bebé?
Retraso en el crecimiento del feto, desprendimiento placentario o la aparición de sufrimiento fetal; es decir, se produce una disminución de la oxigenación de los tejidos del feto, cambia el pH del líquido amniótico y se registran cambios en la frecuencia cardiaca fetal. En casos muy graves se puede presentar una preeclampsia y la aparición de eclampsia, lo cual es factor de riesgo de muerte fetal.


¿Qué consecuencias tiene la hipertensión gestacional en la madre?
Si se llega a presentar preeclamsia, existe riesgo de muerte por convulsiones, coma, insuficiencia hepática, renal y trastorno de la coagulación.
Las formas menos graves pueden conducir a un deterioro de la función renal, parcialmente recuperable tras el parto. La mayoría de las mujeres con preeclampsia vuelven a la normalidad.


¿Cómo se trata?
Los medicamentos más comunes que se utilizan para tratar la hipertensión son los diuréticos. Además, se incluye reposo absoluto, disminuir la ingestión de sodio y de ser necesario, hospitalización para observación. En ocasiones, se recomiendan también soluciones intravenosas de magnesio. Pero el tratamiento definitivo será indicado por tu médico.




Fuente: Departamento de Comunicación y Contenido, TodoEnSalud.org



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.