Foros Blog Libro de visitas Favoritos

Un estudio halla que el uso de antibióticos revirtió el daño causado por la H. pylori. El tratamiento oportuno de una infección estomacal común revierte el daño que puede conducir al cáncer gástrico, de acuerdo con pruebas realizadas en ratones por investigadores del Massachusetts Institute of Technology (MIT).

Estos hallazgos deberían despejar cualquier duda acerca de sí y en qué momento el tratamiento de la Helicobacter pylori puede reducir o eliminar el riesgo de desarrollar cáncer de estómago. "Concluimos que la erradicación de la H. pylori evita el cáncer gástrico mayormente cuando los antibióticos son administrados en la primera fase de la infección, pero esa terapia de erradicación administrada en una etapa tardía puede también ralentizar el desarrollo de lesiones severas que pueden conducir al cáncer", explicó en una declaración preparada el autor del estudio, James G. Fox, director de la división de medicina comparativa del MIT.

El cáncer de estómago es la segunda causa de muerte por cáncer en todo el mundo y cerca de la mitad de la población mundial está infectada con la H. pylori, que es reconocida como una de las causas principales de úlceras pépticas y cáncer de estómago. Por lo general, el cáncer de estómago tarda varias décadas en desarrollarse en las personas que son susceptibles, alrededor del tres por ciento de las personas infectadas con H. pylori.

No está claro cuándo los médicos deberían examinar y tratar a las personas con antibióticos, aparte de los parientes inmediatos de los pacientes de cáncer de estómago y de úlcera péptica, o cuándo tratar la infección por H. pyloripara un obtener un máximo beneficio, señaló Fox. Fox y sus colegas crearon ratones propensos a infección por H. pylori y la progresión al cáncer de estómago aceleradas. Los investigadores hallaron que los ratones tratados con antibióticos tenían enfermedades menos graves en cada etapa de avance de la infección.

Los ratones tratados a las ocho semanas después de la infección tenían el mismo riesgo de cáncer que los ratones no infectados. Sin embargo, el tratamiento a las 12 y 22 semanas después de la infección no revertió los cambios perjudiciales, como inflamación y desarrollo de lesiones precancerosas a los niveles observados en ratones no infectados. "Nuestro modelo de ratones imita el proceso progresivo que sabemos tiene lugar en el desarrollo del cáncer gástrico humano. Este [estudio] muestra que la intervención temprana provee el máximo beneficio", dijo Fox. El estudio aparece en la edición del 1 de mayo de Cancer Research.


Fuente: salud.latino.msn.com



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.