Foros Blog Libro de visitas Favoritos

Aunque la mayoría de las personas con diabetes suelen sentirse bien a pesar de que su glucosa es muy alta, las consecuencias pueden ser muy graves, por ello es tan importante mantener la diabetes controlada. Muchos conocen sobre la retinopatía, la neuropatía o las lesiones del pie en personas diabéticas, y piensan que eso no les sucederá a corto plazo, por ello no cuidan debidamente su azúcar sanguíneo. Pero existen otras complicaciones que se presentan en un período más corto y que son tan severas que necesitan hospitalización inmediata. Conoce cuáles son y prevén que se presenten en ti.


¿Así o más dulce?

La cetoacidosis diabética y el coma hiperosmolar son dos trastornos ocasionados por una elevación excesiva de la glucosa en la sangre, ambas ponen en peligro la vida de quien las sufre y sin embargo muy pocos conocen qué son, cómo se manifiestan y cuáles son las consecuencias de su aparición. La primera, es una de las complicaciones que se manifiesta con mayor frecuencia entre las personas con diabetes tipo 1; mientras que el coma hiperosmolar se desarrolla especialmente entre quienes tienen diabetes tipo 2, aunque esto no necesariamente es un regla.

 

Pero ¿qué son y cómo se desarrollan?

Cetonas en la orina

La cetoacidosis se manifiesta, generalmente, gracias a una infección que puede ser de oriegen respiratorio o urinario; sin embargo, también puede presentarse después de un infarto al miocardio o por el empleo de medicamentos contrarios a la acción de la insulina, incluso por la omisión de una dosis de ésta. Cualquiera de estas situaciones elevan los niveles de glucosa ya que cuando ocurren se acciona en el cuerpo un mecanismo mediante el cual el hígado produce y libera glucosa que es llevada a la sangre; por otra parte, entran en acción otras hormonas que bloquean la acción de la insulina lo que produce que los niveles de azúcar sanguíneo sean cada vez más elevados.

Ya que el cuerpo no tiene insulina, no puede emplear la glucosa y busca una nueva fuente de energía. Entonces degrada o transforma las grasas lo que trae consigo la creación de ciertas sustancias de deshecho llamadas “cuerpos cetónicos”, los cuales se eliminan a través de la orina y tornan más ácida la sangre, con lo cual se acude más veces al baño provocando deshidratación. Un episodio de cetoacidosis diabética se presenta cuando los niveles de azúcar en sangre superan los 250 mg/dl

 

Hiperglucemia que pierde el sentido
El coma hiperosmolar es provocado por un déficit de insulina, lo que desencadena una hiperglucemia muy severa, deshidratación profunda y un fenómeno llamado “osmolaridad de la sangre”; es decir, el aumento de sustancias en la sangre. Generalmente se presenta después de una infección o enfermedad respiratoria o por enfermedad cardiovascular, infarto al miocardio, accidente cerebrovascular, hemorragia intestinal o bien cuando el paciente se somete a una cirugía o inicia tratamiento con diálisis. No siempre provoca pérdida del conocimiento, pero en la mayor parte de los casos requiere atención médica de inmediato. A diferencia de la cetoacidosis diabética, los niveles de glucosa son mucho más elevados y pueden rebasar los 500 mg/dl


¡Al hospital!
Ambas situaciones ponen en peligro la vida, por lo cual quien las manifiesta debe acudir al médico de inmediato, incluso, puede necesitar hospitalización. El tratamiento consiste en:

Hidratación: Se realiza por medio de sueros intravenosos debido a la presencia de náuseas y vómitos que dificultan hacerlo de manera oral. Gracias a ella se reestablece el agua y los electrolitos perdidos.

Suministro de insulina: Ayuda a normalizar los niveles de azúcar en sangre y la creación de más cuerpos cetónicos de los ya existentes. Se emplea insulina ultrarrápida y se suministra a través de la vena.


Síntomas


Existen ciertas alertas que pueden indicar la presencia de cualquiera de estos dos trastornos; sin embargo, la mejor forma de conocer tus niveles de glucosa es realizando un automonitoreo.

Sed intensa
Mucha orina
Cansancio
Náuseas
Vómito
Dolor abdominal
Deshidratación
Presión arterial baja
Pulso rápido
Confusión
Respiración rápida y profunda
Olor a manzana en el aliento o la piel
Pérdida de peso
Disminución del nivel de conciencia
Coma

Estas dos complicaciones pueden desencadenarse por una enfermedad, por ello es tan importante que te cuides de las enfermedades respiratorias y si ya presentas algunas es importante que midas constantemente tus niveles de azúcar en sangre y acudas con tu médico. Evita automedicarte.

 

Fuente: Ayala Téllez, Gisela. “Cetoacidosis y coma hiperosmolar. Cuando la glucosa toca las nubes”. Diabetes hoy, Especial Complicaciones, Volumen 15, Edición Especial No. 5; medlinePlus

Ayala Téllez Gisela. “Cetoacidosis y coma hiperosmolar. Cuando la glucosa toca las nubes” Diabetes hoy, Especial Complicaciones, Volumen 15, Edición Especial no, 5; medlinePlus

 

 



Site Map | © 2010 - 2014 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.